RADIOHEAD – A Moon Shaped Pool [Reseña]

Azúcar para soñadores

★★★★★
A Moon Shaped Pool es el sueño que Radiohead necesitaba para reponerse de la crisis de fe que ha estado sufriendo durante los últimos cinco años.
El agujero en la tierra que parecía estar a punto de convertirse en la tumba de Radiohead finalmente ha derivado en una piscina con forma de luna en la que nadan cinco peces mientras los demás admiramos las ondas que producen sus movimientos en el agua. A Moon Shaped Pool es el disco que ellos necesitaban y que nosotros necesitábamos para recuperar la fe. Después de aquel falto y desganado The King of Limbs, Thom York decidió sentarse en la butaca del piano para tomárselo en serio y trabajar con sus compañeros en un LP que suena más a quinteto que a solista. Si ‘Burn The Witch‘ no nos terminaba de dar toda la confianza que necesitábamos cuando vio la luz como primer single, ‘Daydreaming‘ nos enamoró a todos y dejó claro que el CD estaría dirigido por ese piano de funerales faraónicos que tanto nos hipnotizó con Pyramid Song. Hasta el videoclip, dirigido por Paul Thomas Anderson, es perfecto con Yorke abriendo puertas de escenarios oníricos y sonriendo a la cámara en un par de tomas como queriendo expresar su satisfacción por el trabajo bien hecho.
A Moon Shaped Pool es la calma de la exactitud, las melodías mejor destiladas de la banda y un baño en una piscina de eterna juventud que le ha dado a Radiohead un plus de credibilidad en un panorama musical que estaba deseando darle la patada. Hasta nuevo aviso, siguen siendo los reyes en lo que hacen y lo demuestran con temas como ‘Decks Dark‘, otro gran terrón de azúcar para soñadores en el que el sonido asciende según converge el trabajo de los cinco músicos y la London Contemporary Orchestra. Si te gusta ese rasgueo de guitarra blues de Yorke, ‘Desert Island Disk‘ es tu canción, pero cuando parece que el viaje onírico va a seguir manteniendo nuestro ritmo cardíaco, el movimiento ocular se vuelve más rápido con temas como ‘Ful Stop‘. ‘Glass Eyes‘ compensa y nos vuelve a tumbar en un río para prepararnos de cara a la canción con el ritmo más poseedor del LP: ‘Identikit‘.
The Numbers‘ funciona de transición para el trío final de A Moon Shaped Pool. La guitarra de ‘Present Tense‘ coge a Thom Yorke en sus notas más agudas mientras que ‘Tinker Tailor Soldier Sailor Rich Man Poor‘ nos regala una visita de cinco minutos al espacio más electrónico, misterioso y sombrío de Radiohead. Para cerrar un trabajo sobresaliente, el quinteto elige darle hogar a ‘True Love Waits‘ en este LP, pero aunque esta nueva versión de estudio se adapta perfectamente a esta piscina con forma de luna, es inevitable acordarse de cómo Thom Yorke machacaba las cuerdas de la acústica en aquel I Might Be Wrong Live Recordings. El amor verdadero espera del mismo modo que el noveno disco de Radiohead se ha hecho esperar, pero se podría decir sin miedo a equivocarse que los cinco años de espera han merecido la pena.
Trackslist_
1. Burn The Witch
2. Daydreaming
3. Decks Dark
4. Desert Island Disk
5. Ful Stop
6. Glass Eyes
7. Identikit
8. The Numbers
9. Present Tense
10. Tinker Tailor Soldier Sailor Rich Man Poor Man
11. True Love Waits

ATOMS FOR PEACE – Amok [CRÍTICA]

