CHRIS CORNELL – Gran Teatro del Liceo de Barcelona [CRÓNICA]

Canciones de libro y perfume de caballero
El líder de bandas de culto como Soundgarden y Audioslave se rindió ante los clásicos de su cancionero y al arte de versionar en una noche de madera y perfume de caballero.
Desde que en 2011 lanzase Songbook, el disco en directo con el que abrazó una puesta en escena acústica, madura y asentada, Chris Cornell se ha centrado en mejorar su habilidad en lo básico y lo desenchufado. Tan relevante fue ese LP, que su último disco, Higher Truth, es una consecuencia directa de ese giro en la performance que todos aquellos que prefieren verle desde una butaca han celebrado. Atrás queda aquella leyenda del grunge de los años noventa que sufrió la ira de sus fans cuando se atrevió con un experimento llamado Scream que atrajo como nunca a masas de jóvenes que acudieron a conciertos como el BBK Live de Bilbao de 2009 con muchas ganas de fiesta. Anoche en Barcelona la tónica era otra. Los jóvenes desaliñados con pantalones cortos dejaron paso a treintañeros nostálgicos que llenaron el Liceo con un perfume de caballero mientras éramos testigos de un setlist con el que el artista se rindió ante los clásicos de su propia ingeniería y dejó de lado las obras de su carrera en solitario.
Cornell también quiso aprovechar para explotar sus cualidades en el arte de versionar, con temas como ‘The Times They Are A-Changin’‘ de Bob Dylan, ‘One‘ de U2 con letra de Metallica, la desgarradora ‘Billie Jean‘ que poco tiene que ver con cómo la cantaba Michael Jackson, ‘A Day in the Life‘ de los Beatles, y ‘Nothing Compares 2 U‘, con la que abrió el concierto para homenajear al fallecido Prince. Su actuación no contó con una estructura demasiado definida pero es que tampoco lo necesitaba. Una leyenda del grunge como es Chris Cornell solamente necesita una guitarra (aunque se llevó unas seis) y una alfombra para entretener a un teatro lleno hasta la bandera y muy entusiasmado al escuchar cómo el norteamericano se sacaba con la acústica canciones de libro de historia del rock como ‘Black Hole Sun‘ y ‘Fell On Black Days‘ de Soundgarden, del mismo modo que regalaba al público aquellas baladas que solía tocar con Tom Morello en grandes escenarios como ‘Like a Stone‘ y ‘Getaway Car‘.
Fue generoso con las anécdotas y en varias ocasiones se levantó para darse un paseo por el escenario mientras cantaba y tocaba. El público fue uno con el artista cuando se animo a dar palmas con ‘Rusty Cage‘, sobre todo teniendo en cuenta que la gran mayoría acudió a su butaca para escuchar canciones que marcaron una época hace décadas. El nivel de ‘fanservice‘ fue tan descarado que Cornell pareció obviar su trabajo en solitario. Solamente diez de las 26 canciones que tocó pertenecían a su discografía como ‘solo artist’, de las cuales únicamente cinco sirvieron para presentar su último disco a pesar de que el concierto forma parte de la gira Higher Truth. Los que ya se traían el Songbook estudiado no se llevaron demasiadas sorpresas al ver cómo Chris Cornell versionaba su propio cancionero con una guitarra acústica, pero los que entraron anoche por la puerta del Liceo con la intención de reencontrarse con los viejos tiempos salieron con el paladar satisfecho tras haber probado un buen vino de barrica añeja.
Setlist
1. Nothing Compares 2 U
2. Before We Disappear
3. Can’t Change Me
4. The Times They Are A-Changin’
5. Nearly Forgot My Broken Heart
6. Like a Stone
7. Fell on Black Days
8. One
9. Doesn’t Remind Me
10. Getaway Car
11. Say Hello 2 Heaven
12. Blow Up the Outside World
13. Let Your Eyes Wander
14. You Know My Name
15. Billie Jean
16. Black Hole Sun
17. Rusty Cage
18. When I’m Down
19. I Am the Highway
20. Sunshower
21. Hunger Strike
22. A Day in the Life
———————————————–
23. Wooden Jesus
24. Seasons
25. Josephine
26. Higher Truth

MUSE, Estadio Olímpico de Barcelona, 07.06.13 [CRÓNICA]

