JAMES WALSH – Turning Point [RESEÑA]

Nanas de sofá 
James Walsh saca él solito lo que podría ser la secuela del último disco de Starsailor con un trabajo que sirve de anestesia para la morriña del sonido de lo que fue su banda.  
En el año 2000 nació una banda entre los pasillos de una universidad inglesa que adoptaría el nombre de Starsailor en honor al legendario cantautor Tim Buckley. Su estilo genuino y un notable directo les hizo dar la vuelta al mundo volviendo a casa siempre con buenos halagos. Pero tras editar All The Plans, el cuarto y último trabajo, su líder James Walsh decidió potenciar su carrera en solitario y poner a la banda en suspenso. 
Live At The Top Of The World EPLullaby y Time Is Nigh EP fueron los tres productos que surgieron de su carrera en solitario mientras le podíamos ver subiéndose a los escenarios con Mel C, antigua spice girl. Salvo algunos experimentos de gran valor, Walsh seguía la estela del sonido que recordamos de Starsailor pero es su nuevo trabajo el que parece continuar la carrera de su antigua banda de una manera más evidente. 
Y es que Turning Point es una especie de versión extendida de la cara más sosegada del All The Plans de Starsailor. Walsh retoma su carácter pausado, acústico, maduro y cálido en un LP para escuchar en el refugio de una tormenta
El LP salió a la luz gracias a una campaña de crowdfunding a través de la web de Pledgemusic en la que se ofrecía a los usuarios diferentes servicios como poder acudir a la grabación del disco, conseguir la guitarra de James Walsh o una actuación privada del artista, según el dinero que invirtieran en el proyecto. El inglés alcanzó el presupuesto con creces y Turning Point empezó a asomar la cabeza a través de los vídeos que el artista subía tocando sus nuevas canciones en un parque o en su casa. 
Este LP ha nacido del interior de una solitaria guitarra acústica. Todos sus temas parecen haber sido concebidos entre las maderas del instrumento sin cables. Desde la homónima ‘Turning Point‘ hasta la coral ‘Better Luck Next Time‘. Pero en solitario no significa estar solo. Walsh cuenta con hasta cinco músicos en temas como ‘Better Part Of Me‘ o la eléctrica ‘If I Had The Words‘. No faltan a la cita los elementos que le daban personalidad a Starsailor como el piano en temas como la dulzona ‘Empire‘ y la dramática ‘Isabel‘; el bajo rítmico y el órgano de ‘That Man‘; y los arpegios con acústica en ‘Fading Grace‘ y ‘Broken You‘. Incluso Walsh se acompaña de Suzanne Vega, voz emblemática la década de los 80, para colaborar juntos en la balada ‘Firing Line‘. Sin embargo, ‘We Could Try‘ es el tema que más ha promocionado el artista, un single que sigue el patrón de las baladas de U2 y que se hace tan predecible como pegadiza
James Walsh empezó su carrera en solitario marcando territorio pero poco a poco se ha dejado acunar por los brazos de la banda que le vio crecer y ha sucumbido a la composición de nanas para sofá. Turning Point es un buen trabajo, pero es una estrella fugaz al lado del cometa que era Starsailor, la banda que mejor ha sabido sobrevivir al brit-pop de Inglaterra. 
Tracklist
1.   Turning Point
2.   Better Part Of Me
3.   Empire
4.   That Man
5.   Firing Line
6.   Broken You
7.   We Could Try
8.   Fading Grace
9.   If I Had The Words
10. Isabel 
11. Better Luck Next Time 

STARSAILOR – All The Plans [RESEÑA]

<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman";} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;}

