CHRYSTA BELL, Sala Charada, 27.03.14 [CRÓNICA]


Vivir en una peli de David Lynch
Con Chrysta Bell, el rostro femenino del universo Lynch, la música del director por fin se sube a un escenario en nuestro país para meternos dentro de una de sus películas.  

La voz de David Lynch sonaba por los altavoces cuando Bell tomaba la escena cuan femme fatale mientras el techo de luz de la sala Charada teñía de rojo las caras de los asistentes. “¿Habéis escuchado mi disco?”, preguntaba ella a la hora de presentarse, seguido de una tímida respuesta de algunos que ya fueron con los deberes hechos. La atmósfera ya estaba lograda y la conexión con el público establecida. Ya estaban todos metidos en la película.

Sensual, la artista de Tejas regalaba en cada canción un sutil estriptis. Primero el pañuelo y luego la chupa de cuero, para finalmente soltarse el pelo con ‘Do You Love Me?’. Caminó hacia el final de la película con ‘All The Things’, una de sus favoritas que ha escrito con David Lynch y la que mejor refleja ese romanticismo que recuerda a algunas de las escenas más memorables de Twin Peaks y la filmografía del estadounidense. 

La obra de teatro particular de Chrysta Bell desapareció tras el escenario para volver con un tema más antes de cerrar la noche. Su cuerpo, su voz y su alma se volverían a contonear una vez más antes de perderse en la oscuridad de los créditos finales. Su mirada pícara pero a la vez nostálgica se posaría un instante más en un público que se preguntaba para sus adentros “¿me está mirando a mí?” y respondía con una sonrisa de agradecimiento y placer.

Para ese último pase, Chrysta Bell decidió llevar a los presentes hasta un oscuro bar de Tejas con ‘Sycamore Trees’, la cara más terrorífica, peligrosa y siniestra del universo Lynch. Las campanas resonaban por los altavoces de la sala para hundir el escenario en la noche más oscura.

Así se fue ella, invitando a los que acudieron hasta allí a comprar su disco firmado justo después de cantar la última línea de la noche: “ojalá esta noche no terminase nunca” de la canción ‘Swing With Me’. Pero toda bobina tiene un final y los asistentes fueron despejando la pista tras haber sido los figurantes de esta nueva película de Lynch

Set list
1. Real Love
2. Friday Night Fly
3. Moonbeams
4. Angel Star
5. This Train
6. Slow
7. Dreams
8. Do You Love Me?
9. All The Things
10. Bird Of Flames
11. Down By Babylon
—————————-
12. Sycamore Trees
13. Swing With Me


DAVID LYNCH – Crazy Clown Time [CRÍTICA]

Cállese señor Lynch
David Lynch pasa del cine a la música con un álbum que respira las nieblas y sueños de su trabajo en el cine. La única pega es su voz, que sobra mucho y rellena poco.   
El ‘payaso loco’ entra con fuerza con Pinky’s Dream, donde Lynch introduce a la surcoreana Karen O, vocalista de los Yeah Yeah Yeahs, para dar voz y alma a este tema.
Tras un comienzo nada electrónico, entran bellezas futuristas como Good Day Today y el tema bucle Noah’s Ark, que recuerda al trip hop de Massive Attack.
Su voz chillona cumple la misión de inquietar al oyente, pero termina molestando en temas como ‘I Know’ o el característico surf oscuro de ‘Football Game’.
La exuberancia que siempre ha acompañado a los personajes femeninos de Lynch reaparece en los ritmos de ‘So Glad’, en la que mejor canta, ‘The Night Bell With Lightning’, ‘Movin’ On’ y el sombrío blues que le pone título al álbum: ‘Crazy Clown Time’.
Este LP resume en la imagen distorsionada de la boca de una mujer fumando un cigarrillo. David Lynch sigue creando cine, pero esta vez solo con música. 