El teatro Muse
Las giras de estadios vuelven a tener un nuevo hito en su historia con Muse rizando el rizo y combinando música, teatro y danza en su nueva monumental puesta en escena. Matt Bellamy dio prioridad a su voz como nunca pero no se olvido su manera alucinógena de tocar
Con una de las bandas más galardonadaspor su directo a nivel mundial, todos sabían que ahí iba a pasar algo gordo. La maquinaria de Muse se puso en marcha literalmente cuando los engranajes del inmenso decorado empezaron a girar y de sus chimeneas salían bolas de fuego para dar paso a la ‘Supremacy‘ que abriría el espectáculo.
Uno de los momentos que más artículos dio en prensa fueron las imágenes proyectadas durante la divertida ‘Panic Station‘. Varias parodias de políticos como Obama, Merkel e incluso Rajoy bailaban como monigotes al ritmo funk de la canción. Tras la siempre bien recibida ‘Bliss‘, Muse pasó su derroche de grandeza a la plataforma situada en mitad de la pista para pegar fuerte con ‘Hysteria‘. Era impactante ver como en varios momentos del concierto los miembros de la banda podían llegar a estar a 100 metros de distancia entre ellos.
El momento más dramático de la noche llegó con ‘Animals‘, con la que mezclaron teatro y música, convirtiendo el concierto en una película en vivo. Un hombre vestido de traje actuando como un agente de bolsa tiraba billetes a la gente y se volvía loco hasta caer rendido al suelo. Fue entonces cuando el bajista Chris Wolstenholme sacó su armónica para concluir la ‘muerte’ de aquel señor tendido en el suelo cubierto de billetes y dar paso a uno de los mayores fetiches del público, ‘Knights of Cydonia‘ en la que los agudos de Mathew Bellamy se pegaban como nunca a su guitarra.
Las funciones actorales volvieron a repetirse con una mujer que interpretaba a otro personaje ambicioso de la literatura de Muse y que también fue a parar a la plataforma de la pista con ‘Feeling Good‘ donde le esperaba un surtidor de gasolina que acabaría con su vida. La misma actriz volvería luego a aparecer con el vals de ‘Blackout‘ bailando colgada de una bombilla gigante que aparecía por detrás del escenario como lo hiciera el OVNI de la gira de The Resistance.
Fue el concierto de Muse con mayor cantidad de sorpresas en su puesta en escena, como el robot gigante que acompañó a la banda con ‘Unsustainable‘. ¿Pero qué pasa con la música? ¿Es todo esto un complemento o una cortina de humo? La actuación de los tres músicos fue sobresaliente, pero lo más destacado fue la voz de Matthew Bellamy, hasta el punto de que no sacar ningún instrumento en canciones como ‘Follow Me‘, ‘Blackout‘, ‘Undisclosed Desires‘, ‘Starlight‘ y la más austera de todas, ‘Unintended‘, con el bajista haciendo las veces de guitarra como pudo.
La guitarra, en manos del líder de Muse, es algo alienigena. Sólo hace falta un breve solo como el de se sacó con ‘Madness‘ para llenar la villa olímpica. No hay músico tan completo y poderoso como Matthew Bellamy, capaz de empapar estadios enteros él solo.
Al menos una vez en la vida tienes que ver a esta banda en directo, seas de la condición que seas, sea cual sea tu disco favorito. Pero cuidado que engancha, hipnotiza y crea alucinaciones. Hasta la próxima apoteosis.
SETLIST
Supremacy
Supermassive Black Hole
Panic Station
Bliss
Interlude
Hysteria
Animals
Knights of Cydonia
Dracula Mountain
United States of Eurasia
Map of the Problematique
Feeling Good
Follow Me
Liquid State
Madness
Time Is Running Out
Stockholm Syndrome
Uninteded
Blackout
Guiding Light
Undisclosed Desires

The 2nd Law: Unaustainable
Plug In Baby
Survival

Uprising
Starlight

Coldplay, Estadi Olímpic de Barcelona 04.09.09

Una despedida agridulce

Coldplay se despide de España en un concierto marcado por los fallos de sonido, pero en el que el ‘Viva la vida’ acabo siendo el protagonista. 65.000 personas ante la mejor puesta de escena hasta la fecha en todas sus giras. Chris Martin fue puro espectáculo como siempre, salvando a la noche de un grave desastre.

No para de comentarse por la red los fallos de sonido que afectaron al concierto sobre todo al principio. Fue horribe, eran parones absolutos de sonido de unos 5 segundos, suficientes para romper el éxtasis de las decenas de miles de personas allí presentes. Pero no todo terminó ahí, porque por lo que tengo entendido, el ala izquierda del escenario fue la más afectada porque se fastidió uno de los set de altavoces. Yo tuve suerte, esta vez me puse en el lado del suficiente guitarrista Jhonny Buckland (que cumple años este viernes 11).

