GEMMA HAYES – Bones + Longing [RESEÑA]

Gemma sueña despierta

La irlandesa Gemma Hayes abraza los sonidos más ‘dreamy’ con un disco que se mece entre unos ecos que reverberan el sonido de bandas como My Bloody Valentine o The Cure a la vez que esquiva la tentación comercial en el tejido de sus canciones. 

Bones + Longing se podría resumir en dos aspectos al igual que nos intenta transmitir el título. Por un lado tenemos ese aura melancólica que siempre ha acompañado al sonido de Gemma Hayes con un alto grado de reverb en su voz y por otro tenemos a la solista de siempre que percute con su guitarra a la vez que saca una voz con mucha personalidad que no pierde su carácter sensible. Con su quinto LP de estudio, la irlandesa sigue sin caer en la tentación de la canción pop sencilla que siga la estela de formatos preconcebidos para convertirse en un producto de radio fórmula, pero sí que logra que tamborileemos con nuestros dedos con canciones como ‘Dreamt You Were Fine‘, un tema con denominación de origen, y ‘Palomino‘, canción con la que se convierte en el ángel de la guarda del incomprendido.

El eco resuena en temas como ‘Iona‘, con un marcado estilo que recuerda a la banda The Cure, el reverb más analógico y convencional de la hipnótica ‘To be Your Honey‘ y el primer single ‘Chasing‘. Lo poco que tiene de umplugged lo encontraremos con ‘Dark Moon‘, mientras que ‘Laughter‘ y ‘Bones and Longing‘ mete el énfasis en el conjunto instrumental. Pero la canción perfecta de Gemma Hayes en este LP se llama ‘Making My Way‘, un tema que el departamento de marketing de los supermercados Aldi han sabido escoger bien para el anuncio televisivo de la campaña de Navidad y que Gemma Hayes esconde en este cajón de ensoñaciones con todos los elementos que la convierten en una de las artistas femeninas más interesantes del panorama actual.

Unos versos que se besan con una buena letra y un estribillo pegadizo son las armas de este tema decorado con el jugueteo de sonidos cuidadosamente colocados por la cantautora. El ‘pero’ de este Bones + Longing está en la utilización de material reciclado del anterior disco Let It Break, como la versión extendida de ‘There’s Only Love‘ en ‘Laughter‘, la letra de ‘To Be Beside You‘ en ‘Caught‘ y otros recortes que utiliza en este último trabajo. A pesar de la belleza del resultado global, no logra justificar ese recurso y le quita grandeza a este LP frente al resto de sus discos.

Tracklist_
1. Laughter
2. Dreamt You Were Fine
3. Iona
4. Joy
5. Dark Moon
6. Palomino
7. To Be Your Honey
8. Chasing
9. Making My Way
10. Caught
11. Bones and Longing

Gemma Hayes: Mínima en Irlanda, eléctrica en Inglaterra

He dedicado un par de fin de semanas de marzo a viajar para disfrutar de la siempre asombrosa actuación de Gemma Hayes durante su gira minimalista en Irlanda y también la actuación que ofreció gratuitamente en la Plaza de Trafalgar de Londres con motivo de las celebraciones del Día de San Patricio.

Os dejo los vídeos y os recomiendo un viaje ‘express’ para ver a esta pedazo de artista que aún sigue de gira por Reino Unido, esta vez cambiando el formato ‘básico-acústico’ por uno más arropado por la banda e instrumentos enchufados.

