Las Aventuras de Tintín, El Secreto del Unicornio [CRÍTICA]

 

Animador Spielberg

Alucinante, intensa y divertida. Interesante hasta para los que son ajenos al cómic, la llegada de Tintín al cine sacia el hambre de misterio y aventuras que abunda en las butacas hoy en día. 

Desde 2008 con Indiana Jones no dirigía Steven Spielberg una película y ahora ha vuelto para darnos más ganas de buscar aventuras y tesoros por el mundo. Desde que adquirió los derechos para hacer esta adaptación, una cosa quedó clara: Le pega. Pero también le pegaba a Tim Burton la versión de Alicia en el País de las Maravillas y fue penosa.

Dos pesos pesados del cine, Spielberg a la dirección con Peter Jackson en la producción, se unen para crear un film en mayúsculas con gula de taquillazo. Pero la ambición no rompe el encanto del cine de aventuras, las apasionantes páginas de un cómic histórico o el carisma de sus protagonistas.

Tintín co-protagoniza el secreto del unicornio con su siempre fiel mascota Milú y con el Capitán Haddock. Y qué grandes son los capitanes de los mares desde la butaca, qué carisma irradian cuando se trata de un antihéroe alcohólico como el barbudo navegante de las historias de Tintín. Sin menospreciar al pequeño y simpático perro ni mucho menos a su dueño y su flequillo. No viene tampoco nada mal la parejita británica de cómicos Simon Pegg y Nick Frost para dar voz, cuerpo y chispa a los detectives Hernández y Fernández.

Gran decisión fue pensar y crear esta obra como una animación. Con un alucinante acabado cinematográfico, ‘Las Aventuras de Tintín, el Secreto del Unicornio’ no se enrolla con abusos digitales obsesionados con el 3D si no que llena la pantalla de recursos artísticos que fascinan desde los créditos de apertura.

Seguidor o no del cómic belga en el que está basada este largometraje, atraerá a amantes del género de aventuras, misterio, cómic y sobre todo del cine en mayúsculas porque por encima de todo, Tintín ha aterrizado a la gran pantalla para ser un referente y crear hambre de más al llegar a los créditos finales de esta entrega y las que faltan por caer. 

Estreno en España este viernes 28 de octubre

Paul (2011)

Producto ‘fumeta’
El humor británico y el americano chocan en una comedia sobre alienígenas y ‘frikis’ poblada en su mayor parte de bromas tontas con algún guiño gracioso.
Dos amigos ingleses de toda la vida se juntan para hacer el viaje de su vida. Comienzan en el Comic-con, la mayor convención cómic del planeta, y continúan sumergiendo el film en una ‘road-movie’ visitando los puntos clave del mundo OVNI como el Área 51. En su camino se encuentran un extraterrestre fumando hierba llamado Paul.
Con la participación de dos estrellas del show humorístico Saturday Night Live, Kristen Wiig y Hill Hader, la película aúna el humor americano e inglés con sus protagonistas británicos Simon Pegg y Nick Frost, ambos conocidos por su papel en Arma Fatal (Edgat Wright, 2007). La tortilla no termina de cuajar aunque sí que cumplen con las referencias y guiños al mundo ‘friki’ de ciencia ficción y cómic.
Una película de videoclub para fumar con los colegas. Con la voz de Seth Rogen (Santi Millán en la versión doblada al castellano), actor canadiense conocido por la serie Freaks & Geeks (Paul Feig, 1999-2000) y la película Lío Embarazoso (Judd Apatow, 2007) cuesta asimilar el delgado y cabezón cuerpo del alienígena de ojos grandes con la corpulencia y pachorra del actor.
También encajará bien en viajes en avión o autobús. Pero para el cine, mejor ahorra el dinero y sigue cruzando los dedos para que la leyenda de que en verano se estrenan las peores películas no sea del todo cierta.

Estreno este viernes 22 de julio