COLDPLAY – A Head Full of Dreams [Reseña]

P { margin-bottom: 0.21cm; }

Universalizando el amor
Chris Martín quiere que sepas que está mejor y para contártelo ha traído a invitados como Beyoncé, Noel Gallagher, Gwyneth Paltrow y hasta a su hijo pequeño en un disco optimista pero poco innovador.
★★★☆☆
Era evidente que después de la noche y la nostalgia de Ghost Stories iba a llegar este amanecer hippie de títulos positivos como A Head Full of Dreams. Parece que Chris Martin tiene tan superados sus problemas matrimoniales con Gwyneth Paltrow que incluso la invita a ser el eco que resuena en la acogedora ‘Everglow‘, pero el británico vuelve a provocar a sus fans más clásicos tonteando con otra voz superventas como Rihanna en ‘Hymn For The Weekend‘. Sin embargo, tanto la madre de sus hijos como Beyoncéson muy discretas en sus colaboraciones, al igual que sucede con la guitarra difícil de diferenciar de Noel Galagher en ‘Up&Up‘.
Y es que por suerte el séptimo disco de este cuarteto británico no se trata de inflarse de duetos para atraer la atención de un público más amplio, pero sí que peca de innovar demasiado poco teniendo en cuenta las revoluciones pasadas que protagonizaron Martin y los suyos. ‘Adventure of a Lifetime‘ es un tema pegadizo, te guste o no, porque llega justo para convertirse en la banda sonora de las compras navideñas de este año con un ritmo disco que parece inspirarse en la exitosa fórmula de Daft Punk.
A Head Full of Dreams se hace más interesante a partir de la segunda mitad, con Tove Lo acompañando a Chris Martin en un dulce dueto que mira hacia una relación destruida sin ira. Continúan las colaboraciones con la pianista clásica Khatia Buniatishvili al piano y el escritor Coleman Barks recitando un poema en ‘Kaleidoscope‘, un interludio que termina con Barack Obama cantando Amazing Grace y que sabe a disco grande a pesar de que este LP es apenas un destello de las épicas batallas que ha librado Coldplay.
La más atrevida es sin duda ‘Army of One‘, una canción fresquita y joven que se agradece mucho a pesar de que su segunda parte choca en un primer instante con Chris Martin disfrazándose de estrella del hip hop. Se le perdona todo cuando nos regala ‘Amazing Day‘, un bonito recuerdo de una sucesión de pequeños momentos inolvidables que nos hace volver a enamorarnos de ese Coldplay tierno de butaca y piano. Con el hijo del cantante tocando la pandereta en el último acto se despide un disco que Martin describe como el destino al que apuntaban todos los caminos de sus anteriores discos, una afirmación que al mismo tiempo está tan pasada de optimismo como los títulos de sus canciones. P { margin-bottom: 0.21cm; } Así, Coldplay se ha convertido en esa ex novia a la que vuelves y el sexo es bueno, pero con la que al final te acaba invadiendo un sentimiento de nostalgia inevitable
Tracklist_
01. A Head Full Of Dreams
02. Birds
03. Hymn For The Weekend
04. Everglow
05. Adventure Of A Lifetime
06. Fun
07. Kaleidoscope
08. Army Of One
09. Amazing Day
10. Colour Spectrum
11. Up&Up

COLDPLAY, Estadio Vicente Calderón, 20.05.2012 [CRÓNICA]

