BEATSTEAKS – Schluss mit Rock`n`Roll [TRADUCIDA]

Se podría decir que esta canción, sin ser un single ni una de sus mejores canciones, retrata el antes y el después de una banda que pasó por una de las decisiones más importantes que un grupo musical debe afrontar a la hora de luchar por una carrera con futuro. ¿Ser ellos mismos o seguir los pasos de una discográfica que pone los peldaños necesarios para hacer de sus discos un producto comercial y rentable?

En la primera línea mencionan el título de su primer álbum, 48/49, que es el número de su local de ensayo. En su segundo disco es donde colocaron esta ‘Schluss mit Rock`n`Roll‘, que retrata el dilema musical en Alemania (y en otros muchos países) a la hora de elegir el inglés como idioma para las letras de las canciones. Finalmente se decantaron por el idioma anglosajón, y en sus discos ahora predomina mucho más la lengua de Shakespeare que la germana.

Éste es un grupo auténtico. Que eligiendo ser ellos mismos y hacer lo que les gusta no les privó de ser número 1 en su país y lograr un éxito internacional. Si cabe alguna duda, tengan el placer de asistir a cualquiera de sus actuaciones en la gran cantidad de festivales alemanes que se celebran este año. Su directo no es un evento, una actuación, un bolo o un concierto. Son una experiencia.


Agradecimientos a Ed Mée por la primera traducción del alemán en este blog.

Se Acabó el Rock&Roll
Número de registro 48, con la sala 49 trasera
Participan por tercera vez, se ruega no volver a votarlos.
Hoy otra vez, acaban con esto para vosotros
¡Acaban con el Rock and Roll!

Esta es una canción en alemán porque se ve que tiene éxito últimamente
Nos gustaría ser internacionales pero ya no tenemos elección
Ya que la música que nos gusta trae poco dinero aunque mucha diversión.
Muy poco. Estuvo genial pero ¡ya se acabó el Rock and Roll!

¡Se acabó el Rock and Roll!

Por favor, no vengas al concierto solo por esta canción
La banda inteligente de hoy sabe que el Hit se toca al final del todo.
Toda la noche de pié en la sala y tanto jaleo es una tortura.
Estamos de acuerdo ¡ya basta!
Por eso ¡se acabó el Rock and Roll!

Schluss mit Rock`n`Roll

Mit der Startnummer 48, vorderer Platz 49…
zum 3. Mal dabei, bitte nicht mehr wieder wählen…
und sie, ja sie, werden heute wieder für sie Schluss machen… Schluss mit Rock`n`Roll…

Dies ist ein deutschsprachiges Lied, weil das ja momentan so zieht…
Wir wärn gern international, doch uns bleibt langsam keine Wahl…
Denn die Musik, die uns gefällt, bringt mächtig Spaß, doch wenig Geld…
zu wenig, tja… die Zeit war toll, doch jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll…

Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll

Doch bitte kommt nicht zum Konzert, nur weil ihr dieses Lied hier hört…
Die kluge Band von heut denkt mit und spielt erst ganz zum Schluss den Hit…
Den ganzen Abend stehn im Saal und diesen Lärm wäre ne Qual…
Wir denken auch das Maß ist voll, deswegen Schluss mit Rock`n`Roll

Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Das Maß ist voll…
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Das Maß ist voll…
Jetzt ist Schluss mit Rock`n`Roll
Schluss mit Rock`n`Roll
Schluss mit Rock`n`Roll
Schluss mit Rock`n`Roll…

BEATSTEAKS – Sala Heineken de Madrid 27.05.11

Not ready to rock?
Los Beatsteaks sacaron nota en los baremos de intensidad en una noche salvaje de sudor y espectáculo. Aforo repleto de un público que asegura por su entrega el retorno de los alemanes a la capital.