Matemáticas con corazón
Thom Yorke vuelve con su nuevo y flamante grupo en la secuela de su debut en solitario. Claroscuros trazados con perfección y exactitud, y una voz que supera todo lo digital y matemático.
Ante la reciente noticia de que Thom Yorke ha admitido que ha pensado en más de una ocasión terminar con Radiohead, Atoms For Peace se presenta como el mañana de una de las bandas más emblemáticas del planeta.
El inglés cada vez se siente más a gusto en esta nueva nueva familia compuesta por el bajista de los Red Hot Chili Peppers, Flea; el percusionista de la misma banda, Mauro Refosco; el productor de Radiohead, Nigel Godrich; y el que fuera batería de R.E.M., Joey Waronker. Thom Yorke empezó su carrera en solitario con el álbum The Eraser, que promocionó sobre escenarios de todo el mundo con la compañía de estos músicos ya bautizando el grupo como Atoms For Peace. Ahora ese nombre firma su primer LP, Amok.
El arranque se viste elegante con ‘Before Your Very Eyes…‘. Una guitarra y bajo bailan al escurridizo ritmo de la percusión mientras que la voz de Thom Yorke, máxima protagonista de este trabajo, sobrevuela con suavidad y dulzura las agitadas aguas de los instrumentos. Un sedante que nos engaña para meternos dentro el bicho de ‘Default‘, la más electrónica del disco y una de las más enigmáticas, una criatura que se te colará por todas partes.
El videoclip de ‘Ingenue‘ define muy bien la tercera de Amok. Un romance que se emite en una danza que pone los pelos de punta, con un Thom Yorke que llora esta canción con limpieza y delicadeza. Con los ojos húmedos, Amok arranca de sus entrañas ‘Dropped‘ con una percusión que no te dejará marchar hasta que entre el bajo que rompe con el sintetizador. ‘Unless‘ es oscura, apocalíptica y enigmática como el blanco y negro de la portada del disco.
Pero Thom Yorke muestra con este disco una cara más lavada que la de su anterior trabajo en solitario y se aleja un poco de la tenebrosidad de sus melodías. En ‘Stuck Together Pieces‘ es donde se asoma más el bajo de Flea para mostrarse como perfecto escudero de Thom Yorke en una canción en la que se engancha la guitarra de uno con el bajo del otro en un final que desafía a la gravedad. 
Judge, Jury And Executioner‘ bien podría ser un single de Radiohead y nadie diría nada. ‘Reverse Running‘ tiene también ese sabor a la banda de Oxford pero se acerca más al carácter de Atoms For Peace de percusión imbatible, una base grave que dirige el tono del discurso y una voz que se mueve por diferentes picos acompañada de unos arpegios de guitarra.
Acaba la historia con la canción que le da título al disco, ‘Amok‘. Un tema de claroscuros que recuerda más a la estética de su antecesor, The Eraser. Y es que el nuevo disco de Thom Yorke y su nueva familia no deja de ser una secuela de su anterior trabajo. Un nuevo proyecto que funciona, que suena terriblemente bien y que produce unas actuaciones en directo que son obligatorias para la vista y el oído. 
Atoms For Peace demuestra que si se disolviera Radiohead, lo único que se echaría de menos en su sonido sería al guitarrista Johnny Greenwood y a su sonido único y envidiado por muchos. Por lo demás, este supergrupo tiene todas las ganas de quedarse y seguir agitando el suelo que pisa.
Recordemos que este miércoles 17, Thom Yorke y Nigel Godrich actuarán en representación de Atoms For Peace en la sala Razzmatazz de Barcelona.

Tracklist
1. Before Your Very Eyes…
2. Default
3. Ingenue
4. Dropped
5. Unless
6. Stuck Together Pieces
7. Judge Jury And Executioner
8. Reverse Running
9. Amok