Después de la tormenta llega Coldplay
Chris Martin y sus tres mosqueteros dan el primer concierto de estadio en Madrid con el mayor espectáculo de su carrera. Sólo les falta pisar Broadway.
Coldplay ha vuelto a España para quitarse la espinita que se dejaron en su última actuación de estadio en Barcelona. Allí falló el sonido, en Madrid era el clima el que presagiaba algo peor.
Pero la tormenta se fue para dar paso al atardecer y a Coldplay. Las pulseras que regalaban en la entrada a cada uno de los más de 55.000 asistentes empezaron a lucir, la música empezó a sonar y la traca de fuegos artificiales daba esa luz que le faltaba al cielo. Era como la fiesta al revés. ¿Qué podía superar esa entrada a lo largo de la noche?
El monzón, la media hora de retraso y el viento intermitente fue algo circunstancial cuando la banda enchufó con todas luces los temas de su último LP, Mylo Xyloto, con el plus energético de ‘Hurts Like Heaven’. Pero fueron los clásicos de sus dos primeros discos los que mantuvieron el nivel alto con la bellísima ‘The Scientist’ que todo el estadio coreó; una ‘Yellow’ que entraba limpia con un sencillo Chris Martin a piano para luego romper en un estallido dorado; la íntima ‘Warning Sign’; y la potente ‘God Put a Smile Upon Your Face’, que puso a botar a un público que todavía estaba escurriéndose el agua de encima.
Había llegado la Navidad por anticipado en el Vicente Calderón. Las luces de colores de cada una de las pulseras de los asistentes, los fosforitos colores del grafiti que identifican su nuevo disco, los fuegos artificiales, los lasers, las redondas pantallas con vídeos y formas de color; y la música. Al final es a lo que vamos, a escuchar a una gran banda que sabe muy bien moverse en grandes estadios y envolver al público con una sensación plena y satisfactoria.
Pero hasta los grandes se equivocan. Cuando tocaron ‘Princess of China’, tema conjunto con Rihanna pero sin ella presente, y llegando a la parte en la que cantaba la diva americana simplemente pusieron en las pantallas un vídeo de ella cantando. Muy cutre. Había mil soluciones: sacar a uno de sus teloneros, Rita Ora, a cantar esa parte; transformar el dueto en una canción a una sola voz; llamar a Rihanna por Skype para que cante o hasta poner a Will Champion en el papel de la chica si es necesario. Pero no eso. Coldplay ha caído en el recurso más bajo de los ‘pregrabados’en sus actuaciones en vivo.
Por lo demás no hubo más sorpresas para los habituales de Coldplay en vivo. Se movían como toposdesde el escenario al fondo del estadio para tocar un set de canciones en formato básico, lanzaron globos y confeti en forma de palomas y corazones, y Chris Martin fue otra vez ese gran ‘show man’ y rey de las fiestas.
Con ‘Paradise’ terminaron de dibujar ese paraíso musical y visual para despedirse en los bises con una fantástica versión limpia y sin electrónica de ‘Speed of Sound’ y la maravillosa ‘Fix You’ bajo unos fuegos artificiales menores a los del inicio del show. La banda británica impresiona sobre el escenario. Al principio de su carrera lo hacían con su música, ahora también son los reyes del espectáculo y entretenimiento.
Lugar 4 Pegada al escenario, se inventaron una zona cerrada para los portadores del ‘golden ticket’ que dado su insultante precio no llenaron y quedó como una calva en medio de una pista repleta de gente. Sobre todo queda muy mal que cerca del escenario es donde menos gente haya.
Público 4.5 Nada nuevo que decir del público de Coldplay. Heterogéneo, respetuoso y con ganas de disfrutar de la música y el espectáculo.
Teloneros 2Rita Ora (no confundir con Rita la Cantaora) no se mojó, se caló hasta los huesos para animar a un público con más ganas de secarse que de ver a un clon de Rihanna en el escenario. El otro telonero, la griega Marina & The Diamons, iría muy bien para Eurovisión.
Setlist
Hurts Like Heaven
In My Place
Major Minus
Lovers in Japan
The Scientist
Yellow
Violet Hill
God Put a Smile Upon Your Face
Princess of China
Up in Flames
Warning Sign
Mylo Xyloto
Viva la Vida
Charlie Brown
Paradise

—–
Us Against the World
Speed of Sound

—–
Clocks
Fix You

Every Tear is a Waterfall 

APPARATJIK – Square Peg In A Round Hole [CRÍTICA]

 

Teorema del dance-rock

El cuarteto de Bjerre (Mew) Berryman (Coldplay), Furuholmen (A-Ha) y Terefe vuelven para dar más personalidad a su proyecto conjunto con un disco co-producido por los fans.


Hoy en día la electrónica es un enchufe muy goloso para aquellos artistas que llevan varios discos en estudio y han visto como instrumentos de última generación pueden ofrecerles posibilidades y recursos que cualquier otro instrumento más tradicional no les aporta.


Si además tu grupo ya tiene de titular al sintetizador en tus grabaciones te encuentras con tres golosos que se juntan para jugar y disfrutar de una música más futurista. Así, Jonas Bjerre, líder de Mew, Guy Berryman, bajista de Coldplay, Magne Furuholmen, teclista y guitarra de A-ha y Martin Terefe a la batería y producción se juntan para ofrecer cada uno la sabia de sus raíces.


La diferencia de su segundo trabajo respecto al debut es que se alejan más de la identidad de sus bandas de origen y suenan más a algo más definido entre los tres, algo más personal. Flota una sensación de remezcla en el nuevo disco, y parte de culpa la tiene la decisión de que fueran los fans los que co-produjeran el disco uniendo y transmutando las piezas y canciones que la banda iba colgando en su página web hasta pasar por un total de 10 procesos hasta llegar al final y definitivo listado de canciones con su edición correspondiente.


Crearse esa nueva identidad implica también que cuenten con temas más agresivos y arriesgados. Conceden un variado panorama musical gracias a la riqueza de prismas que posibilita una gran cantidad de reflejos de sonido, melodía, género, ritmo, estilo, sentido, sensibilidad, potencia y concepto.


Hay mucho de experimento en todo esto. Un desenfado que se ve en ‘Combat Disco Music‘, que bien pudo parirla Chimo Bayo; ‘Your Voice Needs Subtitles‘; el injusto vocoder que se planta Bjerre en la estival ‘Do It Myself‘; la sacude pistas de baile ‘Tell The Babes‘; la rompe tímpanos ‘Pakt‘ y el atractivo techno de ‘Cervux Sequential‘.


Hay chicha para los enamorados de Bjerre en temas como ‘Signs Of Waking Up‘; la sencilla pero apabullante ‘(Don’t Eat The Whole) Banana‘; y la que empieza como una partida al Sonic, ‘Gzmo‘ y termina con una bellísima salida que recuerda al Jonas Bjerre en solitario. Lo que dice en esta última canción tendrá que valer como disculpa para aquellos que ven como un sacrilegio que Jonas Bjerre haga algo diferente que no sea Mew: “I didn’t know what I did to you and I’m so sorry”.

Tracklist

  1. TimepoLice (feat. Auto Goon)
  2. Cervux seQuential (feat. Lisa A)
  3. Tell the bAbes
  4. Signs of waking uP
  5. Do IT myself (feat. Auto Goon)
  6. BlastLOCKet (feat Ceto A and L Gortex A)
  7. Pakt
  8. Combat disco music
  9. your voice needS SUBtitles
  10. (don’t Eat The whole) banana
  11. GzMO
  12. Superpositions
  13. Control Park

Coldplay – BBK Live 2011 Bilbao

Alfa, beta y gama

Los dos primeros discos de Codlplay resucitaron en una noche de verano en la que pasó algo insólito: Las nuevas canciones fueron protagonistas.
Estamos ya en verano, que se note. A pesar del lento ritmo de venta de entradas para el festival BBK Live de Bilbao, el escenario principal se terminó llenando de unas 40.000 personas en la primera noche del festival.
Por el mismo escenario pasó Russian Red, que entró bien para un público demasiado entregado dado el desafío que tenía en frente la madrileña. También Beady Eye, la banda ataúd del que fuera líder de los Oasis, Liam Gallagher, en un concierto carroza y seco durante el cuál el público bajó los brazos. Ni siquiera el hecho de que Gallagher bajara al foso a dar manos y autógrafos salvó la actuación.
A las pocas horas el escenario se llenó literalmente de color hasta su eclosión con la entrada de Coldplay. Con un setlist calcadito al que dieran en festivales como Glastombury o Rock am Ring, el cuarteto entró con un maravilloso espectáculo de luces y colores vivos con una nueva, ‘Hurts in Heaven’, que supo precisamente a eso, gloria celestial.
El color predominaba y Chris Martin no falló en su gran capacidad de ‘show-man’ dando volteretas por el suelo en ‘Lost!’, agradeciendo al público las esperas y desplazamientos y dedicando sus canciones a Russian Red y Blondie.
Los temas nuevos sonaban curtidos, no solamente los que ocupan su nuevo EP, ‘Every Teardrop is a Waterfall’ y ‘Major Minus’, si no también las inéditas en estudio como la tranquila ‘Us Against the World’ y ‘Charlie Brown’.
Fue un concierto algo precipitado, algo que resulta normal en la agenda de un festival, pero que afectó sobre todo a sus pesos pesados ‘Viva la Vida’ y ‘Fix You’, que no contaron con el largo al que nos tenían acostumbrados. Igualmente no fue un ‘llego-toco-singles-y-me-voy’, Coldplay demostró que sigue sorprendiendo a la hora de elegir los temas para sus conciertos al dar la mayor cobertura a sus primeros discos Parachutes y A Rush of Blood to the Head, dejando solamente hueco para un tema del X&Y y 3 para su último LP Viva la Vida or Death and All His Friends. 
Esta es la ventaja de estar fuera de una gira promocional. Los riesgos, experimentos, las canciones que hace años que no sacan a directo como ‘Everything’s Not Lost’ y ‘Live is for Living’. Un concierto para amantes de la banda y de las sorpresas. Una actuación íntegramente veraniega, con más color que un frutero tropical y más energía positiva que una jarra de sangría a pie de playa (bueno, con matices).
Con X&Y terminaron una trilogía y con Viva la Vida empezaron una nueva historia para colorear. El nuevo sonido no se aleja de ese ‘blues’ pictórico y optimismo de alto voltaje, si no que lo reafirma, lo refresca, lo rejuvenece y mantiene el listón de una banda que es capaz de entretener con canciones que el público nunca había escuchado antes.
Lugar 3.5: Se agradece del BBK su temperatura fresca, que no pasó de cuatro gotas justo antes de la actuación de Coldplay. Espacio de sobra y sonido suficiente.

Público 3.5: Sigue vivo el mito del público de Coldplay pero el nivel de entrega fue justito para lo que acostumbra. Espectadores variopintos sin achuchones graves.
Setlist

Hurts Like Heaven
Yellow
In My Place
Major Minus
Lost!
The Scientist
Shiver
Violet Hill
God Put A Smile Upon Your Face
Everything’s Not Lost
Us Against the World
Politik
Viva La Vida
Charlie Brown
Life Is For Living
——–
Clocks
Fix You
Every Teardrop is a Waterfall

Coldplay, Estadi Olímpic de Barcelona 04.09.09

Una despedida agridulce

Coldplay se despide de España en un concierto marcado por los fallos de sonido, pero en el que el ‘Viva la vida’ acabo siendo el protagonista. 65.000 personas ante la mejor puesta de escena hasta la fecha en todas sus giras. Chris Martin fue puro espectáculo como siempre, salvando a la noche de un grave desastre.

No para de comentarse por la red los fallos de sonido que afectaron al concierto sobre todo al principio. Fue horribe, eran parones absolutos de sonido de unos 5 segundos, suficientes para romper el éxtasis de las decenas de miles de personas allí presentes. Pero no todo terminó ahí, porque por lo que tengo entendido, el ala izquierda del escenario fue la más afectada porque se fastidió uno de los set de altavoces. Yo tuve suerte, esta vez me puse en el lado del suficiente guitarrista Jhonny Buckland (que cumple años este viernes 11).

Mientras Coldplay se decidía a salir, en los altavoces sonaban canciones de U2 o Jay Z, y es que Chris Martin no es Chris Martin sino queda bien con sus colegas del gremio musical. El setlist era prácticamente calcado al último concierto de Madrid que ya comenté por aquí. Las principales sorpresas fueron Glass of Water y una versión de la Billie Jean como homenaje al difunto rey del pop. La primera por ser perfecta para tocarla en un estadio y por su puesta en escena (una pantalla digital inmensa en forma de medialuna que ocupaba todo el fondo del escenario mostraba un viaje virtual por el espacio sideral). La segunda por el bello tributo y sobre todo porque es una versión original y divertida, que tocaron durante la parte acústica del concierto, en la que los 4 miembros de la banda se apreta en un metro cuadrado mientras sus pies están rodeados del público de la pista.

El subidón llegó, una vez más, pasada la primera mitad del concierto, cuando no paraban de caer temas como Fix You o Viva la Vida que conducían una vez más a una despedida melancólica pero sublime con Death and All His Friends. Su último álbum Viva la Vida or Death and All His Friends no solo ha convertido a la banda en la mejor del 2008 sino que la ha renovado por completo. Las canciones que colplan este LP son el alma absoluta de su última gira, y muestra de ello es que canciones como Yellow (que la tocaron bastante acelerada) y The Scientist (algo falta de sentimiento, desapercibida) quedasen en un tercer plano cuando han llegado a ser las maestras de ceremonia.

Chris Martin volvió a ser el gran showman. Bailo como loco, cantó fenomenal, y se tumbaba en el suelo mientras el público ensordecedor coreaba loes ‘Oohhh, oohh, oooh’ de Viva la vida que todos esperaban con una mezcla de ansiedad, tensión y pasión. Uno de los puntos de la noche es cuando organizó a todo el estadio para hacer olas con los móviles, algo visualmente impresionante.

Al llegar a los segundos y últimos bises, Martin se disculpó por los problemas de sonido que habían querido ser los protagonistas de la noche, y aprovechó para recordar que a la salida lanzarán su último CD gratuito Lef Right Left Right, que recoge 9 canciones en directo compiladas durante su gira de Viva la vida.

We won’t see you in a while…goodbye”. Así sera. Coldplay se esfuma, seguramente durante varios años. Quizás caiga algún DVD en directo mientras tanto, rumores sobre la grabación de un nuevo album…pero nada oficial hasta que pasado un tiempo volvamos a oir algo de una banda que ha conseguido con corazón conectar a la gente mediante su música como nadie, superar a U2 sin quererlo, y lograr que mucha gente que ni se interesaba por la música se vea sorprendida por este gran poder sonoro y olímpico.

Sala 2.5 Las acusticas de este tipo de estadios no suelen ser su fuerte…y si a eso le sumas los problemas de sonido queda en muy mal lugar. El lugar era impresionante y dentro de lo masiva que fue la asistencia, las salidas no tenían un muy complicado acceso, aunque para llegar del estadio a Barcelona fue como una autentica procesión de Semana Santa. Se agracedía que fuera a techo abierto.

Público 4 Una vez más, el público de Coldplay se limitó a disfrutar de la música del grupo al que venían a ver. Hubo pitos por los fallos de sonido y por las versiones techno que Coldplay hizo de canciones como Talk.

Teloneros 3 Flaming lips y Sunday Drivers fueron los encargados de abrir la noche. Espectacular y divertida la puesta en escena de Flaming Lips pero musicalmente bochornoso y aburrido, mucho mejores en ese sentido los españoles Sunday Drivers, aunque no dejan de ser un popurri (bien tocado) de las bandas encanta-nenas de los finales de los 60.


Setlist

Life in Technicolor

Clocks

In my Place

Yellow

Glass of water

Cemeteries of London

42

Fix You

Strawberry swing

God put a smile upon your face+talk [techno version]

The hardest part+postcards of a paiting (Piano version)

Viva la vida

Green eyes+Death Will Never Conquer+Billie Jean (acoustic version)

——

Viva la vida remix

Politik + Gnossienne No. 1

Lovers in Japan

Death and all his friends



——


The Scientist

Life in technicolor II

Prospekt’s March [Coldplay]


Viva la Vida +



Coldplay lanza un EP que demuestra lo satisfactorias que fueron las sesiones de grabación con el productor Brian Eno para el album Viva la Vida. Esta expansión es un verdadero homenaje al último álbum de Coldplay.



Hay grupos que son tan creativos durante cierta era que tras grabar un album, las canciones que no entran en la lista de lujo van a parar a caras b de singles o EPs que no tienen nada que envidiar a las que habitan en el

LP. Este es el caso de Coldplay, un grupo al que cuando graba un disco sus componentes dan lo máximo, como si ese disco fuera el último y definitivo de su carrera.

Este es el resultado de su explosión de inspiración. Prospekt’s March esta compuesto por todas esas grandes canciones que no entraron en la lista de convocados para Viva la Vida por no ir con la tónica del disco. Y que mejor manera que empezar el EP con una versión extendida y cantada de Life In Technicolor. Este tema es un homenaje a los fans, un tributo al Viva la Vida y uno de los mejores temas del disco. Tras Life In Technicolor II escuchamos una bella y delicada pieza a piano, Postcards From Far Away, que Chris Martin tocaba de vez en cuando en la última gira. Nada que ver tiene el tercer tema del CD, Glass Of Water, un tema de un ritmo suave pero rápido que explota en un estribillo de pesado bajo, batería, piano, y una voz de Martin que aumenta aun más la intensidad. Realmente espectacular, perfecta para tocarla en vivo.

Rainy Day es todo menos una canción gris y triste. Esta juguetona y divertida canción, si fuera una banda sonora, valdría para una serie de Disnney Channel durante los primeros 30 segundos, para la película Juno tras el primer minuto, y una comedia de amor birtanica durante su estribillo de instrumentos de cuerda tocados por una sinfonica londinenese y la voz característica de Martin. La más original del EP.

Prospekt’s March/Poppyfields se abre con una acustica que Martin apenas roza y una voz calmada y melódica, similar a A Rush Of Blood To The Head. Sucesivamente se integra un sonido limpio de guitarra eléctrica que sube el nivel de preciosismo a la canción, que junto a los sintetizadores, bajo y una voz cada vez más sentida hace que esta canción se convierta en el rubí de este EP, una autentica maravilla.

Lost+ es la canción innecesaria en el disco. Parece ser una especie de favor que Chris Martin le debía a Jay Z. La canción es la Lost! que conocemos del Viva la Vida or Death and All His Friends, pero que durante el puente de la canción, como si se tratase de un corta y pega, aparece el rapero con más labios que cara fastidiando la canción con una rima vaga y escasa que estropeando la canción. Es un verdadero ‘¿Por qué hace esto Coldplay?’, algo que no entraba en los planes del album pero se tuvo que quedar también fuera de la convocatoria de Prospekt’s March.

Acto seguido, se incluye otro tema que no es tampoco necesario para el CD, pero que siempre se agradece. Se trata de Lovers In Japan (Osaka Sun Mix), que no es más que la canción original del disco pero con algunos retoques apenas perceptibles. Esta es la versión utilizada para el vídeo clip de Lovers In Japan y la que esta incluida en su single. Aunque no sea nada nuevo realmente, siempre es de agradecer escuchar uno de los mejores temas del último álbum de Coldplay, y uno de los más sonados en su gira. Una vez más: homenaje a los fans y al Viva la Vida.

El cierre de Prospekt’s… lo pone Now My Feet Won’T Touch The Ground, una canción similar a la que Coldplay compuso para que Johnny Cash la cantase, Til Kingdome Come. La diferencia está en que sabe más a Viva la Vida por los efectos de fondo (percusión hindú, sintetizadores) y prescinde de la harmónica que daba un carácter de country a la que es el tema oculto en X&Y.

La banda avanzó que para finales del próximo año ya saldrían con nuevo disco. Esta voluntad de querer sacar discos en poco tiempo como lo hicieran los Beattles cambiará el modus operandi de Coldplay, y la diferencia entre discos no será tan notable. Eso dando por hecho que cumplirán con la promesa del año que viene, aunque de momento con Prospekt’s March han cumplido, aunque es cierto que este EP ya lo tenían hecho y metido en la nevera.