He visto a los Beatsteaks hacer cosas espectaculares en directo. Desde surfear por encima del público, invitar a alguien del público a tocar la batería, o convencer a una audiencia entera de abrir un pasillo en medio como si de Moisés se tratase y volver a unirlo en la eclosión de uno de sus temas. Lo de la noche del viernes fue otra gran proeza.
Los teloneros Dÿse calentaron el ambiente con su brutal minimalismo, y los Beatsteaks asaltaron el escenario con 15 minutos de antelación a la hora. El setlist fue dominado por el disco que les dio mayor popular, el penúltimo Smack Smash, y por su último disco Boombox. Para el segundo tema, la sala Heineken ya estaba abarrotada y muy caliente y el miembro de seguridad que habían colocado sentado en el escenario y mirando hacia el público ya se había retirado por petición del cantante y por sentido común.
No había foso, el contacto entre público y la banda era extremo. Desde aquellos que se atrevían a palpar las guitarras de sus ídolos hasta aquellas que se animaban a meter mano al cantante que pasaba por el borde del escenario pisando de vez en cuando alguna mano del público que luchaba por no ser aplastado.
Pero es que sarna con gusto no pica, y aunque la banda no da cuartel siguiendo el formato de concierto punk sin apenas pausas entre canciones, la mayoría de gente sonreía en medio de ese ponche de sudor y empujones: Era una noche épica.
Fue justamente tras la canción más tierna, ‘Under a Clear Blue Sky’, cuando el concierto se animó más y no paró de hacerlo hasta que terminaron de tocar su lista de 24 temas. Los singles se vitoreaban, los temas clásicos también y las canciones nuevas como ‘Cheap Comments’ hacían flipar a la audiencia. El concierto perfecto si consigues aguantar la presión. Era el ecuador del concierto cuando los Beatsteaks planteaban una paradoja con ‘Not Ready to Rock’, una canción que habla de no estar preparado para una banda de rock demasiado dura. Era el momento de seguir hasta el final o huir al fondo de la sala.
De una manera u otra no te podías perder los momentazos de la noche. El cantante Arnim Teutoburg-Weiß recordó los disturbios en Barcelona: “Estaba viendo la televisión en el hotel y lo vi, como gente era apaleada por ideas que estaban en su cabeza, eso está mal y quiero decir una cosa: ¡Que se jodan todos los nazis!”. La gente rompió en vítores, y es que aparte del detalle de recordar lo acontecido en Barcelona parece que sabe mejor cuando son unos alemanes los mandan el nazismo a la mierda.
Políticas aparte, no tiene precio como salió la banda en los bises. La gente, mientras esperaba, cantaban el estribillo de ‘Monster’, “So kick it, so kick it, oh! Oh! You got it!” y los alemanes salieron tocando ‘Fix It’ la joya que abre su último disco, haciendo retumbar el escenario.
Pero el momento aún estaba por llegar. Situación: Los Beatsteaks tocan ‘Cut Off the Top’, tema poderosísimo en sus conciertos, el público está encendidísimo, el calor es extremo, la gente está enlatada pero moviéndose todo lo que puede. Idea: El cantante decide en un instante, “voy a ir al centro y vamos a bailar”, y con total decisión aparta a un mastodóntico muchacho de la primera fila y la gente le abre paso milagrosamente.
Con micrófono en mano formó un ‘duelo de bailes’ improvisado en un círcuclo que cada vez se hacía más pequeño hasta que llegó un momento de desfase en la canción en el que el cantante parecía que iba a desaparecer entre cientos de cuerpos sudorosos hasta que dijo apresurado: “¡Esperar! ¡Esperar! ¡Esperar!” Y esperaron. Esa masa de gente que parecía sacada de la película 28 Días Después esperó, mantuvo las líneas, siguió bailando, siguió sonriendo y siguió sudando.
Quedaba ‘Let Me In’, ese tema por el que merece la pena un concierto de los Beatsteaks en el que la gente se sienta en mitad del tema para saltar y gritar todos a la vez en plena locura generalizada.
Habían muchas chicas en el concierto, y eso bajaba bastante los niveles de brutalidad, pero igualmente la noche fue salvaje, épica, inolvidable, en la que un grupo de alemanes te ponen al extremo durante una experiencia compartida. Éstas cosas unen más que el abrazo de la misa de los domingos, porque si después de un show de los Beatsteaks no sales hermanado de la sala, es que no has estado allí.
Lugar 3: En esta categoría también entra el sonido, y las voces estaban demasiado bajas, la tralla se terminó comiendo las letras de casi todas las canciones. El lugar se quedó un poco pequeño para semejante masa de gente y movimiento.

Teloneros 4.5: La mejor clase de teloneros que se pueden tener en un concierto de este tipo. Sus gritos, su simpatía, sentido del humor, la distorsión, la fuerza salvaje y la capacidad de dar con un dueto de guitarra y batería la fuerza de grupos como System of a Down no tiene precio.

