BBK LIVE 2012, viernes 13 de julio, Bilbao

El BBK se viene arriba
Por cartel y actitud, el BBK Livesupera al indestructible FIB. Bandas como Noah and the Whaleahuyentan el mal tiempo de la tarde y Radiohead arropa a los casi40.000 asistentes al llegar la noche.
Radiohead es humano. No en el sentidode equivocarse, que volvieron a dar en Kobetamendi un conciertoimpecable, si no por la imposibilidad de guardar dentro elsentimiento de pérdida por el fallecimiento de Scott Johnson,técnico de sonido de la banda, tras el hundimiento del escenariomientras preparaban la actuación para uno de sus conciertos enCanadá.
Con una puesta en escena era humilde, dadoque su impresionante despliegue de pantallas y luces se perdió en elaccidente, Radiohead volvía a España tras cancelar sieteconciertos por causa de la tragedia. Aún así salieron, sin delirios de grandeza, para centrarse en los temas de sus últimos dos discoscomo ‘Bloom’, la ágil y longeva ‘15 Steps‘, la eléctrica sobrecargade guitarras de ‘Bodysnatchers‘ o la recuperada y potenciada ‘GoodMorning Mr. Magpie‘.
Fue un concierto centrado en loelectrónico y lo cíclico. Una actuación embrujada, nocturna y casi  fúnebre de no ser por la simpatía y humor de ThomYorke y las ganas que le ponen estos cinco hombres sobre elescenario. No todo iba a ser baile y viaje, también lanzaron besos ala audiencia como ‘Pyramid Song‘, la conmovedora ‘Nude‘ o la reciente ‘The Daily Mail‘, pasando así de la frenética matemática a la exactitud de unsonido limpio apoyado sobre el piano de Yorke.
Su disco más afamado, elOK Computer, quitaron la sed de muchos fans al uso de Radiohead con temas como ‘Karma Police‘ y ‘Paranoid Android‘, que cerró una actuación máscorta que lo ‘prometido’ en el horario del festival.
Por la tarde, un viento agresivoempujaba las grises nubes ysacudía los escenarios recordando la tragedia. Pero grupos como Noahand the Whale hicieron que la lluvia no fuera más que unaamenaza. Con una actuación positiva, los ingleses dedicaron más dela mitad de su setlist a introducir su nuevo disco, Last Night onEarth. De este último trabajo, las que más calaron fueron ‘Waiting My Chance To Come‘, el estribillo de ‘Old Joy‘ y ‘Tonight is the Kind of Night‘,canción que introdujeron mencionando a Radiohead como el cabeza decartel de un festival que podía pasar de todo.
Resumieron la melancolía de suanterior trabajo en un solo tema, ‘Blue Skies‘, que no desentonó enuna actuación positiva llena de sonrisas cruzadas y con un CharlieFink que no paraba de saltar de monitor en monitor, disfrutando comoun nene de la actuación.
Luego llegaron al mismo escenario TheKooks, manteniendo ese espírito de festividad y cumpliendo con unbuen concierto de sonido perfecto y performance envidiable. Por elnuevo escenario que estrenaba el festival, el más pequeño de lostres (sin contar el escenario Vodafone), pasaron los Here We GoMagic, un grupo producido por el quinto Radiohead, Nigel Godrich, que trajo desde Brooklyn canciones en ‘loop’ pero de unaintensidad creciente que supieron controlar en todo momento con temastan abundantes como ‘Collector‘ o ‘How Do I Know‘, hasta atraer al escenario a unnúmero de personas infinitamente mayor que el que se podía ver alprincipio.
Los demás días del festival ya teníanun cartel y acogida envidiables, pero es que lo del viernes 13 fuealgo terrorífico para cualquier festival que quiera plantarle caraal BBK Live, a quien ya tenemos que tratar de ‘Don’ BBK Live por todolo que está demostrando cada año. Ahora falta esperar si no se hanpuesto el listón muy alto con esta y las anteriores ediciones conrespecto a la que ya estarán preparando para el 2013.Sea como sea, el BBK está más ‘live’ que nunca.  