BBK LIVE 2012, viernes 13 de julio, Bilbao

El BBK se viene arriba
Por cartel y actitud, el BBK Livesupera al indestructible FIB. Bandas como Noah and the Whaleahuyentan el mal tiempo de la tarde y Radiohead arropa a los casi40.000 asistentes al llegar la noche.
Radiohead es humano. No en el sentidode equivocarse, que volvieron a dar en Kobetamendi un conciertoimpecable, si no por la imposibilidad de guardar dentro elsentimiento de pérdida por el fallecimiento de Scott Johnson,técnico de sonido de la banda, tras el hundimiento del escenariomientras preparaban la actuación para uno de sus conciertos enCanadá.
Con una puesta en escena era humilde, dadoque su impresionante despliegue de pantallas y luces se perdió en elaccidente, Radiohead volvía a España tras cancelar sieteconciertos por causa de la tragedia. Aún así salieron, sin delirios de grandeza, para centrarse en los temas de sus últimos dos discoscomo ‘Bloom’, la ágil y longeva ‘15 Steps‘, la eléctrica sobrecargade guitarras de ‘Bodysnatchers‘ o la recuperada y potenciada ‘GoodMorning Mr. Magpie‘.
Fue un concierto centrado en loelectrónico y lo cíclico. Una actuación embrujada, nocturna y casi  fúnebre de no ser por la simpatía y humor de ThomYorke y las ganas que le ponen estos cinco hombres sobre elescenario. No todo iba a ser baile y viaje, también lanzaron besos ala audiencia como ‘Pyramid Song‘, la conmovedora ‘Nude‘ o la reciente ‘The Daily Mail‘, pasando así de la frenética matemática a la exactitud de unsonido limpio apoyado sobre el piano de Yorke.
Su disco más afamado, elOK Computer, quitaron la sed de muchos fans al uso de Radiohead con temas como ‘Karma Police‘ y ‘Paranoid Android‘, que cerró una actuación máscorta que lo ‘prometido’ en el horario del festival.
Por la tarde, un viento agresivoempujaba las grises nubes ysacudía los escenarios recordando la tragedia. Pero grupos como Noahand the Whale hicieron que la lluvia no fuera más que unaamenaza. Con una actuación positiva, los ingleses dedicaron más dela mitad de su setlist a introducir su nuevo disco, Last Night onEarth. De este último trabajo, las que más calaron fueron ‘Waiting My Chance To Come‘, el estribillo de ‘Old Joy‘ y ‘Tonight is the Kind of Night‘,canción que introdujeron mencionando a Radiohead como el cabeza decartel de un festival que podía pasar de todo.
Resumieron la melancolía de suanterior trabajo en un solo tema, ‘Blue Skies‘, que no desentonó enuna actuación positiva llena de sonrisas cruzadas y con un CharlieFink que no paraba de saltar de monitor en monitor, disfrutando comoun nene de la actuación.
Luego llegaron al mismo escenario TheKooks, manteniendo ese espírito de festividad y cumpliendo con unbuen concierto de sonido perfecto y performance envidiable. Por elnuevo escenario que estrenaba el festival, el más pequeño de lostres (sin contar el escenario Vodafone), pasaron los Here We GoMagic, un grupo producido por el quinto Radiohead, Nigel Godrich, que trajo desde Brooklyn canciones en ‘loop’ pero de unaintensidad creciente que supieron controlar en todo momento con temastan abundantes como ‘Collector‘ o ‘How Do I Know‘, hasta atraer al escenario a unnúmero de personas infinitamente mayor que el que se podía ver alprincipio.
Los demás días del festival ya teníanun cartel y acogida envidiables, pero es que lo del viernes 13 fuealgo terrorífico para cualquier festival que quiera plantarle caraal BBK Live, a quien ya tenemos que tratar de ‘Don’ BBK Live por todolo que está demostrando cada año. Ahora falta esperar si no se hanpuesto el listón muy alto con esta y las anteriores ediciones conrespecto a la que ya estarán preparando para el 2013.Sea como sea, el BBK está más ‘live’ que nunca.  

RADIOHEAD – Codex [TRADUCIDA]

Hay canciones que te transportan directamente a la escena. Ésta es una de ellas.

Codex
Truco de manos
Salta por el final
Dentro de un lago transparente
Nadie alrededor
Solo libélulas
Imaginarias
Nadie sale herido
Tú no has hecho nada malo

Desliza tu manos
Salta por el final
El agua es cristalina e inocente
El agua es cristalina e inocente

Codex
Sleight of hand
Jump off the end
Into a clear lake
No one around

Just dragonflies
Fantasised
No one gets hurt
Done nothing wrong

Slide your hands
Jump off the end
The water’s clear and innocent
The water’s clear and innocent

JAMIE CULLUM, Castillo Sohail de Fuengirola, 04.08.11 [CRÓNICA]

El príncipe y su castillo
Jamie Cullum deleitó, divirtió y conmovió entre las murallas de un castillo que por una noche hizo suyo con su jazz-pop y su arte de versionar.

La larga cola del público empezaba a subir a las 20:45 serpenteando por la colina hacia el alto donde se encuentra el bonito Castillo Sohail. Allí les esperaba su príncipe Jamie Cullum, joven monarca del jazz que salió al escenario con todas sus fuerzas para el deleite de sus seguidores.

I’m All Over it’, ‘Get Your Way’ y la fantástica versión de Sinatra ‘I Get a Kick Out of You’ abrieron el pastel de la noche. También cayeron otros clásicos como los Beattles con ‘Come Together’ e himnos del indie como el ‘High and Dry’ de Radiohead, pero también pop contemporáneo como el de Justin Timberlake, con ‘Cry me a River’, y ‘Don’t Stop the Music’ de Rihanna.