Público 3.5: Dieron su alma por el concierto, y aunque no hubo escrúpulos tampoco hubo ninguna situación desagradable. Por lo demás, depende la zona habrá más o menos empujones y sacudidas.
Setlist
1. Big Attack
2. Hand in hand
3. As I please
4. Cheap Comments
5. Monster
6. Behaviour
7. Under a Clear Blue Sky
8. To Be strong
9. Jane Became Insane
10. Atomic love
11. Milk & Honey
12. Automatic
13.
Not Ready to Rock
14. Panic
15. Shiny Shoes
16. What’s Coming Over You
17. Hail to the Freaks
18. Frieda Und Die Bomben
19. Hello Joe
20.
Let’s See
21. As Long As You Sing

—-
22. Fix it
23. Cut off the Top
24. Let Me In

Enlaces relacionados:

Beatsteaks – Summer [Traducida]

El nuevo disco de los Beatsteaks, titulado Boombox, es el más veraniego de todos a pesar de haber salido a las tiendas en pleno mes de enero este año. Pero este ‘cariño’ a la estación más calurosa del año viene de antes. Aquí podemos escuchar un rayo de sol (uo oh oh) que data de su segundo LP, Living Targets, editado en 2002. Se ha convertido en un auténtico himno en sus conciertos, un momento en el cuál el público no deja de gritar el nombre del grupo durante la canción hasta llegar incluso a eclipsar al cantante.

El vídeo narra las escenas de giras, conciertos y gamberradas de una banda que sabe como reventar una actuación como los dioses bikingos del rock mandan.

Con los Beatsteaks y el calentamiento global, cualquier día puede ser verano. 


Verano
Quemamos el verano
Hay polvo cuando estamos en la zona
Se ha hecho esta tarde
Hemos vuelto directamente de la luna
Pintamos el pueblo de rojo
Para ver qué nos sale
No nos importa el pasado
Hoy haremos que dure
Hemos venido por aquí
Rompiendo el silencio que hemos encontrado
Y estoy vivo
No hay lugar para quedarse
Así que observa nuestras luces traseras apagarse
El camino, al fin y al cabo
Lleva a donde estoy destinado
Summer

We burned the summer down
there’s dust when we’re around
it’s done this afternoon
we came right back from moon

we paint the town red
to see what we will get
don’t care about the past
today we’ll make it last

we came around
breaking up the silence that we’ve found
and I’m alive

There ain’t no place to stay
so watch our tailights fade
the way it’s said and done
it leads to where I’m bound.

Enlaces relacionados:

Beatsteaks – Boombox

  
El retorno del radiocassette
Los alemanes Beatsteaks vuelven con las pilas cargadísimas en su disco más positivo. Su quinto trabajo es una auténtica bomba pensada para sonar bien hasta en un radiocassette.
Antes se veían por la calle esos radiocassettes portátiles, también conocidos como ‘boombox’ y popularizados desde Estados Unidos, el país en el que los Beatsteaks siempre se han inspirado para su sonido. Ahora con los mp3, mp4 y otros dispositivos en miniatura con auriculares apenas podemos ver aquellos armatostes estéreo de los años 70 y 80.
Pero de repente llega una banda como los Beatsteaks y homenajea a este aparato utilizando su nombre para su nuevo disco. Boombox suena a rock, reggae, ska, punk, metal, glam…y todo lo que echaba de menos el radiocassette. Mientras que Demons Galore, su anterior álbum, era una imponente caja de Pandora, un disco más agresivo, su quinto álbum es un remedio de autoayuda, una fábrica de sonrisas, un verano dentro del invierno.
Pero este disco no ha logrado el número uno en las listas de éxitos de Alemania por las buenas. Beatsteaks son queridos y esperados y la fuerza que encierra su música da ya la vuelta al mundo. El disco desenfunda con el bombo machacón y las guitarras mareantes de ‘Fix It’, y sigue el tratamiento con una inyección de adrenalina y buen rollo en la oda al sol y la gente luchadora en su primer single ‘Milk & Honey, con su estribillo fresco y liberador.
El inicio de Boombox es de impacto, y uno de los temas responsables de ese choque es sin duda ‘Cheap Comments, una de las destacadas donde el cantante Arnim Teutoburg-Weiß lagartea en una gamberra canción conducida por una marcada línea de bajo para terminar reventando en un big bang’ de guitarras, batería y altas voces.
Incluso ‘Bullets From Another Dimension, único vástago del sonido y estilo de su anterior disco, sigue la estela estival que el disco aguanta hasta el final. El en tema ‘Under A Clear Blue Sky, la banda adelanta al guitarra Peter Baumann a cantante principal con su marcado acento germano en lo más parecido que nos pueden dar a una balada.
A pesar de ser el que menos tralla tiene de su discografía, es el que más energía positiva ofrece. ‘Access Adrenalin se lanza al pop actual y celebra el placer de estar en un grupo como los Beatsteaks. No falta tampoco la palmadita en la espalda de “todo irá bien” con ‘Alright’, pura carne de setlist. 
El reggae y ska pisan pista en temas como ‘Let’s See y ‘Automatic’, el rayo de sol más intenso del álbum, una diversión infantil en la que disfrutan y hacen disfrutar como niños. Salvaje, deliciosa y brillante.
Después de la mítica ‘Loyal to None’, del disco Smack Smash, el siniestro guitarra metalero Bernd Kurtzke vuelve a desatar su locura con ‘Behaviour’, en la que te puedes imaginar sus ojos saltones saliendo de sus órbitas hasta que la canción rompe con unos sorprendentes coros tribales.
Si esto fuera una guerra, Boombox sería una bomba nuclear. Una explosión de buenas vibraciones tras las cuales quedan las llamaradas de ‘House On Fire, la canción más seria, épica y romántica del set de temas. La única punzada de dolor nos deja con una sensación de plena calma tras su autodestrucción, tras la cual solamente queda el cantante y un teclado para despedir este rápido, vivo e intenso álbum de poco más de 30 minutos.

