ASH – Kablammo! [RESEÑA]

P { margin-bottom: 0.21cm; }

Mínimo, sencillo, ligero
Ash vuelve al mundo de los LPs con un disco que supone un explosivo cóctel ‘on the rocks’ impregnado de un olor a sal marina que te querrás beber más de una vez este verano.
Hay promesas rotas que saben a dulce sangría en una tarde de verano. El trío de Ash juró que tras lanzar Twilight of the Innocents (2007) se concentrarían únicamente en lanzar singles. Luego llegó el milagro de A-Z Series con el que realizaron la proeza de lanzar 26 sencillos a lo largo de un año de una calidad que alcanzaba el nivel máximo de la banda. El listón estaba alto pero la resaca también era muy grande, sobre todo teniendo en cuenta que su líder, Tim Wheeler, se había dejado hace poco todas sus fuerzas en el precioso tributo a su padre que lanzó en forma de un disco en solitario titulado Lost Domain.
Con una media de edad que no llega a los 40 años, era difícil que la banda colgara las botas y muy fácil que optasen por lanzar una propuesta fresca para abrir las puertas de la etapa estival y reiniciar un poco el sistema. Kablammo! se mueve entre la sencillez, el minimalismo y el sonido más auténtico de la banda. Comienza sudando con la breve ‘Cocoon‘ y la poderosa ‘Let’s Ride‘ para regalarnos un beso desde la nostalgia con ‘Machinery‘, un tema que nos devuelve lo mejor del sonido meloso entre guitarras que se gestó con aquel 1977. La voz casi susurrada de Wheeler en ‘Free‘ es un dulce sedante antes de ‘Go! Fight! Win!‘, un pinchazo que parece importado de aquel incendiario Meltdown con el que se despidieron de la guitarrista Charlotte Hatherley
Moondust‘ es una sobrecarga de ‘violineo’ que empalaga tanto como un donuts de chocolate en la sobremesa de un día de playa, pero el western instrumental de ‘Evil Knievel‘ es una muestra más de cómo molar de la hostia sin ser un grupo de soplagaitas, a la vez que ‘Dispatch‘ parece continuar esa senda desértica del salvaje oeste cuando el disco ya alcanza su atardecer. En el momento en el que se va ese destello reflejado en las guitarras rápidas de Mark Hamilton y Tim Wheeler es cuando Kablammo! pierde su pólvora para descansar las manos en el piano de ‘For Eternetity‘ y la caja de ritmos del baile de graduación de ‘Bring Back The Summer‘. De igual modo, con su séptimo LP Ash vuelve a convertirse en la banda sonora perfecta de nuestros veranos. Esos en los que las doce horas de sol abrasador merecen la pena para reposar nuestras cabezas en las noches de temperatura ideal y amores efímeros
P { margin-bottom: 0.21cm; }
Tracklist_
1. Cocoon
2. Let’s Ride
3. Machinery
4. Free
5. Go! Fight! Win!
6. Moondust
7. Evel Knievel
8. Hedonism
9. Dispatch
10. Shutdown
11. For Eternity
12. Bring Back The Summer

TIM WHEELER – Lost Domain [RESEÑA]

