Santiago Segura [ENTREVISTA]

“Adam Sandler es como yo, se rodea de sus colegas para hacer una película”

Ayer jueves los periodistas tuvimos la oportunidad de charlar con Santiago Segura, que nos contó entre otras cosas como fue la experiencia de trabajar con Adam Sandler, uno de sus ídolos de comedia, en la nueva película Jack y su Gemela.

El personaje de ‘Torrente’ fue la máxima inspiración para su personaje en Jack y su Gemela. De hecho, desde Hollywood le pidieron que se trajera la misma peluca, “les pareció algo cachondísimo”. 

Sin embargo no ve la utilización de Torrente como una estrategia para animar a que el proyecto de remake americano se lleve a cabo, “el problema de Sacha Baron Cohen es que tiene muchos proyectos en la mesa y aunque ya tenga los derechos de Torrente, no sé realmente cuando va a sacar tiempo de su agenda para hacerlo”.

Apunta que la motivación para participar en la película fue, “porque me encanta el cine de Adam Sandler, es uno de los mejores cómicos que hay en Estados Unidos” y comparte una anécdota con Paz Vega y el cómico americano: “Cuando llamaron a Paz para hacer ‘Spanglish’ yo le dejé mi colección de películas de Adam Sandler porque no estaba muy convencida del proyecto y aún no me las ha devuelto”. Por fortuna, nos contó, durante el rodaje de ‘Jack y su Gemela’, Sandler le regaló una colección de su filmografía en blue-ray.

Habla de la experiencia de trabajar con Adam Sandler: “Disfruté mucho en este rodaje porque Adam es una persona que al igual que yo se rodea de sus colegas para hacer sus películas”. También celebra ese don de improvisación del americano, “a mi me decía más o menos lo que tenía que hacer y yo mis frases las improvisaba”.

El cineasta y actor también disfrutó las escenas más ‘arriesgadas’ del film, “casi me parto la espinilla con la tabla de surf, pero esto es lo que me gusta de mi trabajo, hacer algo diferente cada día, porque yo no podría ser oficinista o algo que suponga una rutina mecánica todos los días”.

También habló de otros cómicos a los que admira y los cuales muchos han salido también de la cantera de Saturday Night Life como Sandler. “Ben Stiller me gusta mucho y Will Ferrel me vuelve loco, me parece un genio absoluto. Otros clásicos como Steve Martin o Eddie Murphy han perdido garra porque se han convertido en estrellas del cine familiar”.

Económicamente no ha supuesto un fuerte ingreso para el cineasta español, “más birrioso incluso que aquí en España donde estoy más cotizado”, aunque sí que le sorprendió el despliegue de medios durante el rodaje.

Brüno (2009)

Brüno en la boca del lobo


Sacha Baron Cohen se mete en una jaula de tiburones con Brüno, su tercer personaje creado por su mente talentosa y obscena para mofarse una vez más de culturas, arquetipos y grupos sociales que caen victimas de la red que teje en este film-documental. Hay penes, hay culos, hay sexo explicito, y sobre todo unos gags divertidísimos. Da mucha risa, pero también da mucho miedo.


Sacha Baron Cohen ha llegado a un nivel muy alto en su cine, hasta el punto de convertirse en uno de los principales gurús de la comedia mundial. Brüno, al igual que Ali-G y Borat, se ha ido formando con programas de televisión y entrevistas que realizaban a personas pertenecientes a distintas élites (la moda, el catolicismo, las fiestas nocturnas…) que servía como prueba de fuego antes de meterse en el lío final. Cohen ha paseado a Brüno por todo el globo terraqueo y lo ha puesto en peligro y en situaciones de puro descontrol.


Lo más sorprendente de todo esto es que ante todas esas personas reales con sus actitudes reales, Cohen mantiene su personaje de plástico hasta el final. Hoy en día, en la generación You Tube, parece sencillo ponerse a hacer el jackass por el mundo, grabarlo y poner en evidencia a los que salen ante la cámara. Pero en este film se consigue algo magnífico sin paragón.


Sin miedo, sin risas, sin nervios… Brüno, dentro de su ironía, parece tan real como la estupidez en la que se le sumerge en el film. La ficción y la realidad que conviven juntos en Brüno siguen adelante hasta los créditos sin que nada se desmorone gracias a un sólido guión y un buen repertorio de bromas donde Cohen parece olerse de ante mano la reacción de la gente y el impecable resultado final. Chapó.


Quiero más Brüno, o en su defecto otro gran personaje de la, ya conocida, factoría Sacha Baron Cohen.