Mientras Coldplay se decidía a salir, en los altavoces sonaban canciones de U2 o Jay Z, y es que Chris Martin no es Chris Martin sino queda bien con sus colegas del gremio musical. El setlist era prácticamente calcado al último concierto de Madrid que ya comenté por aquí. Las principales sorpresas fueron Glass of Water y una versión de la Billie Jean como homenaje al difunto rey del pop. La primera por ser perfecta para tocarla en un estadio y por su puesta en escena (una pantalla digital inmensa en forma de medialuna que ocupaba todo el fondo del escenario mostraba un viaje virtual por el espacio sideral). La segunda por el bello tributo y sobre todo porque es una versión original y divertida, que tocaron durante la parte acústica del concierto, en la que los 4 miembros de la banda se apreta en un metro cuadrado mientras sus pies están rodeados del público de la pista.

El subidón llegó, una vez más, pasada la primera mitad del concierto, cuando no paraban de caer temas como Fix You o Viva la Vida que conducían una vez más a una despedida melancólica pero sublime con Death and All His Friends. Su último álbum Viva la Vida or Death and All His Friends no solo ha convertido a la banda en la mejor del 2008 sino que la ha renovado por completo. Las canciones que colplan este LP son el alma absoluta de su última gira, y muestra de ello es que canciones como Yellow (que la tocaron bastante acelerada) y The Scientist (algo falta de sentimiento, desapercibida) quedasen en un tercer plano cuando han llegado a ser las maestras de ceremonia.

Chris Martin volvió a ser el gran showman. Bailo como loco, cantó fenomenal, y se tumbaba en el suelo mientras el público ensordecedor coreaba loes ‘Oohhh, oohh, oooh’ de Viva la vida que todos esperaban con una mezcla de ansiedad, tensión y pasión. Uno de los puntos de la noche es cuando organizó a todo el estadio para hacer olas con los móviles, algo visualmente impresionante.

Al llegar a los segundos y últimos bises, Martin se disculpó por los problemas de sonido que habían querido ser los protagonistas de la noche, y aprovechó para recordar que a la salida lanzarán su último CD gratuito Lef Right Left Right, que recoge 9 canciones en directo compiladas durante su gira de Viva la vida.

We won’t see you in a while…goodbye”. Así sera. Coldplay se esfuma, seguramente durante varios años. Quizás caiga algún DVD en directo mientras tanto, rumores sobre la grabación de un nuevo album…pero nada oficial hasta que pasado un tiempo volvamos a oir algo de una banda que ha conseguido con corazón conectar a la gente mediante su música como nadie, superar a U2 sin quererlo, y lograr que mucha gente que ni se interesaba por la música se vea sorprendida por este gran poder sonoro y olímpico.

Sala 2.5 Las acusticas de este tipo de estadios no suelen ser su fuerte…y si a eso le sumas los problemas de sonido queda en muy mal lugar. El lugar era impresionante y dentro de lo masiva que fue la asistencia, las salidas no tenían un muy complicado acceso, aunque para llegar del estadio a Barcelona fue como una autentica procesión de Semana Santa. Se agracedía que fuera a techo abierto.

Público 4 Una vez más, el público de Coldplay se limitó a disfrutar de la música del grupo al que venían a ver. Hubo pitos por los fallos de sonido y por las versiones techno que Coldplay hizo de canciones como Talk.

Teloneros 3 Flaming lips y Sunday Drivers fueron los encargados de abrir la noche. Espectacular y divertida la puesta en escena de Flaming Lips pero musicalmente bochornoso y aburrido, mucho mejores en ese sentido los españoles Sunday Drivers, aunque no dejan de ser un popurri (bien tocado) de las bandas encanta-nenas de los finales de los 60.


Setlist

Life in Technicolor

Clocks

In my Place

Yellow

Glass of water

Cemeteries of London

42

Fix You

Strawberry swing

God put a smile upon your face+talk [techno version]

The hardest part+postcards of a paiting (Piano version)

Viva la vida

Green eyes+Death Will Never Conquer+Billie Jean (acoustic version)

——

Viva la vida remix

Politik + Gnossienne No. 1

Lovers in Japan

Death and all his friends



——


The Scientist

Life in technicolor II