Honesto tributo a un padre
El líder de la banda Ash opta por un disco terapéutico y solidario de una factura preciosista para su debut como solista en el que homenajea a su difunto padre y relata los momentos más duros de su enfermedad sin regocijarse en la tragedia.
Resulta escalofriante observar como los músicos que adoras desde tu adolescencia se van haciendo mayores y perdiendo a sus seres queridos. Tim Wheeler perdió a su padre hace tres años tras una larga etapa de demencia causada por la enfermedad de Alzheimer. El líder de Ash encontró en la música una vía para canalizar el dolor y de paso reunir fondos para una asociación que trabaja para paliar un mal que cada vez afecta a más personas de mediana edad. Un trabajo íntimo, terapéutico y solidario que, lejos de regocijarse en la miseria y la autocomplacencia, busca luz en las habitaciones más oscuras. Todo gira en torno a la demencia que sufría su padre, como las rupturas que sufre Wheeler en ‘End Of An Era’, y ‘Do You Ever Think Of Me?’ y el relato de las miradas perdidas en la bellísima ‘Hospital‘.
‘Medicine‘ es la columna sobre la que se sujeta el álbum. Un tema épico de más de 10 minutos contra el que el músico se enfrenta recordando lo más duro de la enfermedad de su padre. ‘Vigil’ te pondrá los pelos de punta cuando escuches a Wheeler cantar “you are not alone”, una canción que recuerda la dulzura en los momentos más amargos, como la manera en la que su familia se mantuvo unida en los últimos días de su padre en el hospital. Lost Domain es un joyero lleno de piedras preciosas como ‘Vapour‘, inspirada en las noches de jazz de Nueva York, ciudad que lleva acogiendo al artista norirlandés en los últimos años. También se mantiene con baladas sentadas al piano como ‘Hold‘ con las que Wheeler supera el dolor de haber perdido a su padre, temas más ligeros como ‘Lost Domain‘ que saca las influencias de Abba del cantante y una sencilla canción de guitarra acústica para terminar el LP llamada ‘Monsoon‘.
El padre de Tim Wheeler fue aquel tipo que se iba a las tiendas de música para poner los discos de Ash en primera fila como recuerda el propio cantante de la banda norirlandesa. El hombre que marca al artista, quien se arriesga a publicar un íntimo relato pero logra firmar un trabajo que no solamente emociona sino que convence. Nadie compra música para ayudar a una asociación contra el Alzheimer, pero si te encuentras con una obra como Lost Domain, te tienes que quitar el sombrero por la cualidad de Wheeler de pelear el dolor y convertirlo en algo belloy esperanzador.   
Tracklist_
1. Snow In Nara
2. End of An Era
3. Do You Ever Think of Me?
4. Hospital
5. Medicine
6. Vigil
7. First Sign of Spring
8. Vapour
9. Hold
10. Lost Domain
11. Monsoon

ASH – Tracers [TRADUCIDA]

Los sueños, sueños son.
¿O no?…

Rastreadores
Es mejor tener dulces sueños sobre ella y olvidarlo todo por la mañana
Es mejor tener dulces sueños sobre ella y olvidarlo todo por la mañana
Sueños
Se desvanecen, desaparecen en la luz
Se pierden cuando abres los ojos
Ella está allí en algún lugar
Fuera de alcance y de vista
Es más dulce ser fiel a lo que conocíamos y vivir en el mundo sin ella
Es más dulce ser fiel a lo que conocíamos y vivir en el mundo sin ella
Sueños
Cuando te despiertas, desaparecen en la luz
Se pierden cuando abres los ojos
Ella está allí en algún lugar
Fuera de alcance y de vista
En algún lugar
Caminando por este vecindario
Paralelos, con vidas que nunca se tocan
Vidas que parecen tan efímeras y breves como nuestros sueños
Sueños
Cuando te despiertas, desaparecen en la luz
Se pierden cuando abres los ojos
Ella está allí en algún lugar
Fuera de alcance y de vista
Es mejor tener dulces sueños sobre ella y olvidarlo todo por la mañana
Es mejor tener dulces sueños sobre ella y olvidarlo todo por la mañana
Tracers
It’s better to have sweet dreams about her and forget it all in the morning
It’s better to have sweet dreams about her and forget it all in the morning
Dreams
They fade, disappear in the light
They’re lost when you open your eyes
She’s somewhere out there
Out of reach and out of sight
It’s sweeter to stay true to what we knew and to live in the world without her
It’s sweeter to stay true to what we knew and to live in the world without her
Dreams
When you wake, disappear in the light
They’re lost when you open your eyes
She’s somewhere out there
Out of reach and out of sight
Somewhere out there
Walking round this neighbourhood
Leading parallel, never-touching lives
Lives that seem as ephemeral and fleeting as our dreams
Dreams
They fade, disappear in the light
They’re lost when you open your eyes
She’s somewhere out there
Out of reach and out of sight
It’s better to have sweet dreams about her and forget it all in the morning
It’s better to have sweet dreams about her and forget it all in the morning