Especializado en versiones pero no encasillado, Cullum también sacaba brillo a sus creaciones, como el genial relato sobre el paso del tiempo y la búsqueda de la felicidad ‘Twentysomething‘, o la soñadora y nostálgica ‘Photograph’.

En el castillo fueron fans, gente local y muchos británicos. También se dejaron ver aquellos que ‘pasaban por allí’ y les prometieron un gran espectáculo de jazz y pop de la mano de un joven ‘show-man’ como es Jamie Cullum. Un público relajado que tardaba en involucrarse con un artista que quemaba bajo los focos.

Pero Cullum consiguió animar y conmover a los más agnósticos. Hasta él mismo se sorprendió de la respuesta del público cuando el británico les retaba a repetir las notas que él cantaba, “¡la hostia!”, exclamaba desde el borde del escenario.

Los virtuosismos y arrebatos del príncipe del jazz y su séquito se iban sucediendo entre las murallas del iluminado castillo. Cullum tocando el piano con el pié, tocando las costillas del piano o saltando desde él. Los solos, o ‘solazos’, del grupo en especial del batería y el contrabajo también fascinaban a los presentes.

Hubo momentos también de tierna intimidad con la romántica ‘What a Difference a Day Made’ que el cantante introducía diciendo, “coger a vuestros acompañantes y enrollaros”. Dicho y hecho, los besos nacían en zigzag en una noche de verano, jazz, pop y ambiente medieval.

Pero faltaba algo. Faltaba ese momento en que la fiesta se rompe y el público decide por fin desafiar un poco a la gravedad. ‘Mixtape’ se ha convertido ya en una obligada del setlist de Cullum, un momento único que rompe con el público saltando y haciéndo  los coros de una canción de formato similar al hit de Codlplay ‘Viva la Vida’.

El príncipe se despedía del castillo de la manera más convencional, cantando sin ningún micrófono ni instrumento, con el único apoyo de sus manos como megáfono, el público aguantando el silencio y la acústica lograda por la fortaleza del siglo X. ‘Gran Torino’, tema de la película con el mismo nombre, fue esa chispa final de cierre desenchufado. Un buen sabor de boca para los paladares que, tranquilos, abandonaban un castillo que se llenó de magia durante más de dos horas.

Setlist

1. I’m All Over it
2. Get your way
3. I Get a Kick Out of You
4. All at Sea
5. If I Ruled the world
6. Come together
7. Twentysomething
8. Don’t Stop the Music
9. Love is a Losing Game
10. Photograph
11. Cry Me a River
12. Mind Trick
13. What a Difference a Day Made
14. I’ve Got a Woman
15. Unison
16. High and dry
17. Mixtape
—–
18.
Wind Cries Mary
19. Gran Torino

