LISA HANNIGAN – At Swim [RESEÑA]

Vidrios en la mar
Lisa Hannigan vuelve pulida como un vidrio que ha pasado cinco años en el mar con un disco trágico y sereno grabado entre las paredes de una iglesia neoyorquina. 
★★★★☆
Tracklist_
1. Fall
2. Prayer for the Dying
3. Snow
4. Lo
5. Undertow
6. Ora
7. We, the Drowned
8. Anahorish
9. Tender
10. Funeral Suit
11. Barton

LISA HANNIGAN – What’ll Do [TRADUCIDA]

Nuevo single y videoclip extraido de Passenger, el último disco de la irlandesa Lisa Hannigan. Para celebrarlo nada mejor que echar un vistazo a su letra, una divertida reflexión sobre el ‘¿qué haría yo sin ti?’.

Qué Haré
¿Qué haré sin ti por aquí?
Mis palabras no harán juegos, mis peniques no harán libras
Oh, y mi Frisbee volará hasta el suelo
¿Qué haré sin ti?
¿Qué diré sin ti para poder hablar?
Nadie a quien servir o volear el balón
Tú escribes las palabras pero echo en falta el volumen
¿Qué haré sin ti?
Oh, no sé que hacer conmigo
Ahora que estoy aquí y tú te has ido
¿Qué haré cuando te hayas ido?
La bola del pinball no dará en los flippers, mis discos no sonarán
Y todas mis horas llegarán a duras penas a los días
¿Qué haré sin ti?
¿Qué haré ahora que te has ido?
Mi barco no saldrá, mi bus no llega
Tengo los dedos, tú tienes el pulgar
¿Qué haré sin ti?
Oh, no sé que hacer conmigo
Ahora que estoy aquí y tú te has ido

LISA HANNIGAN – Passenger [CRÍTRICA]

Lejos de casa por Navidad
Número 1 en Irlanda, el segundo trabajo de Hannigan afirma su independencia con un conjunto de canciones cálidas, viajeras y soñadoras.
Cierto es que esta mujer le debe mucho a Damien Rice en su carrera al éxito. Es la ausencia también del irlandés la que hace que la música de ella sea la medicina perfecta contra el mono que provoca la falta de discos de él.
Eso no quita que Hannigan no mire hacia delante y logre cada vez más alejarse de la foto con el que fue su compañero musical. Igual que él se busca a otras (la última fue la actriz Melanie Laurent con la que hizo un par de canciones) ella mete en esta ocasión a un cantante masculino, el norteamericano ganador de un Grammy Ray LaMontagne en la sentida ‘O Sleep’.
La irlandesa empieza con fuerza con ‘Home‘, la que desde el primer segundo entra acompañada de piano, batería, vientos y cuerdas. Así despega el avión de Passenger. En el trayecto le esperan las tempestades de ‘Knots’ y los juegos de ‘What’ll I Do’, para cuando llegue a su destino disfrutar de una tarde de chimenea con ‘Paper House’, soñar despierto con ‘Little Bird’, meriendas en el jardín de ‘Passenger’ y finalmente cerrar un día idílico con ‘Safe Travels, (Don’t Die)’.
A pesar del colorido y de los temas animados, el primer disco de la artista contenía más lágrima que este segundo álbum. Pero la chica no puede evitar despedirse con pena en ‘Nowhere To Go’, una pesadumbre obligada en una tirada de temas de alguien que sabe conmover con su música.
Para los que se van de casa por Navidad, éste es vuestro disco. Pero si viajas con Lisa Hannigan, debes tener en cuenta que sus sonidos tatuarán todas las sensaciones amargas y positivas en un mismo trazo inolvidable, capaz de soportar las heladas de otoño e invierno.
Track list


1. Home

2. A Sail

3. Knots

4. What’ll I Do

5. O Sleep

6. Paper House

7. Little Bird

8. Passenger

9. Safe Travels (Don’t Die)

10. Nowhere to Go


LISA HANNIGAN – Knots [VÍDEOCLIP]

http://www.npr.org/player/embeddable/video/player.html?i=140539730&m=140609272

Primer vídeo oficial del nuevo trabajo de Lisa Hannigan, titulado Passenger. La canción ‘Knots’ es la encargada de ser la primera cara audiovisual del segundo álbum en solitario de la que fuera compañera indiscutible de Damien Rice.

Como explicaba la misma Hannigan, la idea es que cada color de pintura es un instrumento y pinta a la artista según el tempo en el que aparecen en la composición. Sin duda una idea genial con una colorista y divertida ejecución pero que hace tragar pintura a la solista. “Sabía a tiza mojada“, contaba la irlandesa tras su experiencia.