ASH – Innocent Smile [ Traducida ]

Otro buen relato de la adolescencia extraído del segundo álbum de Ash, 1977.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=154e016

Sonrisa Inocente
Dando una vuelta por la ciudad
Cuando el sol cae
Volando con tus amigos
Con las estrellas vivas
Dando una vuelta por la ciudad
Cuando el sol cae
Volando con tus amigos
Con las estrellas vivas
Corriendo por un alto desde el espíritu interior
Enfrentándose al mundo con una sonrisa inocente
Corriendo por un alto desde el espíritu interior
Enfrentándose al mundo con una sonrisa inocente
Algo me derribó
Y me caí por el suelo
Lo perdí todo en una noche
Simplemente dando una vuelta
El vandalismo es divertido cuando no hay nada que hacer
Romper algunas cosas, decir que no fuiste tú
El vandalismo es divertido cuando no hay nada que hacer
Romper algunas cosas, decir que no fuiste tú
Deja que todo haga efecto, te llevo a dar una vuelta en coche
Atado a un cohete de camino al cielo
Deja que todo haga efecto, te llevo a dar una vuelta en coche
Atado a un cohete de camino al cielo
Algo me derribó
Y me caí por el suelo
Lo perdí todo en una noche
Simplemente dando una vuelta
Ahí es cuando noté el temblor
Que despertó mi mente
Columpiándome en una araña de luces
Colgando del cielo
Tú le diste la vuelta a todo
Solamente hizo falta una sonrisa
Columpiándome en una araña de luces
Colgando del cielo
Colgando del cielo
Corriendo por un alto desde el espíritu interior
Enfrentándose al mundo con una sonrisa inocente
Corriendo por un alto desde el espíritu interior
Enfrentándose al mundo con una sonrisa inocente

Innocent Smile

Tripping round the town
When the sun comes down
Flying with your friends
With the stars alive
Tripping round the town
When the sun comes down
Flying with your friends
With the stars alive
Running on a high from the spirit inside
Taking on the world with an innocent smile
Running on a high from the spirit inside
Taking on the world with an innocent smile

Something knocked me down
And I fell far to the ground
I lost it all in one night
Just wandering around

Vandalism’s fun when there’s nothing to do
Break a few things say it wasn’t you
Vandalism’s fun when there’s nothing to do
Break a few things say it wasn’t you
Let it all kick in, take you for a ride
Strapped to a rocket heading for the sky
Let it all kick in, take you for a ride
Strapped to a rocket heading for the sky

Something knocked me down
And I fell far to the ground
I lost it all in one night
Just wandering around

That’s when I got the shiver
That reawoke my mind
Swinging from a chandelier
Hanging from the sky
You turned it all around
It only took a smile
Swinging from a chandelier
Hanging from the sky
Hanging from the sky

Running on a high from the spirit inside
Taking on the world with an innocent smile
Running on a high from the spirit inside
Taking on the world with an innocent smile

Enlaces relacionados:

Ash – Spheres [ Traducida ]

El último disco de Ash, A-Z Volume 2, no tiene mucho que envidiar a su antecesor en cuanto a la recolecta de los grandes singles que dio fruto el proyecto A-Z. ‘Spheres‘ engulle 6 minutos del minutaje en un tema que parecen dos. En la primera parte la batería y el bajo construyen las escaleras por las que pisa la prosa de Tim Wheeler y la segunda parte rompe en una sofocante poesía en plena eclosión instrumental. Uno de los temas más serios y maduros de toda la serie de singles.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=7e13aa6

