Radiohead+ENEMC (Daydream Festival de Barcelona)

Espíritus de melodía

Tocaron todo su último disco, fueron más melódicos que cañeros, y sobre todo dieron una exhibición de perfeccionismo musical. Arte absoluto.

Va llegando el verano y con él los festivales de cada vez mejor calidad en nuestro país, y no se me ocurre una manera mejor que empezar este jolgorio musical que con un festival en el Parc del Fórum de Barcelona donde Radiohead es el protagonista. Este recinto, que se nota que esta preparado para este tipo de eventos, colocó el pasado jueves 12 de junio como ya avanzábamos, a Radiohead en un festival que les sentaba muy bien en cuanto a cartel.

Centrándonos en el gran grupo de la tarde (dado que era un festival de un solo día), los británicos de Oxford dieron lo mejor que tenían en sus bolsillos presente que solo contaba con esa oportunidad para verlos en nuestro país. Para que esta actuación hiciera las veces también de gira promocional de su nuevo disco, tocaron todos sus temas del In Rainbows, incluyendo la soberbia, aunque que siempre pierda calidad sonora en directo, 15 Steps, pasando por la tan bonita cuna musical Nude y por su puesto como no, el single Jigsaw Falling Into Place, una de las mejores de la noche y un autentico punto de catarsis. Pero Radiohead dio para más, para mucho más. Sobre sus cabezas iban arropados por una muy vistosa iluminación que consistía en una especie de varas luminosas de diferentes largos que descendían desde el techo del escenario creando así un efecto cueva-lluvia, y ofrecía una muy amplia gama de luces y efectos, todo ello acompañado de otros apoyos luminosos y unas pantallas al fondo y laterales del escenario que dieron mucho juego a la hora de retratar a los cinco componentes.

El set list repasó la historia de Radiohead desde The Bends hasta nuestros días, levantando a las miles de personas con bombas rítmicas y sonoras como There There o Idioteque (solo la sensación de tocar esta canción a Radiohead le debe de hacer desear llegar al siguiente concierto), o la casi nunca ausente Paranoid Android. Radiohead NUNCA repite lista de canciones en ninguno de sus conciertos, y prueba de ello fue la inclusión de la poderosa, ruidosa y machacona Bangers & Mash, una de las joyas que incluye el segundo CD del último álbum, el cual solo se encuentra en ediciones limitadas. Otra prueba de esta norma de ofrecer una obra diferente en cada concierto se vio una vez más en el cierre, cuando reenchufaron las guitarras para tocar Planet Telex, una canción perteneciente a The Bends que transporta a la época de transición de Radiohead que tuvo entre su primer y segundo álbum.

Era una noche de verano perfecta, Radiohead no quería asustar a esa luna que a veces se escondía detrás de las lunas, y tiro de una temática apoyada en el preciosismo y la belleza melódica, y esa faceta es, para ser un grupo imposible de catalogar, una de las más pulidas por los de Thom Yorke. Y es también esta habilidad la que la Ensenble Nacional de España de Música Contemporánea (ENEMC) utilizó para ofrecer la guinda de la noche, cuando todos los que disfrutaron de Radiohead se introdujeron en el Auditorio del Parc del Fórum para disfrutar de una autentica maravilla. Versionar a la banda británica es un reto casi imposible, y si se trata de interpretar con una orquesta de 15 personas los temas más carismáticos de Radiohead, el mérito por haberlo conseguido y levantar a la mitad del auditorio es muy grande.

Publico: 3.5/5 Sonido: 3.5/5

Setlist
15 Step
Bodysnatchers
All I Need
Airbag
Nude
Pyramid Song
Weird Fishes/Arpeggi
The National Anthem/Hunting Bears
Faust Arp
Videotape
The Gloaming
Optimistic
There There
Lucky
Reckoner
Everything In Its Right Place
Jigsaw Falling Into Place

House Of Cards
Paranoid Android
Bangers + Mash
The Bends
Idioteque

You And Whose Army?
Planet Telex

Antes Que el Diablo Sepa que has Muerto (2007)

Un lío muy gordo

Tensión, agonía, confusión y pánico son los ingredientes que hacen de la última película de Sydney Lumet (El Veredicto) una buena de suspense, pero no llega a la cota de peliculón.