DÍA DE LA MÚSICA, 22-23.06.12, Matadero de Madrid [CRÓNICA]

“Solamente nos queda la música”
Los amantes de la música volvieron a sonreír con una serie de conciertos que hacían tributo a ese placer que llega en verano con forma de festival todos los años.
Los días más fuertes del festival arrancaban con un público más arrimado a las sombras que a los escenarios. Pero por suerte para la salud de los asistentes, tres de los escenarios disponibles estaban a cubierto y bastante fresquitos.
El que tenía el escenario más ocupado era el Spotify, que comenzaba el viernes con un cartel femenino capitaneado por la genuina St.Vincent; seguía un cartel masculino con los fantásticos Bear in Heaven de Brooklyn y la fiesta irrefrenable de los barceloneses Mendetz; para finalmente terminar con un hombre y una mujer que llevan 10 años en el cotarro pero dada su desgana y poca fuerza parecía más bien que llevasen 40 años: The Raveonettes, que ya sea por el vuelo con escala que se habían pegado desde Nueva York o por simple falta de actitud, salieron a dar la mitad.
Cuando alguien piensa en la palabra ‘música’ no tiene por qué siempre ser algo relacionado con el ‘indie’ o los modernos. Para respetar la universalidad de la música, los del día de la música han intentado meter ‘un poco de todo’, y prueba de ello fue Lee Fields & The Expressions, una especie de reencarnación de James Brown que animó la tarde, sacudió el calor y atrajo el olor a porro entre la audiencia.
Se arrimaba la noche y nada mejor que la sensualidad y sensibilidad del introvertido James Blake, que se atrevió con un festival español tocando temas poco o nada bailables, algo que, como dijo horas antes el cantante de Bear In Heaven, era algo poco recomendable, “tocar una canción lenta en un festival es muy peligroso, pero es que nosotros somos muy peligrosos”. El que arriesga gana y no defraudó, así el público ahorraba fuerzas para la energía de Two Door Cinema Club, los autores de la canción que más sonaba entre concierto y concierto del festival, ‘Something Good Can Work‘.
El sábado empezaba sentado en los escenarios cubiertos con la notable actuación del irlandés que cautivo al auditorio del escenario Rockdelux. Los primeros valientes que salieron al sol a tocar fueron Fanfarlo, quienes aguantaron el tipo en todo momento y ni siquiera su líder Amos Memon se desabrochó ninguno de los botones de la camisa. Les siguieron los tejanos Spoon, desde el otro escenario principal, con un rock más británico que americano demasiado movidito para la que estaba cayendo.
Las actuaciones estrella fueron la que dieron los de Mercury Rev tocando única y enteramente su disco más afamado, el Deserter’s Songs; y la exhibición de Maxïmo Park, expertos en causar sensaciones entre el público español. Ambas bandas brillaron con un foco de luz centrado en su líder. Jonathan Donahue para los de Mercury Rev estaba pletórico con su botella de vino, brillantina en las mejillas, una sonrisa casi permanente y una actuación que rozaba la entereza teatral. Paul Smith, junto a sus Maxïmo Park, salió a comerse la noche como un vendaval. Sus saltos, su voz, sus movimientos de cadera y su enorme carisma fueron potenciados con la gran actuación de los suyos, que tocaron como nunca ante un público habitual que es el español. Al contrario que el homenaje nostálgico de los de Donahue, los británicos optaron por promocionar su nuevo disco, The National Health, que sonó a nueva gloria. Smith era consciente de que allí se rendía culto a la música, “Europa está fatal y todo va a peor, solamente nos queda la música”.
Aunque se no olvidaron los temas obligados como ‘Girls Who Play Guitars‘, ‘Apply Some Pressure‘, ‘Limassol‘ o ‘Going Missing‘; siempre queda esa sensación de que fue demasiado corto, y es que los de Newcastle se hartan de visitar nuestro país, pero desde hace ya años lo hacen únicamente en festivales. Dejaron atrás su anterior disco, Quicken the Heart, reservándole únicamente una sola canción del mismo, ‘Questing Not Coasting‘, para el setlist. El espectáculo que dieron en el escenario RNE3 daba calambre, fue una maravilla.
Fue un día marcado por el partido de la selección española ante Francia para los cuartos de final de la Eurocopa, que dividió al público entre los que optaron por ver a Love of Lesbian y los que se quedaron viendo el partido desde las pantallas gigantes. Así se demostró que fútbol y música no son incompatibles y que cada uno puede elgir su entretenimiento sin fastidiar el del otro.
La noche no duró mucho más y se despidió con Metronomy en el escenario principal y Apparat en el escenario Spotify con la gente ya más relajada, bebiendo mojitos, degustando las fantásticas hamburguesas caseras del festival o dando los últimos botes que permitía el cuerpo.
Un buen lugar, un buen cartel y un ambiente positivo son algunas de las sensaciones que dejó el Día de la Música 2012 en el Matadero de Madrid. Un ‘día’ irrepetible en un festival que dan ganas de volver a disfrutar en próximas ediciones. Sin tener unos pretenciosos ‘cabezones’ de cartel, esta gran iniciativa se convierte ya en un festival de referencia en Madrid.