Gemma Hayes – Let It Break

Destellos desde la nostalgia
Folk, pop, grunge, indie rock, jazz. Gemma Hayes está hecha de tanto que no deja a nadie indiferente. La irlandesa vuelve a demostrar que es la mejor en lo que hace con un disco que te partirá en dos.
La madera y el tapizado de la portada nos adentran en una habitación cálida y llena de historias. Tras la introductoria ‘Don’t Let Them Cut Your Hair’ comienza la primera parte del disco con los temas pensados para radio como ‘Keep Running’ o ‘Shock to my System’.
En estas primeras costillas del esqueleto de Let It Break, Hayes demuestra un dinámico despliegue de voz y se mueve entre los instrumentos como nunca. Su delicada, dulce y perfeccionada voz pone los pelos de punta junto con la ingeniería de sus sonidos.
En la portada Hayes sonríe y sujeta con los dedos una pulsera colorista e infantil. Una imagen que bien define ‘All I Need’, un tema que empieza sonando con un piano desenfadado al estilo de Regina Spektor y termina en una conjunción de cuerdas de producción exquisita.
Los títulos monosilábicos ‘Fire’, ‘Ruin’ y ‘Noise’ son tres joyas de una corona plagada de brillantez. La primera es una preciosa memoria a un amigo que se fue, la segunda un transito entre la vida onírica y la real que acelera el corazón, y la tercera una obra maestra teatral, dramática y profunda.
Pero este cuarto álbum aún tiene más: El semi jazz de ‘To Be Reside You’, es uno de esos temas que su compatriota Damien Rice no nos termina de traer de vuelta; la más folk de todas, ‘Sorrow be Gone’ es un río arrastra penas, y ‘That Sky Again’ es una pieza instrumental de piano y corales muy parecida a lo que nos tiene acostumbrado el canadiense Patrick Watson.
Pero si de verdad queréis oír a Gemma Hayes en plena explosión y estado de gracia, el tema que mejor define el perfil de esta princesa del folk es ‘There’s Only Love’. Un maravilloso tema que comienza solamente con ella y su Fender Telecaster mientras se van sumando elementos de percusión, sintetizadores y más cuerda en lo que termina siendo un chorreo épico de luz y amor. 
Quizás la única prescindible en el cuadro sea ‘Writtle Winter’, un relato sobre la perdida que Hayes casi solloza. Ya sea por el tempo o la temática, pero no hace mucho más que reiterar el concepto del disco, una sonrisa en la oscuridad plasmada en el conjunto del álbum.Una serie de relatos sobre abandonar el mundo de los sueños para abrazar la realidad cuando alguien llega, da la vuelta a todo y te hace sentir humano
Track list


1. Don’t Let Them Cut Your Hair
2. Keep Running
3. All I Need
4. Fire
5. Brittle Winter
6. Shock To My System
7. To Be Beside You
8. Ruin
9. Sorrow Be Gone
10. That Sky Again
11. There’s Only Love
12. Noise


Gemma Hayes – I Worked Myself Into a Calm (Traducida)

Gemma Hayes, sobre todo al principio de su carrera, ha tenido ese puntito grunge que la hacía más interesante a ella, su música y sus directos. I Worked Myself Into a Calm es el tema estandarte de su segundo EP: Work To a Calm (2001). Con el debut de 4.35am y el que lanzó el año pasado, Oliver, Hayes ofrece en sus EPs canciones muy de su estilo, incluidos temas instrumentales como ‘Callas‘ que figura en este ‘Work to a Calm’.

La canción habla de lo difícil que suele ser encontrar un poco de calma o estabilidad para seguir adelante. La lucha por encontrar el desahogo necesario para volver a levantarse.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=fba397a

Me lo trabajé en llegar a una calma
Una paseo lento
Te hará bien
Prueba y tómalo todo
Dijiste
Que me sujetarías
Enséñame como dar la vuelta a este desastre
Puedes llorar
Nadie te está mirando
Puedes llorar, llorar
No puedo aguantar
Sin suerte
Tengo problemas para levantarme a mi misma
Está bien
Me agarro a mi misma
Saco a relucir en mí una mejor salud
Puedes llorar
Nadie te está mirando
Puedes llorar, llorar
Puedes llorar
Nadie te está mirando
Puedes llorar, llorar
Todas las cosas buenas deben cambiar
Y lo pelearía
Si pudiera
Todas las cosas buenas deben cambiar
Me lo trabajé en llegar a una calma
Me lo trabajé
Puedes llorar
Nadie te está mirando
Puedes llorar, llorar
Puedes llorar
Nadie te está mirando
Puedes llorar, llorar
Todas las cosas buenas deben cambiar
Y lo pelearía, si pudiera
Todas las cosas buenas deben cambiar