Esferas
Rumbo de colisión, te pones en movimiento
No puede haber vuelta atrás
La fuerza de la voluntad en su inercia
Y la fuerza interior que no puedes explicar
Preparación para el impacto
Te dices a ti mismo que no tengas miedo
Te recuerdas a ti mismo que toda emoción empezó con una explosión
Ahí yace el origen de todo
Intentaron infiltrarte
Intentaron meterse en tu cabeza
La sensación de que algo te está vigilando
Como una araña en su tela
Quemé las cartas que me enviaste
Dios, echo de menos a mis viejos amigos
Pero todo estado no es permanente
Sí, la verdad es evidente
Nada dura para siempre
Haz la diferencia
Estoy listo para romper la fuente de opresión que retiene a mi alma
Estamos juntos en esto
Te necesito cerca
No estás en esto sola
Me caigo de rodillas
Tres años sitiados
Rezo por la liberación
Nubes negras cuelgan bajas
Tan pesadas con nieve
La tormenta es inminente
Toda calma en la superficie
No hay tiempo para romper el silencio
La brisa meciendo el agua
La nieve cayendo en el patio
La tensión de momentos silenciosos
La hora cero aproximándose
Siento como se crea la
Expectación
Estoy de pié junto a un borde
El futuro no tiene figura o forma
No puedes volver atrás
Mantén el curso
Mantén el curso
Estoy listo para romper la fuente de opresión que retiene a mi alma
Estamos juntos en esto
Te necesito cerca
No estás en esto sola
Me caigo de rodillas
Tres años sitiados
Rezo por la liberación
Nubes negras cuelgan bajas
Tan pesadas con nieve
La tormenta es inminente
La música de las esferas
La música de las esferas
La idea destrozada
Estás en la frontera
La idea destrozada
La visión es clara
Los sentimientos de miedo
La visión aparece
La música de las esferas
Los sentimientos que temo
La caída de las lágrimas
La idea destrozada
Intentas aclararte
La entrada está cerca
Estás en la frontera
Las sombras que temes
El mensaje es claro
La entrada aparece
La idea rota
El pasar de los años
La música de las esferas
La música de las esferas
La caída de las lágrimas
La caída de las lágrimas
Estás en la frontera
El mensaje es claro
Estás en la frontera
Estás en la frontera
La caída de las lágrimas
La música de las esferas
Intentas aclararte
Las ideas rotas
Estás en la frontera
Estás en la frontera
El pasar de los años
La entrada del miedo
El chirrido de los engranajes
El jardín de lágrimas
Los sentimientos de miedo
Los sentimientos que temo
La visión es clara
Intentas aclararte
La idea destrozada
La idea rota
Las sombras que temes
La caída de las lágrimas
Los sentimientos que temo
Estás en la frontera
El jardín de lágrimas
La música de las esferas
El chirrido de los engranajes
La música de las esferas
La música de las esferas
La música de las esferas
Spheres

Collision Course, you’re set in motion
There can be no turning away
The force of will in this inertia
An inner strength you can’t explain
Preparation for the impact
Tell yourself don’t be afraid
Remind yourself that all emotion began with an explosion
Therein lies the origin of everything

They tried to infiltrate you
Tried to get inside your head
Sense of something watching over you
Like a spider in it’s web
I burnt the letters that you sent me
God I miss my old friends
But every state is not permanent
Yes the truth is evident
Nothing lasts forever
Make the difference

I’m ready to break the hold of oppression keeping down my soul
We’re in this together
I need you close
You’re not in this alone
Fall down on my knees
Three years under siege
I pray for deliverance
Black clouds hanging low
So heavy with snow
The storm it is imminent

All calm on the surface
Not time to break the silence
Breeze rippling the water
Snow falling in a courtyard
The tension of quiet moments
Zero hour approaching
Feel the build
Anticipation
I’m standing at a border
The future has no shape or form
Can’t turn back
Stay on course
Stay on course

I’m ready to break the hold of oppression keeping down my soul
We’re in this together
I need you close
You’re not in this alone
Fall down on my knees
Three years under siege
I pray for deliverance
Black clouds hanging low
So heavy with snow
The storm it is imminent