 

1. Fix It
2. Milk & Honey        
3. Cheap Comments
4. Let’s See
5. Bullets From Another Dimension
6. Under A Clear Blue Sky
7. Access Adrenalin
8. Behavior
9. Automatic
10. Alright       
11. House On Fire


Enlaces relacionados:

Los Beatsteaks actuarán en España en mayo de 2011

El grupo alemán Beatsteaks lanzará a principios del año que viene su nuevo disco Boombox, cuyo primer single tendrá como nombre ‘Milk & Honey‘. Para rodar su nuevo trabajo y hacer temblar los escenarios europeos nos visitarán en las ciudades de Barcelona, Madrid y Durango los días 26, 27 y 28 de mayo respectivamente.

  • Barcelona: 26 / 05 / 2011 Sala Mephisto
  • Madrid: 27 / 05 / 2011 Sala Heineken 
  • Durango: 28 / 05 / 2011 Sala Plateruena

Enlaces de interés:

Beatsteaks – Let me in (Traducida)

Beatsteaks es una banda alemana con muchísima fuerza. Cantan en inglés y sus directos son para salir mojado. ¿Qué decir de la canción ‘Let me in’? Este cañón es uno de los temas que más representan a la banda y a su primera etapa.

En vivo, el cantante sienta a todo el mundo en el suelo para que salten a la vez en la catarsis de la canción. Un momento para volverse loco, irrepetible, una carga de adrenalina. Hay que vivirlo. Atiendan al vídeo sobre todo a partir del minuto 3:00.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=757dc03

Déjame Entrar



Cada vez que lo hablamos no nos lleva a ningún sitio

Cada vez que hablamos perdemos, no llegamos a ningún lugar

Piensa en todo lo que sientes

Piensa en todo lo que das

Piensa en todo lo que recibes



Cada vez que miramos las cosas nunca parecen estar a la altura

Cada vez que lo derribábamos perdíamos tanto



Pienso en todo lo que siento

Pienso en todo lo que doy

Pienso en todo lo que recibimos



Así que déjame entrar

Lo solucionaremos

Déjame entrar

Conozco tus dudas

Pero déjame entrar

No me dejes fuera

Así que déjame entrar


Enlaces relacionados:

Beatsteaks Madrid Sala Caracol 01.03.08

El rock como a ellos les complace

Al fin vinieron. Los Beatsteaks son una de esas bandas que si se tuvieran que morir por el rock lo harían dos veces y haciendo la mejor música al mismo tiempo, pero eligen vivir por la música para seguir creando noches únicas como la del pasado sabado en Madrid.
Esta banda alemana con influencias punk como Pennywise y una voz, en inglés, le da una contundencia y calibre a un grupo de berlineses que no quieren más que ofrecer puro romanticismo en el rock.

Todo comenzó algo tarde, los teloneros empezaron prácticamente cuando tenían que tocar los Beatsteaks y estos se lanzaron al escenario una hora tarde, a las 22:15. La banda que abrió la noche fue Nothink, un grupo madrileño metalero que calentó la sala con su… música metalera y canciones en buen inglés. La logistica de la sala era inteligente y con buenos puntos de vista allá donde estuviera el conciertero localizado. Barra grande a la izquierda, otra pequeña al principio de la sala para abastecer también a los recién llegados o rezagados, puesto de merchandising en frente de la barra principal que sorprendentemente sobrevivió durante todo el show; y como no, al final de la sala el escenario escondido tras un fino telón. El local, a pesar de ser más largo que ancho (como todas las salas de concierto que uno conozca) el escenario no daba la sensación de lejanía y la acústica era aceptable, sin ecos y todo con un volumen que respetaba los oídos.

En aquel escenario se subió la banda con cinco albumes a sus espaldas, presentando el que fue lanzado el pasado año, Limbo Messiah, que no salió en España, pero esperemos ahora que tras su generosa gira ibera (Bilbao, Madrid, Barcelona) se pueda encontrar más fácilmente en nuestras tiendas. Entraron con una corta y perfecta para introducir, Not Ready To Rock, para luego enlazar con el hit que fuera primer single de su último album, “Jane Became Insane” donde ya pudimos ver como el cantante Arnim y sus otros cuatro acompañantes disfrutan como ninguna otra banda de la interactividad del público, con varias invasiones del mismo al escenario para bailar, saltar o incluso algún que otro grito al micro, todo ello bien visto por los simpáticos germanos. Casi sin poder coger más aliento y ya con el sudor de cientos de personas impregnándose en la sala, arrancaron la última canción de su ultimo disco, E-G-O, canción prácticamente liderada por el guitarrista, Peter Baumann, demostrando así a la audiencia la idea de cooperativismo y rotación de la banda, en la cual hasta el batería puede llegar a cantar el estribillo de una canción. El cuarto lugar en la lista de canciones para esa noche fue Summer, un verdadero himno al verano y a todas sus inolvidables historias, idea que se expresa a la perfección tanto en la letra como en su música. Siguieron fieles a la presentación eligiendo a Hail To the Freaks como al siguiente tema en su set list, canción de ritmo uniforme de una base sublime y que sube en un estribillo que entona el carácter roquero romántico que caracteriza a este grupo. Para enlazar el resto del concierto fueron a por una versión de Sublime, What I Got, que alimentó la nostalgia de los allí presentes, estableciendo una gran sonrisa global en el terreno. Pasado esta relajación de nudillos se fueron directamente a por Panic, una contundente muestra del autentico pesado sonido que como músicos expertos que son supieron reproducir de manera noble haciendo girar a la sala 180 grados a una velocidad que a pocos dio tiempo de entender. Cogida esta tónica, el siguiente en el menú comenzaba con un “so kick it, so kick it” por parte de Arnim a lo que el público, conocedor de este tema epico, respondía “oh oh, you got it!”, y acto seguido se desato la locura de Monster, uno de las composiciones estandarte de su penúltimo álbum, el cual lanzaría la banda más internacionalmente que ningún otro. Atomic love fue la siguiente, tan bella como una balada a lo más puro estilo Beatsteaks puede llegar a ser, con ritmos de bajo y batería muy caracterizados, acogida por acordes distorsionados que saben a pura gloria y a cielo, no sin olvidar la lírica y suavidad del cantante, todo ello expresa un amor hacia el más acogedor extremo. Sin salir del Smacksmash, su penúltimo albúm, los cinco músicos se sacaron del repertorio otro hit de este disco, Hand In Hand, de ritmos adictivos, con todos los registros de voz que te puedas encontrar en una canción de esta banda, guitarras solemnes y estructura envidiable, una de las mejores cartas de presentación con las que estos chicos cuentan. Como no podía faltar en uno de sus shows, Loyal To None, también de su cuarto album, desato la bestia que lleva el guitarrista Bernd Kurtzke dentro, una anarquía sonora de imposibles velocidades que la audiencia pudo apreciar por la rapidez con la que palmearon junto a la banda, ni un cantaor flamenco os aseguro. Llegados a la locura, llegó el momento de colocar Fienda Und Die Bomben, una de las dos canciones de la noche con letra alemana (y de las muy pocas de todo su repertorio), donde muestran su facilidad de paro total de la música y arranque frenético, ahí una vez más se ven las tablas.
Como buenos admiradores de los Beastie Boys, se animaron con una versión de Intergalactic, apoyados por una mesa de mezclas. Siguieron explotando este recurso con más rap con el Rapper’s Delight de The Sugarhill Gang que, lejos de encandilar al público con esas bases grabadas, hicieron bailar a la audiencia que no obstante esperaba que siguiera la música en directo. Este interludio fue breve y de manera rauda los Beatsteaks brindaron otro de sus himnos sacado del penúltimo LP, I Don’t Care As Long As You Sing. Esta joya es de lo mejorcito de la banda, se sustenta en el ritmo del bajo y es conducida por la voz acaramelada del cantante, rematada con un estribillo glorioso que nos levanta la cabeza al cielo a la vez que nos abre aún más las glándulas sudoríparas que trabajaban como nunca aquella noche; de las más autenticas.

Hora de volver a la “excusa” de este concierto destinado a presentar su último disco. As I Please es el tema que introduce al Limbo Messiah, muestra de que los Beatsteaks, al contrario que otras muchas bandas de rock, llegan a su quinto trabajo de su carrera con más ganas de meter caña y un mayor tonelaje musical, lo que nos muestra que esta banda tiene una frescura y una energía que están muy lejos de acabarse. Y de repente vuelta al rap. Para darle gracia al asunto, el guitarrista Baumann quiere cantar una canción pero pide ayuda a su banda para recobrar la inspiración perdida. Para seguir la gracia, Arnim decide echarse encima de la mesa de mezclas para darle al play del rap, y no tardó en ponerse a bailar en el centro del escenario. Tras estra “intro” cómica, el guitarra se zambulló en una balada melosa llamada Hey Du que fue rematada solemnemente por la banda al final.
Hello Joe, la que fuera último single de su penúltimo álbum, empujó al publico a seguir la fiesta. Este hit de pasos firmes y muy del estilo de la banda es una de las canciones más completas que podemos encontrarnos en su repertorio con una gran ascensión al final; una elección tan épica como obligada en su setlist.
Tras el ensayo de despedida llegaron los bises, en los cuales fueron generosos. Un rock and roll es utilizado por la banda para introducir al siguiente tema. Este es Cut Off The Top, de contundentes ritmos graves y electrónicos, que por este último elemento suena bastante diferente de la versión en estudio, lo cual puede decepcionar por su acabado en directo. No obstante esta es una de las mejores del último disco, y la alargaron lo más posible para hacer vibrar la sala hasta la última esquina.
La noche llegaba a su fin pero sin aminorar en absoluto. En el escenario cayó de forma demoledora una de las canciones y momentos más inolvidables de ese 1 de marzo del 2008: Let Me In. Esta es una exposición sonora portadora de una sonrisa maligna que precede al estribillo, hasta que este llega con su enorme alarido. Pasados un par de estribillos como este llegamos al clímax de esta brutal canción, donde el bajo atrapa a todo demonio presente para después liberarlo. En este momento el cantante pidió a todos los presentes arrodillarse para cuando a la de uno dos y tres, todos saltasen a la vez del suelo hasta el cielo. Fue un momento único, de esos que hacen a los conciertos de los Beatsteaks legendarios, divertidos y saludables.
Aquello no terminó, para el segundo bis prepararon una versión más suave del tema Big Atack, donde el cantante junto a su no siempre acompañante guitarra la transformo en una cantad-conmigo deliciosa. Este comienzo fue una distracción para acabar estallando en una interesante versión del popular tema Sabotage de, como Arnim dijo al presentar el tema que daría cierre al espectáculo, la mejor banda del mundo, los Beastie Boys.
Se fueron con sonrisas dejando a los presentes un gusto de haber roto todo aquello de lo que llevaban tiempo deshacerse. Y es que la música de los Beatsteaks así como su lírica es puramente positiva, aunque engloben sus inseguridades, protestas, aullidos…etc, estos chicos no quieren más que cambiar el mundo a mejor, o sino al menos abollarlo un poco.

Sala: 4 Publico: 3 Teloneros: 2.5


Set List
Not ready to rock
Jane bacame insane
E-G-O
Summer
Hail to the freaks
Whai i got (version de Sublime)
Panic
Monster
Atomic love
Hand in hand
Loyal to none
Fienda und die bomben
[Rapeo y scratching con mesa de mezclas]
I don’t care as long as you sing
As i please
[Rapeo con mesa de mezclas]
Hey Du
Hello Joe
—————–
Cut off the top
Let me in
—————-
Sabotage (version de Beastie Boys)