I Worked Myself Into a Calm
A slow walk
Will do you good
Try and take it all in

You said
You’ll hold me down
Show me how to turn this mess around

You can cry
No one is looking at you
You can cry, cry

Can’t stay
Out of luck
Have trouble trying to wake myself

That’s alright
I caught myself
Dragged me up to better health

You can cry
No-one is looking at you
You can cry, cry

You can cry
No one is looking at you
You can cry, cry

All good things must change
And i’d fight it
If i could
All good things must change

I worked myself into a calm
I worked myself

You can cry
No-one is looking at you
You can cry, cry

You can cry
No one is looking at you
You can cry, cry

All good things must change
And i’d fight it, if I could

All good things must change

Gemma Hayes – In Over my Head (Traducida)

El canto alejado de unos pajarillos y el sonido de un campanario en la lejanía pasan a un segundo plano cuando un acorde intermitente de guitarra acústica entra en escena. Esta es una de las mejores canciones-despertador.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=32f6fb0

Obesesionada



He guardado todas las cositas que me escribiste

Las llevo allá donde voy

Mantiene a la oscuridad alejada de la puerta

Me hace feliz

Ahora estoy obsesionada

Estoy obsesionada

Contigo

Levántate, deja que el invierno caliente tu piel

Te deja cuando menos te lo esperas

Esto es lo que me haces

Ahora estoy obsesionada

Estoy obsesionada

Contigo

Ahora estoy obsesionada

Estoy obsesionada

Contigo

Enlaces relacionados:

Gemma Hayes, St.Collumbs Hall de Derry 21.11.09

Música a prueba de apagones

Una ciudad norirlandesa llamada Derry. Un enorme apagón. Un milagro. Un concierto. Gemma Hayes. Una noche mágica. La historia de un concierto que pasó de no existir a mostrar toda la dulzura de una de las mejores músicas irlandesas hoy en día.

Llegamos a Londonderry la misma tarde que Gemma Hayes actuaba. Para nuestra sorpresa, esta ciudad de 100.000 habitantes se había quedado sin luz hacía unas horas. ¿Qué pasa con el concierto? Los irlandeses son expertos en música y en milagros, por lo que la luz volvió justo para una rápida prueba de sonido y poder empezar el concierto a eso de las 9.

El lugar se llamaba St.Colums Hall, un frío teatro que recordaba a aquellas actuaciones infantiles teatrales de colegio, “me dan ganas de ponerme a bailar”, confesaba Hayes imitando un baile de tacones. Hacía mucho frío dentro, las butacas (ocupadas por un discreto público que no llegaba a 100 personas) permanecían oscuras ante la mirada de Gemma Hayes, “es extraño que vosotros podáis verme a mi pero yo a vosotros no”. La simpatía y humor de esta artista abría cada una de las canciones, pero nunca perdía la concentración para lo que se había subido al escenario: cantar y tocar.

Empezó calentando la sala con tres temas de su segundo álbum, The Roads Don’t Love You. Era ella, su acústica y un apoyo de guitarra eléctrica que le proporcionaba un hombre llamado Joe, escondido bajo un gorro blanco. Los ‘endings’ de cada canción eran espectaculares, y a Hayes se la veía disfrutar con cada uno de ellos ya que no paraba de sonreír mientras le daba a la guitarra y taconeaba con un pie.

Siguió con dos temas de su primer álbum. Al tema de espíritu grunge Let a Good Thing Go le dio una vuelta acústica muy interesante, y con 4:35am nos contó una historia de amor a altas horas de la madrugada con el puntillo y en un coche, “algo que no es muy seguro”, añadía Hayes.