The music of the spheres
The music of the spheres
The Shattered idea
You’re at the frontier
The Shattered idea
The vision is clear
The feelings of fear
The vision appears
The music of the spheres
The feelings I fear
The falling of tears
The shattered idea
You’re trying to get clear
The entrance is near
You’re at the frontier
The shadows you fear
The message is clear
The entrance appears
The broken idea
The passing of years
The music of the spheres
The music of the spheres
The falling of tears
The falling of tears
You’re at the frontier
The message is clear
You’re at the frontier
You’re at the frontier
The falling of tears
The music of the spheres
You’re trying to get clear
The broken ideas
You’re at the frontier
You’re at the frontier
The passing of years
The entrance of fear
The grinding of gears
The garden of tears
The feelings of fear
The feelings I fear
The vision is clear
You’re trying to get clear
The shattered idea
The broken idea
The shadows you fear
The falling of tears
The feelings I fear
You’re at the frontier
The garden of tears
The music of the spheres
The grinding of gears
The vision of fear
The entrance appears
The music of the spheres
The music of the spheres
The music of the spheres


Enlaces relacionados:

Ash – Carnal Love [Traducida]

No olvidéis las cosas dulces para este fin de semana. Con uno de los mejores vídeos que he visto en los últimos años, ‘Carnal Love‘ es el plato dulce del último CD de Ash, el A-Z Volume 2. Que les aproveche.


Amor Carnal
Cosa dulce
Belleza llena de la gracia de los serafines
Cariño, estoy deseando sentir entrar tu respiración
El sol se está poniendo, las sombras se alargan
Nuestra tierna pasión, estará persistiendo
Sacando sentimientos bien ocultos en el interior
Mis besos lloverán suavemente sobre tu piel
Ahora puedo sentir mi alma despertándose
Me encanta quedarme y escuchar mientras cantas
Es amor carnal en lo que estoy pensando
Soy adicto a tus cosas dulces
Está quemando
No tengo bastante
No, no te voy a dejar marchar
Ven conmigo
Todas las cosas buenas, son salvajes y libres
No, no puedes esconderte o huir de tu destino
Puedes rendirte, oh, tan tiernamente
Simplemente respira hondo y siente como se libera tu alma
Es amor carnal en lo que estoy pensando
Soy adicto a tus cosas dulces
Está quemando
No tengo bastante
No, no te voy a dejar marchar
Carnal Love
Sweet thing, graceful beauty of the seraphim
Baby, I long to feel your breath enter in
The sun is setting, shadows lengthening
Our tender passion, it will be lingering
I love to stay and listen while you sing

It’s carnal love that I’m thinking of
I’m addicted to your sweet stuff
It’s burning up
I can’t get enough
No, I won’t let you go

Come to me
All the good things, they are wild and free
No, you can’t hide or run from your destiny
You can surrender oh so tenderly
Just breathe in deep and feel your soul release

It’s carnal love that I’m thinking of
I’m addicted to your sweet stuff
It’s burning up
I can’t get enough
No, I won’t let you go
 
Enlaces relacionados: 

A-Z Series VOLUME 2 [ASH]