Philip Seymour Hoffman y Ethan Hawke hacen las veces de dos hermanos que se meten en un buen lío al planear un robo con el negocio familiar de joyería de sus padres. La interpretación de estos actores es sublime, el primero haciendo las veces del hermano mayor Andy Hanson cínico y el segundo de un asustadizo e inestable Hank Hanson. Marisa Tomey cumple con su papel de mujer florero (Gina Hanson) de manera correcta y Albert Finney hace lo propio como padre de las catastróficas criaturas.

El esqueleto de la película se forma mediante saltos en el tiempo, clasificado por personajes, de manera que vemos el día del atraco (tanto lo que paso antes y pasaría después) desde varias perspectivas. Gradualmente todo se va complicando más y las cantidades de gritos, sudor, sangre, ojeras se van sumando por minutos a lo largo de la película. A pesar de ser un guión de libro, al film le falta un carácter épico para convertirse en una de las películas del año, ya que, aunque cumple en su género de thriller-suspense, no va más allá, así como que la manera en la que se desarrollan los hechos no sorprende al aficionado del género, al que se le hará como mucho entretenida. Sino fuera por la sobresaliente actuación de los dos hermanos protagonistas, faltaba con poner un George Clooney para hacer que esta película bajase al nivel de mediocre.

Ofrece buen cine pero va perdiendo su jugo a lo largo del tiempo, por lo tanto ir a verla antes de que el diablo sepa que esta película no merezca el paraíso cinéfilo.

Ojalá Fuera Cierto (2000)


Nadie entiende lo nuestro

Una novela que entretiene y cuenta una metáfora sobre la exclusividad y privacidad de una relación amorosa, la cual solo la entienden los que la fundan. La primera obra de Marc Levy, lo cual se nota por el destacado género de opinión y didáctica en el libro.

Arthur es un joven arquitecto que se muda a una casa de San Francisco, donde al poco de instalarse se encuentra con el fantasma de la anterior inquilina, Lauren. El es el único que puede oírla e incluso tocarla, por lo que tras ponerle al día, la chica que tuviera un serio accidente de coche trazaría un fuerte vínculo con el chico. Arthur decide creerla y ayudar a que su cuerpo, sumido en un coma profundo, no sea llevado a la eutanasia. Para esta misión imposible cuenta con su mejor amigo Paul y es entonces cuando la historia se concierte en una simpática misión de rescate en el nombre del amor.

El novelista galo peca de orador en algunas fases del libro, donde presta su visión de la vida y el amor por medio de sus personajes, desviándose ciertamente del argumento y cambiando de género bruscamente. Esto es posiblemente debido a que dado que es su primera obra publicada, el autor necesitaba apagar la sed de expresar sus ideas y sentimientos de la manera más inmediata.

No por ello deja de ser una historia entrañable a la par que complicada para sus protagonistas, que defienden al amor como el objeto que más atención merece en la línea temporal de nuestras vidas. Afortunadamente la portada de la edición española, de las más horribles y vergonzosas jamás vistas, no se asemeja con lo que guarda en el interior.

La historia llegó a Hollywood en el 2005 por medio del director Mark Waters, con Mark Ruffalo y Reese Witherspoon.

Conciertos de Coldplay en España

Con motivo de la edición de su tercer álbum, Viva la Vida, el próximo 17 de Junio en nuestro país, Coldplay actuará el sábado 6 de septiembre en el Palau Sant Jordi de Barcelona, y el domingo 7 de septiembre en el palacio de deportes de Madrid. Las entradas se pondrán a la venta los días 4 y 11 de junio respectivamente.

La venta se realizará en : serviticket, halcon viajes, ticktackticket y el corte inglés.

The Hollow Of Morning [Gemma Hayes]

Dulce estado de ensoñación

La artista irlandesa Gemma Hayes crea en su tercer álbum una obra en la que converge todo lo mejor de ella: letras que son para los sentimientos como el alfiler a la piel, una producción exquisita, música dulce, melodica y acogedora, y un absoluto control sobre la guitarra acústica.