Lleva meses trabajando en su próximo álbum, por lo que era evidente que pondría a prueba una de sus últimas piezas como la deliciosa Waiting for you, la extrema romántica Shock to the System y la genial Tokyo con un final rompedor. Esta chica lo tiene todo: Buenas canciones, unas letras salvajes sin cautividad, un absoluto control con la guitarra, y la voz más dulce que se puede oír ahora mismo. ¿Qué le falta a esta nominada en los prestigiosos premios Mercury? Fama. Si la logra o no es por cuestiones de promoción, pero la calidad musical está ahí y no parece cesar tras el pedazo de disco que sacó con Hollow of Morning, indispensable.

De este último disco lanzó algunas en el concierto como In Over my Head, que sonó como nunca, o Chasing Dragons, que paralizó toda la sala, hasta el punto que daba miedo respirar ante una canción tan profunda y abrumadora.

Realmente su último trabajo es Oliver, el EP que se vende en formato electrónico y del cual Hayes tocó el tema homónimo y la versión de Jackson Browne These days en los bises.

Como en el anterior concierto al que pude asistir (allá por el 2006 en Londres), Hayes dedicó un tiempo tras su actuación para fotos, autógrafos y charlas con los que disfrutaron de una noche mágica de verdad.

Tuvo dos teloneros, pero me quedo con Ann Scott. Con su perfil triste y asustado, tocó con la acústica algunos de sus temas, “no me fío nada de lo eléctrico hoy después del apagón”, decía la artista. Me recordaba un tanto a Sol Seppy, una música que se mueve tras una neblina oscura, de melancolía y dolor asimilado. A veces se le iba un poco la voz, supongo que por la complejidad a la hora de concentrarse en los cambios rápidos de acordes, por lo que suena mejor e incluso más positivo en estudio por lo que he podido comprobar. No es exactamente el ideal de telonero para animar la entrada de cualquier artista, puede agotar a aquellos que no toleren demasiados grados de música sombría. Colaboró en algunas de las canciones de la actuación de Hayes como en la percusión 4:35am o el metalófono en Oliver.

Solamente espero que no pasen otros tres años hasta que pueda ver a Gemma Hayes otra vez, porque cada vez que veo una de sus actuaciones me doy cuenta de lo que me estoy perdiendo y es mucho. Su música es inagotable y no agota. Estaremos pendientes de su próximo álbum para la primera mitad del año que viene.

Sala 4 Un teatro con butacas y buena acústica. ¿Qué más se puede pedir para un concierto básico? Fallaba quizás la iluminación y sobre todo la temperatura, que tenían a los músicos y público helados.

Público 4 Participativos, respetuosos y con buen sentido del humor. Gemma Hayes decía que estaba demasiado callado, que se echaba en falta el sonido de botellas y vasos. No faltó más para que todos aquellos que tenían una bebida chocasen sus vasos y botellas para provocar varias carcajadas tanto en el escenario como en los asientos.

Teloneros 4 Fueron dos artistas irlandeses para quitar el hambre y entrar en contexto. Algo tímidos pero cumplieron.

Setlist

1. Easy on the eye

2. Happy Sad

3. Nothing Can

4. Let a good thing go

5. 4:35am

6. Waiting for you

7. Shock to the system

8. Back of my hand

9. In over my head

10. Chasing dragons

11. Tokyo

12. Oliver

13. Out of hands

——————-

14. These days

Imágen y sonido: Mezken

Más fotos / Más vídeos


Olvier, el nuevo videoclip de Gemma Hayes

La artista irlandesa no para. En marzo lanzó por iTunes su nuevo EP, Oliver, y ahora nos ofrece este bello y sencillo vídeo que encaja a la perfección con la canción. La mujer que abandonó por completo la música durante dos años tras el lanzamiento de su primer disco, está más fuerte que nunca y nos ofrece este homenaje a un amigo muy especial llamado Oliver.

The Hollow Of Morning [Gemma Hayes]

Dulce estado de ensoñación

La artista irlandesa Gemma Hayes crea en su tercer álbum una obra en la que converge todo lo mejor de ella: letras que son para los sentimientos como el alfiler a la piel, una producción exquisita, música dulce, melodica y acogedora, y un absoluto control sobre la guitarra acústica.

A pesar de su paso por el ya decaído Festimad de la edición 2002, Gemma Hayes no es una gran conocida en nuestro país como pasa con otros aquellos artistas que no están (aunque estuvieran) arropados por una discográfica de masas y promocionados con 5 videoclips por álbum. Con The Hollow Of Morning, la artista nacida en el condado de Tipperary logra pulir aún más su propio sonido, característico por su guitarra acústica completada por una edición de sonido basado en guitarras eléctricas, teclados, sintetizadores… todo el fruto de una constante arriesgada experimentación que la ha llevado a conseguir semejante melodía limpia y muy personal.

La temática que prima en sus canciones es primordialmente el de las relaciones amorosas o amistosas, incluidos sus varapalos y suspiros. La pena que transmite en absolutas obras de arte como At Constant Speed o Sad Ol Song son muestra de que esta mujer sabe donde apretar para que el sentimiento florezca. Y es que este disco suspende al que lo escucha en un estado de ensoñación del que no desea escapar, la melancolía en el preciosismo más alto. This Is What You Do, que introduce al LP, muestra la última tendencia de Gemma Hayes, con una voz más experimental pero más cómoda consigo misma. La línea continua con el primer single, Out Of Our Hands, una canción muy en su línea aunque como primer single no llega a impactar tanto como los que presentaron los anteriores discos, cuenta con un acabado perfecto y es 100% de su estilo. January 14th es esa canción que a veces se atreven los músicos a incluir en sus LP, de corta duración, una base acústica monótona que encaja perfecta con la voz de la cantante y un giro final en el ritmo que lejos de pasar desapercibido es donde la canción aflora y la hace merecedora de la tercera casilla en el orden de los temas.

El estado e ensoñación mencionado se atisba claramente en Home, donde todo (batería, sintetizadores, bajo) se nivela en volumen y ritmo para crear un carrusel de una arquitectura musical propia en la señorita Hayes. In Over My Head abre con campanas de iglesia lo que es un tema de ritmo ascendente, donde el trabajo de la acústica y la melodía de la voz hacen el mejor trabajo. Chasing Dragons es aquella modesta canción de solamente guitarra y voz pero tan letal como una orquesta, una joya llena de sentimiento. Para canción pegadiza está Don’t Forget cargada de todos los elementos para hacer una canción Gemma Hayes lo más completa posible: línea de bajo que anuncia ya de por sí el sonido de la artista, voz melosa, acústica con gran protagonismo, y unos sonidos editados de manera única que no solamente decoran sino que completan la canción, muy pegadiza. Sad Ol Song es una pradera verde que torna a marrón y culmina en un brillante cielo azul, una canción para cerrar los ojos y dejarse llevar por todo ese inmenso espacio que recrea. La última canción en la que escuchamos la increíble voz de Hayes es At Constant Speed, una de sus mejores creaciones hasta la fecha, por letra, música, originalidad, producción, calma y delicadeza, algo muy difícil de pasar por alto. Finalmente Hayes se atreve con una instrumental para cerrar la obra, del más puro estilo irlandés de guitarras, teclados, una tranquila batería… sabe a cierre de una creación musical de la que sentirse orgullosa.

En esta ocasión Hayes cuenta con la colaboración del músico irlandés Joe Chester que realiza coros en los temas como Out Of Our Hands o At Constant Speed.

Aunque actualmente esté solamente de gira por Gran Bretaña e Irlanda, está estimada una gira para septiembre alrededor de Europa, crucemos los dedos.