Charlotte Hatherley – Behave [Traducida]

Siempre he creído que Ash perdió una gran guitarrista pero el mundo ganó una gran solista. Ash está que se sale y Charlotte Hatherley no deja de mejorar en cada disco que saca.

Este fue el primer single de su segundo álbum en solitario. Ahora ya trabaja en su cuarto proyecto, y visto el material que nos deja la londinense y su altísimo nivel técnico a la guitarra, promete que seguirá publicando auténticas maravillas.

Más abajo el vídeo. Una especie de ‘comic-nobel’ sobre un romance hiperestelar.

Comportarme
Cariño
Te deseo
Nadie sabe como es
Enganchada
A un sueño, sí
Me estás dando algo
No tal real
Lo estaré deseando
Seré una tonta
Seré algo que tú hagas
Cariño
Ooooh
Nadie sabe que sienta tan bien
El tiempo se desvanece
Y todo lo que quiero decir
Se ha ido
Dime
¿Qué tengo que hacer
Para comportarme?
Comportarme
Comportarme
Cariño
Comandante
¿Hay algún acuerdo al que podamos llegar?
Si tú
Sientes hambre
Si necesitas algún alivio
Cariño
Recuerda
Nada puede nunca provenir de ti
El tiempo se desvanece
Y todo lo que quiero decir
Se ha ido
Dime
¿Qué tengo que hacer
Para comportarme?
Comportarme
Comportarme
Vamos
¿Cuándo vas a aparecer?
Vamos
¿Cuándo vas a aparecer?
Vamos
¿Cuándo vas a aparecer?
Behave
Baby
I want ya
Nobody knows just how it feels
Certain
a dream yeah
You’re giving me something not so real
I’ll be willing
I’ll be a fool
I’ll be something that you’d do
Baby, ooh
Nobody knows it feels so good

Time fades
More than I want to say
Has gone away
Tell me
What do I have to do to behave?

Baby, commander
Is there a deal that we can reach?
If ya feel the hunger
If you’re in need of some relief
I’ll be beggin’
I’ll be blue
I’ll be something that you do
Baby, remember
Nothing can ever come of you

Time fades
More than I want to say
Has gone away
Tell me
What do I have to do to behave?

Come on, when ya gonna happen?

New Worlds [Charlotthe Hatherley]

Dulce guitarra roquera de mujer


La ex guitarrista femenina de Ash vuelve a colgarse la guitarra para crear el tercer disco de su ya rica discografía. Dulzura, velocidad y un corazón de rock es todo lo que necesita Charlotthe Hatherley para escribir estos 10 temas en New Worlds, una declaración de intenciones de una de las mejores guitarristas del momento.


Curtidísima y criada entre guitarras, Hatherley comienza su nuevo viaje con White, una majestuosa pieza en la que combina una voz dulce, una guitarra con una pizca de distorsión, y unos rítmicos bajo y batería. Una delicia de primera toma de contacto, pero esto solamente acaba de empezar.


Los terceros discos suelen ser una simbiosis con primero y el segundo. Junto con el primer tema y luego seguido de la balada enérgica Alexander se puede decir que Charlotte entra suave con un estilo más propio del segundo álbum, pero esta chica tiene un corazón de rock & roll, muy entrenado en su larga etapa con los norirlandeses Ash. Por eso vuelve con Straight Lines a la tralla del primer álbum, un tema que a mi personalmente me recuerda mucho al sonido de los británicos (ya separados) Mansun por sus efectos de guitarra, rápidos cambios de acordes y el estribillo. La manera en la que esta chica canta los versos mientras su rock se mueve con soltura de fondo es una gozada.


Más velocidad con New Worlds, una cosa frenética. Este tema que da título al álbum es una autentica declaración de, ‘me he ido de Ash pero sigo aquí y quiero seguir metiendo mucha caña’. Hatherley siempre dijo que donde más sexy se siente es en el escenario con su guitarra. Es una de las mejores mujeres guitarristas del momento, y lo está demostrando en cada uno de sus discos.


Firebird es una simpática canción, como una fiesta secreta y submarina de juguetes que Hatherley retrata con sus voces, piano y sonidos varios una historia de la huída del frío invernal y la preocupación.


Vuelta al rock & roll con Full Circle, con un rock agresivo y sucio como una carretera del desierto. La manera en la que combina su dulzura con esa ligera agresividad es lo que hace a esta chica más respetable cuando se cuelga una guitarra y firma un disco como este. No me imagino a esta chica envejeciendo.



Hatherley va terminando la etapa de alta velocidad en este disco con Little Sahara, y no podía ser de menor manera. Con unas guitarras y batería muy indie-rock contemporáneo, la guitarrista interpreta de manera excitada y sublime uno de los estandartes de este New Worlds, desde los versos, hasta el pegadizo estribillo hasta el puente final donde Hatherley termina de dejar claro que ella es el perfecto ejemplo de la chica guitarrista ideal. Este tema es para sudarlo.


Con Colours, la artista va destiñendo ese imparable foco energético de alguien que ha decidido mantener una línea roquera pese a su compleja ejecución. El bajo y batería le dan una robustez que la guitarra de la londinense termina de rematar.


Ya de lleno en la calma, Cinnabar es una de las más bellas canciones que Hatherley ha escrito en su carrera. Con arpegios de guitarra y su dulce voz es prácticamente todo lo que necesita para un tema que ya era perfecto en su base, pero el bajo, la batería y el metalófono le hacen un arreglo muy bonito. El tema se rompe en una apoteosis final que deja a uno la boca abierta.


Wrong Notes, y no por su título, no tiene el carácter suficiente para cerrar un disco de Charlotte Hatherley. Pega más como una canción bonus que los músicos meten a veces al final de sus discos pero no figuran en la lista de tracks. Un tema bonito y experimental igualmente, que cierra un disco breve pero claramente intenso.


Más abajo el vídeo de White. Es una auténtica chulada porque esta grabado marcha atrás, por lo que la artista tubo que aprenderse la canción al revés tanto letra como guitarra. No tiene desperdicio.