Radiohead – The King of the Limbs

Un bosque poco frondoso
Radiohead parece haberse quedado como un segundo proyecto para sus integrantes con este nuevo disco que bien parece un bosque de sueños con dos grandes árboles rodeados plantas que quisieron ser algo más.
Breve e indoloro. El nuevo disco de Radiohead nos pilló a todos por sorpresa, y me sigue costando contar como lanzamiento a un LP digital que no tiene aún formato físico y además es el más breve de su carrera.
Una revolución en el formato: Lanzamiento digital de improviso más una edición especial con una gran galería de imágenes que nos espera en formato de páginas de periódico (¿?) para mayo.
Estos atrevimientos, propios de una banda que decidió guisarlo todo por ellos mismos y alejarse de la gigante mano de las discográficas, están muy bien. Pero, ¿Qué pasa con la música? ¿Qué nos ofrece The King of Limbs?
Tenemos dos temas, casi tres, realmente destacables, y lo demás son buenas canciones pero de fácil olvido, de justa creatividad y elaboración. ‘Morning Mr Magpie‘ fue una cara B que ahora transforman para dar el salto a un LP. Apenas sufre cambios y no llega a merecer el puesto de honor que siempre ha sido figurar en la lista de canciones de un álbum de Radiohead. ‘Little By Little’ es el típico blues al estilo de Radiohead, el único tema en el que Jonny Greenwood, desaparecido en este disco, se deja ver un poco.
Feral‘ y su ritmo nervioso pasa a la historia como una de esas bromas que cuela Radiohead en sus discos (escuchen ‘Filter Happier’ o ‘Hunting Bears’…). Solamente Radiohead puede hacer algo así y quedar de lujo. ‘Give Up The Ghost‘ gana más en directo que en estudio cuando ves a Thom Yorke grabar todo lo que suena por sí solo.
Y es que bien podría ser este The King of Limbs un álbum firmado únicamente por el fenómeno Yorke, ya que la mayoría de los temas bien podrían figurar en el segundo LP del líder de la banda. Lo que tiene más sabor a Radiohead es esa sensación de que este disco es una expansión del anterior, el fantástico In Rainbows.
Lotus Flower‘ tiene vida propia, y ya es difícil escuchar el tema sin imaginarte a Thom Yorke bailando con el arte y gracia como lo hace en el videoclip de este tema estandarte. Codex‘ es esa balada de piano+latidos+voz con la que Yorke siempre ha sabido conmover como nadie. Y por último, Bloom o Separator‘ son las candidatas al tercer puesto de las mejores canciones del disco. La primera por ese caramelo de jazz y electrónica propio del gusto que ha desarrollando Radiohead en sus últimos trabajos, y el segundo por la calma que transmite cada uno de los ecos y sonidos que graba la banda con esa única precisión y limpieza que les caracteriza.
En definitiva: Un disco que demuestra que la mayoría de los miembros de la banda ha seguido su propia senda y han dejado a Radiohead como el trabajo secundario de los viernes por la tarde (On A Friday, así se llamaba la banda antes de convertirse en cabezas-radio). Un álbum en el que los mejores temas están en la mitad, a la vera uno del otro, rodeados de otros que quisieron ser más que una cara B.
Se especula sobre una continuación de este álbum que sabe a poco. Quizás también se ha notado ese lanzamiento repentino, como queriendo quitarse de encima el disco y pasar a otra cosa. ¿Se quedará Radiohead como una simple reunión de amigos? Lo veremos en sus próximos lanzamientos y sobre todo en sus conciertos.
Track list
  1. Bloom
  2. Morning Mr. Magpie
  3. Little by Little
  4. Feral
  5. Lotus Flower
  6. Codex
  7. Give Up the Ghost
  8. Separator 

Enlaces relacionados:

Radiohead lanza su nuevo disco este mismo sábado

Si tu corazón está roto y no encuentras una razón por la que sonreír en San Valentín, Radiohead nos trae la noticia de la semana. La banda ha hecho oficial en su web el lanzamiento de su nuevo disco, que vendrá en dos formatos diferentes: El formato digital que sale este sábado 19 de febrero y el físico para el 9 de mayo que solamente se podrá pedir desde su página en principio.  
Se llama The King of Limbs y se enorgullece de ser el primero en distribuirse en formato de periódico. ¿En qué consiste este formato? Pues según las especificaciones de la página parece ser un disco que incluye unas páginas tipo periódico con ilustraciones y diseños del nuevo disco. Depende de la edición que elijas, el precio varía entre 7 y 39 euros. Echarle un vistazo y daros un homenaje como enamorados de la música:
Formato de periódico
  • Dos vinilos de 10 pulgadas con caratula.
  • Un CD.
  • Varias páginas con el ‘artwork’ y diseño del álbum. 625 pequeñas piezas de ilustraciones y una estructura de plástico reciclable que lo sujeta.  
  • El álbum en formato de periódico viene con una descarga digital que es compatible con cualquier buen reproductor de audio. 
  • El álbum en formato de periódico será enviado el lunes 9 de mayo de 2011, pero ya puedes disfrutar de su versión digital desde el sábado 19 de febrero de 2011.
  • Los gastos de envío están incluidos en el precio.
  • Uno de los afortunados compradores de la versión digital de The King Of Limbs recibirá un vinilo firmado de 12 pulgadas que incluye dos canciones.
  • Álbum en formato de periódico+MP3= 36€. Álbum en formato de periódico+WAV=39€ 

Formato digital

  • La versión de MP3 es de un audio con una calidad de 320K.
  • La versión WAV tiene calidad de CD descomprimida.
  • Uno de los afortunados compradores de la versión digital de The King Of Limbs recibirá un vinilo firmado de 12 pulgadas que incluye dos canciones.
  • Álbum en formato MP3= 7€. Álbum en formato WAV=11€

Enlaces relacionados: