Presentación de ‘Chico & Rita’ en Madrid

Fernando Trueba, Javier Mariscal y Antonio Resines durante la presentación de Chico & Rita hoy en Madrid.

Los creadores del largometraje ‘Chico y Rita’ se dieron hoy cita en la Casa América de Madrid para presentar el film durante una rueda de prensa. Entre los asistentes se encontraba el director Fernando Trueba, el ilustrador Javier Mariscal y Antonio Resines como Productor Asociado. Pulsa aquí para más imágenes.

Chico y Rita (2010)

Poesía al son de Cuba
Un excepcional trabajo de animación para saborear la música, colores y arquitectura de una historia sobre dos corazones que se huyen y se buscan en la Cuba de los años 40. 
En los años pre-revolucionarios de Cuba un pianista conoce a la voz de sus sueños. Desde ese momento, Chico y Rita viven juntos una aventura de vaivenes para sus corazones en una película con una animación envidiable con espectáculo de color, movimiento y sensibles efectos sonoros.
La dirección del film se reparte entre el dorado y rústico cine romántico de Fernando Trueba y el modernismo de Javier Mariscal. Ambos hacen que esta historia basada en los años 40 no sea aburrida ni repetitiva, sino actual, fresca y muy sana. Es una obra para saborear la música, una película que agrada a la vista, el oído y el corazón. La historia viene de cuando Trueba pidió a Mariscal diseñar el póster para Calle 54, su película-documental sobre el jazz latino. Súmale la música de Bebo Valdés y ya tienes el sello de auténtico.
Igual que la carrera musical de Chico y Rita, la idea despertó un gusanillo de hacer un largometraje de animación sobre dos amantes de la música cubana. La Havana, Nueva York, Las Vegas o Paris. La historia de amor y vidas de Chico y Rita da la vuelta al mundo en el film con un estupendo acabado en escenarios y humanización de personajes.
Aparte de recordar los máximos iconos de la música en Estados Unidos como Dizzy Gillespie, Charlie Parker o Ben Webster Chico y Rita cuentan con invitados especiales como Tito Puente, Chucho Valdés o Estrella Morente.

Una cita para sentir el jazz latino, con sus rumbas, mambos y baladas enternecedoras, mientras que la particular simpatía de los cubanos pone la sonrisa en esta historia. Su secuela parece inminente, ya sea por el buen acabado que han logrado o porque el gusanillo de Trueba y Mariscal sigue bailando al son de Cuba y necesita que el piano siga sonando.