A pesar de su paso por el ya decaído Festimad de la edición 2002, Gemma Hayes no es una gran conocida en nuestro país como pasa con otros aquellos artistas que no están (aunque estuvieran) arropados por una discográfica de masas y promocionados con 5 videoclips por álbum. Con The Hollow Of Morning, la artista nacida en el condado de Tipperary logra pulir aún más su propio sonido, característico por su guitarra acústica completada por una edición de sonido basado en guitarras eléctricas, teclados, sintetizadores… todo el fruto de una constante arriesgada experimentación que la ha llevado a conseguir semejante melodía limpia y muy personal.

La temática que prima en sus canciones es primordialmente el de las relaciones amorosas o amistosas, incluidos sus varapalos y suspiros. La pena que transmite en absolutas obras de arte como At Constant Speed o Sad Ol Song son muestra de que esta mujer sabe donde apretar para que el sentimiento florezca. Y es que este disco suspende al que lo escucha en un estado de ensoñación del que no desea escapar, la melancolía en el preciosismo más alto. This Is What You Do, que introduce al LP, muestra la última tendencia de Gemma Hayes, con una voz más experimental pero más cómoda consigo misma. La línea continua con el primer single, Out Of Our Hands, una canción muy en su línea aunque como primer single no llega a impactar tanto como los que presentaron los anteriores discos, cuenta con un acabado perfecto y es 100% de su estilo. January 14th es esa canción que a veces se atreven los músicos a incluir en sus LP, de corta duración, una base acústica monótona que encaja perfecta con la voz de la cantante y un giro final en el ritmo que lejos de pasar desapercibido es donde la canción aflora y la hace merecedora de la tercera casilla en el orden de los temas.

El estado e ensoñación mencionado se atisba claramente en Home, donde todo (batería, sintetizadores, bajo) se nivela en volumen y ritmo para crear un carrusel de una arquitectura musical propia en la señorita Hayes. In Over My Head abre con campanas de iglesia lo que es un tema de ritmo ascendente, donde el trabajo de la acústica y la melodía de la voz hacen el mejor trabajo. Chasing Dragons es aquella modesta canción de solamente guitarra y voz pero tan letal como una orquesta, una joya llena de sentimiento. Para canción pegadiza está Don’t Forget cargada de todos los elementos para hacer una canción Gemma Hayes lo más completa posible: línea de bajo que anuncia ya de por sí el sonido de la artista, voz melosa, acústica con gran protagonismo, y unos sonidos editados de manera única que no solamente decoran sino que completan la canción, muy pegadiza. Sad Ol Song es una pradera verde que torna a marrón y culmina en un brillante cielo azul, una canción para cerrar los ojos y dejarse llevar por todo ese inmenso espacio que recrea. La última canción en la que escuchamos la increíble voz de Hayes es At Constant Speed, una de sus mejores creaciones hasta la fecha, por letra, música, originalidad, producción, calma y delicadeza, algo muy difícil de pasar por alto. Finalmente Hayes se atreve con una instrumental para cerrar la obra, del más puro estilo irlandés de guitarras, teclados, una tranquila batería… sabe a cierre de una creación musical de la que sentirse orgullosa.

En esta ocasión Hayes cuenta con la colaboración del músico irlandés Joe Chester que realiza coros en los temas como Out Of Our Hands o At Constant Speed.

Aunque actualmente esté solamente de gira por Gran Bretaña e Irlanda, está estimada una gira para septiembre alrededor de Europa, crucemos los dedos.

Lunar Park

Radiografía de una resaca

Bret Easton Ellis escupe sangre en Lunar Park, donde cuenta su vida como si todos sus temores hubieran sido ciertos y sus demonios hubieran salido a visitarle

Si empiezo diciendo que este autor americano fue el escritor de American Psycho, libro que dio lugar a una adaptación cinematográfica protagonizada por Christian Bale… entonces quizás os suene más este contemporáneo. El gran éxito de este libro llevo a este autor a una vida de altas velocidades en un extremadamente corto periodo de tiempo y durante una etapa muy joven para drogarse hasta las cejas (aunque hoy en día nunca se es demasiado joven para ello). Editada en el 2005 en Estados Unidos, Lunar Park es un harakiri literario donde Ellis decide mezclar autobiografía con ficción, la cual no es nada más y nada menos que la representación de sus miedos. Es el día a día de un hombre, el propio Ellis, que intenta formalizar su vida con una familia, pero todo se va desmoronando a medida que se suceden hechos de lo más misteriosos en su barrio, universidad donde ejerce de profesor, y más directamente en su familia (desde un muñeco Terby maligno hasta la personificación de sus personajes de sus novelas).

Su manera de escribir me recuerda a R.L. Stine, autor de la serie de libros de terror para jóvenes titulada Pesadillas, por su halo de misterio en su narración y mostrar la soledad del protagonista ante la incredulidad de los demás personajes, solo que Ellis cuenta con un nivel más avanzado de redacción y un poco menos de escrúpulos a la hora de describir con pelos y señales una escena cruel y sanguinaria. Aporta un nivel de suspense necesario para que cada capítulo resulte imprescindible en la obra, ello sumado a la cualidad que tiene de utilizar la técnica de la descripción con la suficiente mesura para no aburrir al lector.
Es una historia muy personal, donde el autor americano se abre en canal, muestra sus sentimientos, miedos, paranoias, fetiches, fantasías, debilidades….

Es la vida de un escritor joven que intenta escapar de su pasado, pero le falta una última pieza para lograrlo. Encontrar esta clave le supondrá llorar, vomitar y sudar sangre en este obra donde la agonía logra ser más protagonista que el propio Ellis.

Lars y una Chica de Verdad (2007)

Hermosa y sin complejos

Ryan Gosling pone cara triste a Lars, un chico triste e introspectivo que nos hará pensar mucho más de lo que queremos. No es una comedia sobre una muñeca hinchable, es una tierna historia sobre como llegar al alma del ser humano.

El formato de película independiente+guión original+actores de calidad es lo más apetitoso hoy en día ya que ofrece algo raro, interesante, cercano, tremendamente original y de gran calidad. Lars y una chica de verdad ofrece todo esto. Ryan Gosling es ese actor que pone la cara en el cartel del cine, pero que no se queda ahí, ya que borda durante toda la película un papel inmenso, tan alejado de sus anteriores personajes que supone un mérito mayor. El que encandilaría tantos corazones en el Diario de Noah está arropado por los actores Paul Schneider (El Asesinato de Jesse James) o Emily Mortimer (Match Point), lo suficientemente jóvenes para encajar perfectamente en el formato de film indy-experimental. Patricia Clarkson es la madurez que balanza el reparto de manera ideal, con su personaje de psicóloga inteligente que sorprende en su inteligente comportamiento.

Craig Gillespie ha conseguido crear una historia que no trata de mofarse del hecho de que un hombre está enamorado de una muñeca hinchable como si de una película a lo American Pie se tratase, sino que más bien ahonda en los sentimientos que cada hecho afecta al protagonista y la razón de su comportamiento. Es una historia de calor humano, de tristeza inminente y de comprensión mutua.

Lars es un espejo donde mirarnos y darnos cuenta del patetismo y el drama eterno del ser humano, la difícil elección que tenemos que tomar día a día entre una felicidad sencilla con un final instantáneo o un largo camino de miedos e inseguridades a una meta más inconformista. La bondad de Lars es imperecedera, así como su autodestrucción, pero con la llegada de su romance de plástico todo cambiará.

Ternura, dulzura, tristeza, introversión, lástima… esta vida que vivimos con Lars durante toda la película es como vivir con el en su estrecho garaje e ir enamorándose de su infinita inocencia. Es el niño que siempre hemos lamentado ser y no lograr ser más fuertes y rudos. Por todo ello, ir a ver la película que está ahora en nuestros cines, mirar a los ojos de Lars, y preguntaros si realmente la ternura es imposible hoy en día.