Remate de faena
Ash publica el segundo y último volumen del ambicioso proyecto A-Z Series. Épico, dulce, pasional, profundo y pegadizo como siempre. La culminación perfecta de un trabajo bien hecho. 
Aquí termina A-Z Series. Una saga en la que Ash ha publicado nada menos que 26 singles en un año. Tal proeza merece un hueco en la historia musical y un final de leyenda. Así es, con ‘Dare to Dream’ dan esa sensación, la de clavar una bandera que representa un sueño que solamente ellos se han atrevido a hacer realidad.
El trabajo duro también ofrece la licencia de pasarlo bien. El mismísimo júbilo se refleja en temas como ‘Mind Control’, con su pegadizo estribillo de “What the fuck is going on?”; el más que genial hit ‘Binary’ y la simpática crítica hacia las redes socialesPhysical World’. Pero A-Z Vol. 2, al igual que su antecesor, ofrece 3 temas extra, entre los que se encuentra la versión de David BowieTeenage Wildlife’, una canción de permanente frescura; y el meloso techno-pop ochentero de ‘Spellbound‘.
Pero si lo que buscas es al Ash maduro, atrevido y que demuestra dar la talla en cualquier registro, tienes a la espectacular ‘Insects‘ y su liberador estribillo, y también la sorprendente ‘Spheres‘ con su base de piano y unos versos atractivos que guían hacia uno de los mejores ‘endings’ de la banda. Para rematar, ‘Embers‘ es la confirmación de Ash como banda de culto al pop-punk, al rock y a una adolescencia cargada de aventuras románticas.
Ésta paleta de canciones no deja atrás la faceta neo-romántica de Tim Wheeler. El azúcar se ve en recetas como la de ‘Summer Snow’, un tema muy ‘acustic-idol’; la ‘beatleiana’ y también de base acústica ‘Change Your Name’; y sobre todo en la dulzona ‘Carnal Love‘, cuyo videoclip es uno de los mejores que he visto en los últimos cinco años.
La leyenda del abecedario de Ash llega a su fin, y se despide a su gusto con un certero tema instrumental, ‘Sky Burial’, que recuerda a su etapa Nu-Clear Sounds, y el tema que cierra el disco ‘There is Hope Again’, que limpia las lágrimas de los fans a los que les toca pasar de recibir un single al mes de su grupo favorito a la nada absoluta.
El disco colea con sus últimos 3 temas extra, caras b que la banda ha decidido incluir en el álbum como lo hiciera con el Volume 1. La onírica ‘Nightfall’ es la encargada de despedir este último ‘bis’, un vals tranquilo que parece acompañar a los que navegan por las estrellas

Ansiedad sufren la banda y sus fans tras este agresivo parón. Habrá conciertos, nuevas ideas, pero después de que semejante leyenda haya sido escrita, será como pedir a Cervantes que resucite para superar al Quijote. Son jóvenes, terriblemente creativos y cada vez más abiertos. Ash se volverá a alzar de sus cenizas.

MTV WEEK 2010 Día 2: ASH + I BLAME COCO

Poco público, mucha diversión
Ash invoca al sonido de sus inicios para animar un día del MTV WEEK gratuito que olía a fracaso. Hora y media de concierto y 18 temas con bises incluidos salvaron una noche que empezó con la pobre actuación de I Blame Coco.