Maduros y fieles a su notable sonido
Tras cuatro años de sequía discográfica, los ingleses vuelven con un maduro All The Plans, un disco para toda la familia, tranquilo pero intenso, y una vez más con una lírica que quita el aliento. Hay sorpresas, aunque pocas, pero a los que disfrutan con el indie-rock y el sonido de Starsailor tienen aquí un álbum muy a tener en cuenta.
Now the lights out…. Para cuando mis oídos llegan al estribillo de Tell Me It’s Not Over, entiendo que este es un disco de producción escrupulosa. El tema que abre el disco, es también el primer single de esta nueva era Starsailor. No rezuma de originalidad: acordes pegadizos de piano, una batería intensa, una canción de amor… hemos oído esto antes. Pero su belleza y contundencia en el estribillo hace que gane con cada escucha y sea uno de los estandartes del álbum.
A Starsailor se les conoce mucho por su carácter nostálgico, pero canciones como Boy In Waiting demuestran que la música que hacen es positiva, como una historia triste con una moraleja de esperanza. Es una canción soleada, sonriente y agradecida. La sigue una de las grandes sorpresas del disco, The Thames, un pedazo de tema en la que James Walsh canta con firmeza y confianza, acompañado de unas guitarras eléctricas y acústicas que hacen que la canción adquiera una chulería que solo ella se merece, con un estilo mezcla entre un western y una película de Tarantino. Buen experimento y resultado. Is love… just a big mistake?
La canción All The Plans, que da nombre al disco, es la más adulta, aburrida y serena del disco al mismo tiempo. Aunque resulte monótona, sí que consiguen transmitir esa sensación de que el grupo se ha asentado y cada vez se acerca más a un público más maduro. Quizás sea porque el veterano Ronnie Wood de los Rolling Stones colabora en este tema con su guitarra…
Neon Sky, o como sonarían The Verve si los componentes de la banda fueran Starsailor, es una espiral de sonidos delicados, sinfónicos y románticos. 3000 miles from home, my fragile heart was on the run. La lírica cruda y excepcional persiste en You Never Get What You Deserve: Fallen angel, upon the ground, and they filled you all up with drugs, then one day you just gave it up. Una vez más los ingleses apuestan por una canción nostálgica con un resquicio de esperanza en la música. El final de este tema es para escucharlo, absolutamente liberador. Así es como se deja brillar Starsailor.
El paradigma de canción perfecta de Starsailor es Hurts Too Much. Preciosa, dolida, pegadiza; donde la guitarra acústica y el piano vuelven a decir: que a gusto se está en este grupo. Ya nos adelantó James Walsh este tema hace pocos meses, que gana en estudio.
Rock & Roll. Puro, aunque no duro. Stars and Stripes es eso: letra política, voz de intensidad creciente, y una música que te prohíbe estarte quieto en cada minuto. Una de las mejores y ojalá un futuro single.
Con Change My Mind los hombres (que ya no chavales) de Starsailor se bajan del toro del rock y vuelven a ser unos padres y maridos responsables (que yo sepa la mayoría están casados y con hijos). Es una canción agradable, tranquila, que ni llama en exceso la atención ni cansa escucharla. Es la que quizás más pasa desapercibida del álbum pero la que ayuda a que el disco tenga ese carácter de madurez, calma y tranquilidad.
Pero que no cunda el pánico que Starsailor aún tiene un espíritu joven. Y este recae en Listen Up, una movidita y muy rítmica, uno de los pocos resquicios que quedan del anterior álbum, el más roquero, On The Outside.
Para cerrar un álbum, Starsailor son expertos. Safe At Home es profundamente alentadora. Es una nana tras la derrota, una pieza maestra.
Con All The Plans, los componentes de Starsailor se confirman como una banda de alto nivel, comprometida con su trabajo y contenta con lo que hace. Cómodos en esta tónica, es muy seguro que sigan por este camino durante los próximos años.
No quiero pasar por alto el CD que viene con la edición de lujo. Solo diré que una de las cosas que diferencia a unos buenos músicos de unos mediocres es que los buenos pueden hacer unas fabulosas versiones acústicas de sus canciones, dotándolas de otros matices, y los mediocres simplemente hacen que suene menos ruidosa y elaborada. Starsailor en general y James Walsh en particular son maestros en reinventar sus canciones. Además de 6 versiones acústicas de canciones del All The Plans, incluye un tema inédito: Merry Go Round.

James Walsh habla para ‘MMM’



El cantante y compositor del grupo británico Starsailor respondió ayer algunas preguntas para Million Miles Of Music sobre su último trabajo, el grupo y los planes que tienen, durante una sesión de chat en www.gigwise.com.


“Es nuestro trabajo más maduro”. Así describe Walsh su último trabajo, All The Plans, que llegó a nuestras tiendas esta semana. “Mi tema favorito es Boy In Waiting porque a pesar de que el resto de las canciones necesitaron un mayor tiempo de elaboración, esta llegó como si ya estuviera hecha”, desveló el compositor.

De cara a los próximos meses adelantó que planean un tour europeo entre finales de verano y principios de otoño. Aunque no reveló las ciudades que entrarán aún en la lista, si nos contó que para esta gira darán más preferencia en su setlist a los temas de su primer disco, Love Is Here, además de promocionar su último disco.


A pesar de haber experimentado algunas subidas y bajadas dentro de la banda, Walsh sigue muy entusiasmado con Starsailor, y destacó que “¡lo mejor de estar en un grupo es ver el mundo gratis!”.


En cuanto a la fotografía del nuevo álbum, Walsh explicó que el chico de la portada refleja los sueños de alguien joven que quiere ser una estrella del rock o un astronauta mientras mira a las personas que tiene en frente suya y se los imagina como sus admiradores. En cuanto a la foto de una mujer rubia que podemos encontrar al abrir el álbum, el encargado de escribir las letras de Starsailor nos contó que su mirada expresa todo lo que cuenta la canción Tell Me It’s Not Over.