Tracklist

1. Pinky’s Dream

2. Good Day Today

3. So Glad

4. Noah’s Ark

5. Football Game

6. I Know

7. Strange and Unproductive Thinking

8. The Night Bell With Lightning

9. Stone’s Gone Up

10. Crazy Clown Time

11. These Are My Friends

12. Speed Roadster

13. Movin’ On

14. She Rise Up

Lo que va de verano…

Durante mi periodo viajero-veraniego he tenido la oportunidad de disfrutar con buen cine y esperanzadores adelantos musicales.



De las películas con las que he tenido el placer de refrescarme destaco las siguientes:



Los Mundos de Coraline: El director de Pesadilla Antes de Navidad, Henry Selick, se arriesga con la misma técnica de animación que utilizara para su obra maestra en Disney, es decir, más maquetas y figuras con miles de expresiones faciales y menos animación por ordenador. El resultado es un gran alucine y belleza visual, y cuenta con una historia que, aunque se acerca más al público adulto que al infantil, es una fantasía psicodélica y excéntrica que engancha de principio a fin..



Resacón en las Vegas: Divertidísima e intensísima comedia sobre una despedida de soltero en Las Vegas. No es la típica película americana sin gracia. Personajes con carisma, con caracteres diferenciados y un argumento que riza el rizo. Cada vez cuesta más reírse con una comedia americana pero esta os sorprenderá. Las carcajadas de la sala de cine logran a veces tapar los diálogos de los protagonistas.



Terciopelo Azul: Echando la vista hacia el trabajo de David Lynch me encontré con tres joyas muy diferentes entre sí. Terciopelo Azul es una historia de suspense de las que mantienen tu columna vertebral alejada del respaldo. Cuenta con unas interpretaciones antológicas por parte de Dennis Hopper e Isabella Rossellini y una de las mejores direcciones de Lynch, donde saca su lado más erótico-violento, oscuro y peligroso. El morbo se salta los límites morales en el film, pasando del placer al dolor de manera confusa y escalofriante.



Carretera Perdida: Hasta la fecha, junto con su última película Inland Empire, este film es el más confuso, complejo y asfixiante de la filmografía de Lynch. Todo empieza en la casa de un matrimonio, donde reciben una cinta de video donde les graban mientras duermen. La sensación de escalofrío apenas cede en toda la película. Uno de los personajes más espeluznantes de la colección de Lynch, Robert Blake, (un actor que fue acusado de homicidio, pero finalmente inocente, en 2005) congela el alma de Fred Madison (Bill Pullman) con su mirada, hasta el punto de que Pullman parece pasar verdadero terror. Es como si una pesadilla se pasase a formato de largometraje.



Una historia verdadera: Aquí David Lynch muestra su lado más entrañable y humano de toda su carrera. Es la historia de un hombre anciano que recorre más de 800 kilómetros en un cortacésped para llegar al pueblo donde vive su hermano, quien ha tenido un ataque al corazón y con quien lleva sin hablarse diez años. La america rural, la del country, se retrata con calma, estética y cuidado en este film. La familia, la amistad, el civismo, los desafíos personales, traumas de experiencias y guerras del pasado. Sentirse como el único compañero de viaje de Alvin Straight (Richard Farnsworth) es un auténtico lujo.




En cuanto a lo musical….

No More Stories EP: Mientras esperamos al lanzamiento del nuevo disco de Mew para el 25 de agosto, los daneses han colgado en iTunes un EP con dos de las nuevas canciones del próximo LP, más tres caras B que merecen la pena su escucha aunque no alcanzan el nivel de las que formarán parte de su próximo trabajo.



Grace Around the World: Hace una semana tuve la suerte de hacerme con el Grace Around the World de Jeff Buckley, en concreto la edición ‘fan pack’. Esta caja incluye un DVD con actuaciones en varios países (Francia, Alemania, Inglaterra, Japón y USA) durante su etapa de promoción de su épico álbum Grace; un CD con algunas de estas actuaciones; y un DVD con el galardonado documental independiente ‘Amazing Grace, que retrata la basta influencia que ha supuesto la música de Buckley, por medio de entrevistas, actuaciones, testimonios de quienes le conocían y artistas (críticos, músicos, pintores, coreógrafos…) a los que la obra de Buckley les ha supuesto un antes y un después en su arte. Este film se estrenó hace un par de años en 25 festivales de cine por todo el mundo pero no había salido en DVD hasta ahora, y resulta imprescindible para aquellos que quieran ahondar en la vida y consecuencias de este artista de multi-registro en uno de los mejores documentales, junto al realizado por la BBC, sobre el artísta.



Esta edición ‘para fans’ cuenta además con la descarga digital exclusiva de un concierto inédito en Seattle, algo que merece tanto o más la pena que el primer DVD y el CD del pack. Un póster, varias postales, y otros ítems vienen acompañando este pack, más un libro con fotos inéditas y entrevistas al afamado artista americano. Un lanzamiento de lujo para los que admiramos al irrepetible Buckley. La edición normal se puede pedir por Internet, aunque el ‘fan pack’ es solo para residentes en EE.UU.



Joan As Police Woman en Madrid: Siguiendo por la misma senda, la que fue el amor de Jeff Buckley durante un tiempo, Joan Wasser, vuelve a Madrid con una banda diferente a su anterior actuación en la sala Heineken pero con grandes expectativas, “estoy de gira con una flamante banda nueva que me fascina cada noche y hará lo mismo con vosotros, os lo aseguro”, asegura en su página la artista neoyorquina. Esta vez actúa en la Casa Encendida, el domingo 19 de este mes, por el increíble precio de tres euros (o dicho de otro modo, visita obligada). Una actuación que entra en la serie de conciertos La Terraza Suena 09 que organiza la Casa Encendida este verano del cinco de Julio al 30 de agosto. Cada actuación vale lo mismo, tres euros, y la programación la forman: Lucky Dragons, Juana Molina y Kart Brau, entre otros.



Os dejo con una actuación en estudio de Jeff Buckley, una de las mejores versiones jamás creadas en la historia de la música: Hallelujah, de Leonard Cohen.



Feliz y calido verano para todos.

Sputnik, mi amor

La pasión que alcanza las estrellas



Haruki Murakami escribe en Sputnik, mi amor, una historia de fantasías, viajes físicos y psíquicos, y aventuras en la que los tripulantes son un joven profesor, su íntima amiga y deseada Sumire y la gota que colma el vaso en la novela, Myu, la fantasía lésbica e intelectual de Sumire.



“Desde que murió mi perro, empecé a pasar mucho tiempo encerrado en mi habitación, leyendo. Y es que el mundo de los libros me parecía mucho más real que el mundo que me rodeaba. Allí se abrían paisajes que jamás había visto. Los libros y la música se convirtieron en mis mejores amigos”.



Haruki Murakami cuenta, en Sputnik, mi amor; con unos personajes introvertidos y únicos al igual que en Tokio Blues. En esta historia, un jovencísimo profesor se encuentra en el triangulo amoroso con su mejor amiga Sumire, la cual está enamorada de una mujer llamada Myu.



Todo parece una entretenida novela de amores, pasiones y rarezas juveniles; pulcra, natural y detallada como el autor japonés nos tiene acostumbrados. Hasta que Sumire viaja con Myu a Grecia y ocurre algo que da un giro violento a la trama y la forma de la historia.



El profesor, al que solo se le conoce como K., narra una historia desde una butaca humilde, apenas hablando de sí mismo sino dando protagonismo a Sumire, la persona que realmente llena su vida.



Las influencias que Murakami tiene del director surrealista David Lynch son evidentes en Sputnik, mi amor. El autor japonés juega con la subconciencia de los personajes, clona sus almas, y los emborracha de confusión y extrañeza.



El clímax del libro se encuentra realmente en el nudo, durante el suceso de Grecia, porque el desenlace da la sensación de que a Murakami le faltaron páginas, o la imaginación perdió su llama cuando más la necesitaba.



Es sobre todo una novela que invita a la reflexión sobre como llegar a las personas, a sus pasiones, a los rincones más ocultos, los traumas y las razones de algunos de sus comportamientos, a veces inexplicables.