El segundo y último día del generoso MTV Week que se celebraba en el Parque del Fórum de Barcelona comenzaba con una tremenda desgana. I Blame Coco, el proyecto de de Coco Sumner, hija del multimillonario musical Sting, salió con media hora de retraso para afrontar un público que no llegaba a las 50 personas.
El problema de artistas con un sonido enlatado es que cuando salen de la lata huelen un poco mal y caduca rápido. I Blame Coco se basa en una niña de papa que juega a ser cantante acompañada de una banda de guitarra, bajo, sintetizador y batería. Un producto pensado para satisfacer a los seguidores moda musical del momento, una especie de moderno tecno-pop de remezcla perseguida por fashion victims. 
Una escasa media hora de suplicio en la que Sumner no terminaba se movía con sus bailes de cyborg patoso, rostro tenso y cantaba las notas altas de la misma manera que su padre. El público solamente saltaba cuando la cantante lo pedía alzando los brazos.
Si el panorama era desolador durante la actuación, nada comparado a lo que quedo cuando Sumner se despidió del MTV WEEK. Mientras los norirlandeses Ash realizaban su tímida prueba de sonido, esperaban a los pies del escenario poco más de diez personas.
Nada grave. Tim Wheeler, líder de Ash, salió al escenario sonriente como siempre y con ganas de dar algo grande. Empezaron con un avisto de bomba: Lose Control‘, para luego dar un paseo por la galería de temas dulces y energicos como la soñadora ‘A Life Less Ordinary’,  propios de la creatividad de Wheeler
Ash se había subido al escenario sin Russel Lisack, guitarra de los Bloc Party que ha acompañado en las giras de Ash durante todo el año. Esto no hacía más que darle un toque más crudo a la actuación, ya que los allí presentes eran la formación original. Tim Wheeler, Mark Hamilton y Ric McMurray, fueron los chicos nacidos en el 1977 que muy jóvenes fundaron la banda Ash. 
Temas como ‘Petrol’, ‘Oh Yeah‘ o su primer single ‘Jack Names the Planet‘ sonó con la juventud de los primeros pasos de la banda. Para enfatizar la calidez musical de su pop-punk alternativo, demostraron con temas de su nueva etapa como ‘Joy Kicks Darkness’ que no han perdido la esencia y esperanza depositada en la música que siempre les ha acompañado. 
Fue una noche divertida, en dirección ascendente, y poco a poco el aforo superaba el centenar de personas. Con ‘True Love 1980‘ hasta el segurata del foso meneaba la cadera, mientras unas fans de la primera fila pedían quizás la vuelta de Charlotte Hatherley con una pancarta en la que se leía: “Girl from Ash, come back“.
No faltaron ni unos generosos bises, cuatro temas en los que ‘Twilight of the Innocents’ destacó como nunca. Normalmente Wheeler encuentra en esta oscura canción un desafío a la voz, y suele perderse en desentones y gallitos. Pero esta noche fue especial, Tim pudo con su canción y levantó la voz hasta donde hizo falta hasta terminar con la frente en el micro mientras recuperaba el aliento.
Se ganaron al público, atrajeron multitud solamente con su música (y alguna que otra frase en catalán y un “Visca en Barça”), permitieron la locura con temas de absoluto poder como ‘Kung Fu’ o ‘Burn Baby Burn‘ y se despidieron esperando un pronto reencuentro.
Hoy Ash termina un ciclo importante, el A-Z Series. La épica de lanzar 26 singles en un año ha sido completada, y el 11 de octubre lanzan en formato físico el segundo volumen que recopila en un CD con extras la segunda tanda de singles de este proyecto. ¿Cuál será el siguiente paso?
Ya sea por su juventud, creatividad, energía, genio, un inmenso catálogo de grandes canciones, crear una banda sonora de amores y desamores o ser un sello de identidad para la juventud de los 90, Ash han logrado caer muy bien en el universo musical. Una empatía que queda lejos de desaparecer.
Lugar 2.5: El Parque del Fórum es un lugar amplio, asfaltado y cercano al mar. Problemas: El olor a pis que traía el viento y la acústica que se pierde en los mares.
Público 3: Típicos hooligans de ‘Yo bebo. La música no importa. Tú te jodes’. Unos pocos fans que cubrían edades desde la adolescencia hasta los entrados en los 30, y un público general variopinto.

Setlist
1. Lose Control
2. Angel Interceptor
3. A Life Less Ordinary
4. Goldfinger
5. Shinning Light
6. Petrol
7. Joy Kicks Darkness
8. Walking Barefoot
9. True Love 1980
10. Oh Yeah
11. Kung Fu
12. Arcadia
13. Orpheus
14. Return of White Rabbit

15. Jack Names the Planet
16. Girl From Mars
17. Twilight of the Innocents
18. Burn Baby Burn
 

Enlances de interés:

Video by: Erdenay

Cartel completo del BAM/MTV Music Week 2010

BAM (Barcelona Acció Musical) y MTV organizan un festival gratuito que tendrá lugar en Barcelona los días 24 y 25 de septiembre durante las fiestas de la Mercé. El BAM/MTV Music Week 2010 se celebrará en el Parq del Fórum, recinto que albergase en su tiempo el desaparecido festival de Summercase.