IMÁGENES DEL FESTIVAL

Radiohead+ENEMC (Daydream Festival de Barcelona)

Espíritus de melodía

Tocaron todo su último disco, fueron más melódicos que cañeros, y sobre todo dieron una exhibición de perfeccionismo musical. Arte absoluto.

Va llegando el verano y con él los festivales de cada vez mejor calidad en nuestro país, y no se me ocurre una manera mejor que empezar este jolgorio musical que con un festival en el Parc del Fórum de Barcelona donde Radiohead es el protagonista. Este recinto, que se nota que esta preparado para este tipo de eventos, colocó el pasado jueves 12 de junio como ya avanzábamos, a Radiohead en un festival que les sentaba muy bien en cuanto a cartel.

Centrándonos en el gran grupo de la tarde (dado que era un festival de un solo día), los británicos de Oxford dieron lo mejor que tenían en sus bolsillos presente que solo contaba con esa oportunidad para verlos en nuestro país. Para que esta actuación hiciera las veces también de gira promocional de su nuevo disco, tocaron todos sus temas del In Rainbows, incluyendo la soberbia, aunque que siempre pierda calidad sonora en directo, 15 Steps, pasando por la tan bonita cuna musical Nude y por su puesto como no, el single Jigsaw Falling Into Place, una de las mejores de la noche y un autentico punto de catarsis. Pero Radiohead dio para más, para mucho más. Sobre sus cabezas iban arropados por una muy vistosa iluminación que consistía en una especie de varas luminosas de diferentes largos que descendían desde el techo del escenario creando así un efecto cueva-lluvia, y ofrecía una muy amplia gama de luces y efectos, todo ello acompañado de otros apoyos luminosos y unas pantallas al fondo y laterales del escenario que dieron mucho juego a la hora de retratar a los cinco componentes.

El set list repasó la historia de Radiohead desde The Bends hasta nuestros días, levantando a las miles de personas con bombas rítmicas y sonoras como There There o Idioteque (solo la sensación de tocar esta canción a Radiohead le debe de hacer desear llegar al siguiente concierto), o la casi nunca ausente Paranoid Android. Radiohead NUNCA repite lista de canciones en ninguno de sus conciertos, y prueba de ello fue la inclusión de la poderosa, ruidosa y machacona Bangers & Mash, una de las joyas que incluye el segundo CD del último álbum, el cual solo se encuentra en ediciones limitadas. Otra prueba de esta norma de ofrecer una obra diferente en cada concierto se vio una vez más en el cierre, cuando reenchufaron las guitarras para tocar Planet Telex, una canción perteneciente a The Bends que transporta a la época de transición de Radiohead que tuvo entre su primer y segundo álbum.

Era una noche de verano perfecta, Radiohead no quería asustar a esa luna que a veces se escondía detrás de las lunas, y tiro de una temática apoyada en el preciosismo y la belleza melódica, y esa faceta es, para ser un grupo imposible de catalogar, una de las más pulidas por los de Thom Yorke. Y es también esta habilidad la que la Ensenble Nacional de España de Música Contemporánea (ENEMC) utilizó para ofrecer la guinda de la noche, cuando todos los que disfrutaron de Radiohead se introdujeron en el Auditorio del Parc del Fórum para disfrutar de una autentica maravilla. Versionar a la banda británica es un reto casi imposible, y si se trata de interpretar con una orquesta de 15 personas los temas más carismáticos de Radiohead, el mérito por haberlo conseguido y levantar a la mitad del auditorio es muy grande.

Publico: 3.5/5 Sonido: 3.5/5

Setlist
15 Step
Bodysnatchers
All I Need
Airbag
Nude
Pyramid Song
Weird Fishes/Arpeggi
The National Anthem/Hunting Bears
Faust Arp
Videotape
The Gloaming
Optimistic
There There
Lucky
Reckoner
Everything In Its Right Place
Jigsaw Falling Into Place

House Of Cards
Paranoid Android
Bangers + Mash
The Bends
Idioteque

You And Whose Army?
Planet Telex