De cara al futuro lejano, James Walsh aclaró que el sigue escribiendo canciones durante las giras, “algo que resta mucha presión a la hora de hacer una canción porque no hay fecha por el momento para un siguiente álbum”, confesó la voz de Starsailor.

MTV Winter 2009



Cuando el lujo se hace gratuito



Franz Ferdinand, Starsailor, Mando Diao y Polock formaron una hermosa postal musical en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Con este evento de un día, una vez más la Comunidad Valenciana vuelve a ser el referente en cuanto a festivales internacionales de música independiente.



A las 18:30 el público llegaba a ocupar alrededor de las primeras 20 filas del centro de la pista. Algunos sentados, otros de pié, y algunos con su cerveza de un lado para otro esperaban ansiosos la llegada de cada uno de los grupos que venían a ver. Según los vítores que lanzaban mientras los artistas que iban a actuar se nombraban por las pantallas a los laterales del escenario, se podía deducir que la gran mayoría fue a arropar a los cabezas de cartel, Franz Ferdinand, seguidos de los que perseguían a los Mando Diao, Starsailor y, por último, Polock.



Con el producto nacional, Polock, empezó el espectáculo. Se mostraron serenos ante una oportunidad única, que era tocar en su ciudad ante un público exigente que mayoritariamente no venían a verlos a ellos. Polock es un grupo que técnicamente es correcto pero les falta una seña de identidad, lo que les deja como meras versiones ibéricas de los Strokes pero aún más ‘brit’ que los millonarios neoyorquinos.


Starsailor trajo la calma, para aquel publico que buscaba un concierto de butaca, de estar tranquilo y de no saltar o apretarse mucho con el público. En un concierto tan masivo, el público joven que apenas conoce el trabajo de esta banda, que querían reservar fuerzas para el final y no castigar mucho unas piernas que llevan toda la tarde de pié, fue algo poco más que aburrido. Pero los ingleses dieron una actuación agradable, aunque no de total entrega, que sirvió para presentar algunos temas de su nuevo álbum All The Plans. Se despidieron con un marchoso Four To The Floor que calentó motores, y con Good Souls, un clásico ya para estos supervivientes del brit-pop, que dejó una clara definición de la melódica y sentimental voz de James Walsh.



Los guaperas suecos de Mando Diao dieron tralla en la noche hinchándo las venas de sus nórdicos cuellos. Aunque fueron entretenidos, no llegaron mucho más lejos de su carácter pretencioso de Beatles contemporáneos, quedándose en otros Oasis más del panorama chulesco musical, pero algo más motivados con lo que hacen que los británicos.



Tras un descanso promocional durante el cual MTV bombardeaba al público por medio de sus pantallas con anuncios, trailers y promociones que repetían tras cada actuación, llegó el rey de la fiesta: Franz Ferdinand. Las decenas de miles de asistentes rodearon literalmente la moderna y pintoresca Ciudad de las Artes y las Ciencias. Arte, demostraron tener mucho los escoceses, porque estos muchachos que formaron su banda en Glasgow demuestran tener mucho estilo en lo que hacen, y lo que es aún más atractivo, trajeron a Valencia un espectáculo sin pretensión, como si se tratasen de unos niños ilusionados, tímidos y felices que quieren mantener ese feedback de amor con sus seguidores a pie de pista. Fueron absolutamente la cúspide de diversión en el festival, con una calidad técnica escrupulosa que se llevaba muy bien con la improvisación. En este sentido, merecen una mención aparte el solo de batería apoyado por todos los miembros del grupo y la ‘conversación entre guitarras’ entre Alex Chapranos y Nick Mcarthy durante la actuación de This Fire.



Todo sonaba enorme, amplificado, limpio, rítmico. En definitiva, espectáculo, diversión y simpatía, mucho más digestivo en directo. Tras dos bises, de dos canciones cada uno, se despidieron con reverencias hacia el público. Volverán muy pronto por España durante su gira Europea a Bilbao el 2 de abril y Madrid y Granada los días siguientes, aparte de su visita por el FIB en verano. MTV España emitirá el MTV Winter 2009 el día 13 de marzo.



IMAGEN: De Izquierda a derecha y de arriba a abajo: Starsailor, Polock, Mando Diao y Franz Ferdinand.

Starsailor vuelve con nuevo album para marzo

Starsailor vuelve el año que viene con nuevo disco y nueva discográfica. El grupo inglés, que pasa a trabajar con Virgin, titula su cuarto trabajo All The Plans y saldrá a la calle a finales de marzo. El video pertenece a una actuación en vivo de Hurts Too Much, uno de los temas que se incluirán en el nuevo disco.