Sea Sew [Lisa Hannigan]



La emancipación musical de Lisa

Después de que Damián Rice, le dijera a Lisa Hannigan, su compañera de batallas y colaboradora musical, que el “curso creativo entre él y ella” había terminado, Hannigan tenía que tomar la decisión de lanzarse a una carrera en solitario o seguir de flor en flor con otros artistas. Ha sido valiente, y el resultado es este Sea Sew que sabe a otoño y cuenta con una elaboración exquisita y varios registros musicales.

Ser músico en Irlanda es algo predecible y complicado. Todos y todas parecen querer colgarse una guitarra acústica y pisar todos los bares y calles de Dublín en busca de un futuro que rompa con sus penas y expandir una música de una calidad que solo los irlandeses y su perfeccionismo artístico puede alcanzar. Hannigan nos muestra en Sea Sew que no es necesario sumergirse en la melancolía total para hacer un disco que llegue a los más sentimentales, eso habría sido muy monotemático y aburrido para una artista que ha plantado cara a la vida musical en solitario muy en serio.

El cd comienza dejando un puerto irlandés para llevarnos por otros 10 puertos en los que está formado el disco, cada uno con su paisaje, su color y sus emociones. Lisa Hannigan es la capitana, una artista irlandesa que siempre ha sido conocida por ser la marinera del barco que Damien Rice, un grande ya de la música irlandesa, construyó poco a poco durante su vida.

Comienza con Ocean and a Rock, donde ya la cantante, músico y compositora empieza mostrando sus cartas: una buena cantidad de instrumentos para dar mayor constraste, producción exquisita, y una voz bordada con hilo fino. La voz de Hannigan, sin ser demasiado original y característica, logra ser cariñosa e interpretativa junto a sus letras, lo que le da un aire muy cercano y sentimental a sus obras. Tras la batería, guitarra, piano, juego de violines, trompeta… llega Venn Diagram, donde una guitarra acústica y una voz pausada hacen la mayor parte y merito de este segundo tema, pero termina rompiendo en una armonía instrumental que sabe a banda irlandesa. Con Sea Song, Hannigan pide definitivamente que se la tome en serio. Con un ritmo jugueton y una lírica estupenda crea una pieza musical de una rotunda base de percusión y un atractivo en la voz y el juego de instrumentos de cuerda que pone los pelos de punta.

La mayor representación de dulzura y cariño que Hannigan puede alcanzar con sus composiciones está en Splishhy Splashy, canción dedicada al fallecido músico irlandés Mic Christopher. La belleza de esta canción va haciendo cada vez más extrema según el ritmo calmado de guitarra acústica va acompañado de metalófono y una vez más, que para una violinista no puede faltar, un bonito juego de violines y violoncelos.

De todos modos Lisa Hannigan evita ponerse demasiado nostálgica y vuelve a llenar de pintura de colores el álbum con I Don’t Know, simpática y soñadora. Keep it All la sigue con un constante ritmo donde se revuelca la batería con los instrumentos de cuerda mientras que la voz de Hannigan disfruta de esta fornicación.

Pasado ya el ecuador de este breve pero conciso disco, Courting Blues se encarga de ir abriendo las puertas para la recta final con una mareada canción que se deja llevar con notas ascendentes y decadentes a lo largo de su duración. Esta confusión se tranquiliza con la paz de Pistachio, donde Hannigan muestra su gran capacidad lírica de decorar lo cotidiano con sentimientos profundos y transcendentales, “the way of a photo left out in the sun, so i try to sep myself in lilies and flax seeds”.

Una dolida Teeth pide paso en la traca final, una de las más cargadas de sentimiento de este Sea Sew, donde el violín se hace lágrima y el piano una caída en cámara lenta. La manera en que esta canción converge en el final es sublime, donde los instrumentos se ponen guapos para descargar toda la tristeza acumulada y Hannigan pone su voz para explicar ese dolor inerte.

Al final todo llega a buen puerto, ya que Lille se encarga de cerrar este viaje con la dulce Hannigan interpretando una canción que es una sonrisa por sí misma y un “nos vemos en los escenarios”, que es donde un músico de la Irlanda se siente realmente vivo.

Aunque solo sea por morbo, merece la pena ver lo que ha hecho Damien Rice para su siguiente álbum, el resultado de su proyecto de escribir una canción por día en su viaje de 10 días de Dublín a Barcelona, ahí es nada.

Suerte Lisa.

//www.youtube.com/get_player