Viernes 24 de septiembre
21:30 horas: San León
00:00 horas: Goldfrapp
03:00 horas: Crystal Fighters

Sábado 25 de septiembre
21:30 h: ASH
00:00 h: Vinila Von Bismark & The Lucky Dados
03:00 h: I Blame Coco

Enlaces relacionados: 

ESPECIAL: FUJI ROCK 2010 / 30, 31 de julio y 1 de agosto

Melodías entre ramas

Una vez al año los árboles y las piedras de Naeba abren sus ojos para presenciar un espectáculo único. Cualquier estilo: rock, pop, electrónica, indie, funk, jazz, metal, flamenco, étnica, folk, punk soul, rap, tecno… Cualquier país: Estados Unidos, Australia, Inglaterra, Francia, Escocia, Suecia, Cuba, Canadá, Alemania, España y por supuesto Japón. Solamente importa una cosa: encontrarle un buen novio musical a la naturaleza, un romance que el público pueda disfrutar las 24 horas durante tres días.

Los montes del Ski Resort de Naeba olvidan sus nevados inviernos y a los aficionados al ski para dar paso a los amantes de la buena música en una temporada de calor húmedo y lluvias. Vestidos como excursionistas y oliendo a repelente de insectos, parejas, familias, amigos y amigas se adentran en los bosques y colinas musicales del Fuji Rock.



La música es oro, el silencio es plata

El Fuji Rock es respeto. Respeto por la naturaleza por medio del reciclaje y el cuidado por el medio ambiente. Respeto por la música, tanto entre artistas y sus tiempos en el escenario como entre los asistentes y sus ídolos. Y algo que se agradece, y mucho, respeto entre público, en el país de las colas y el orden, el Fuji Rock no podría ser diferente.

La audiencia es en su gran mayoría japonesa. Esas personas atentas sonrientes, a veces extravagantes y casi siempre tranquilos. Una templanza que parecía timidez, como cuando el líder de los estupendos Alberta Cross preguntaba al público si estaba disfrutando del festival, éste guardaba silencio a lo que el neoyorquino respondía “¡Suena a que no!”.

Incluso se podía apreciar en uno de los conciertos más emotivos e interesantes de todo el festival, el que dio la banda de Thom Yorke, Atoms f

or Peace, en el escenario principal, el Green Stage: “Dejad ya de hacer tanto ruido, ¿vale?”, bromeaba el líder de Radiohead entre risas.

Muse, a pesar de ser cabeza de cartel del primer día y abarrotar todo el llano frente al escenario principal y sonar como nunca, no daba crédito a la timidez y prudencia de su público. En aquellos momentos en los que un enchufadísimo Matt Bellamy enfocaba el micro hacia el público para que cantase las partes más calientes de temas épicos como Time is Running Out o Starlight, las decenas de miles de personas respondían susurrando la letra de la canción.

Pero no era todo aplaudir y gritar solamente cuando tocaba, los japoneses también saben desinhibirse.

Vacaciones en el monte


Local Natives son el ritmo y la melodía sin sacrificar alguno de los dos atributos en ningún momento. Es un canto celestial que pisa tierra firme para volver a subir ante la mirada y escucha del entregado público nipón. “Un público increíble, no entiendo como nos conocías todavía chicos si aún no hemos sacado aquí nuestro disco”, comentaba sorprendido desde el White Stage el bigotudo cantante del grupo.

En el mismo escenario que los Natives, Corinne Bailey Rae se reafirmó junto a su banda como la artista de indie soul más prometedora del siglo actual. Bajo una intensa lluvia, la cantante británica levantaba sus brazos con aire sensual mientras rezumaba talento, simpatía, dulzura y belleza. Nadie abandonó su parcela de barro, y un chico japonés decidió

tirar su timidez al charco para soltar un grito de “¡I love you!” a la cantante, quien respondió con una enorme sonrisa, “¡Thank you!”.

Los norirlandeses Ash son bien queridos en tierras niponas. Muestra de ello fue la reacción más salvaje del público en todo el festival ante los temas más clásicos de la banda como Kung Fu o Girl From Mars. Algunos se animaban a bailar y patalear en el co

rro que se formó frente al escenario, otros huían del barullo entre risas y con las manos en la cabeza. Tim Wheeler, líder de la banda, se emocionó tanto que una ronda de gritos le dejó afónico para el final de su actuación.

Lo de Vampire Weekend fue una fiesta en la playa. No tan solo por su líder vestido con bañador, una suerte de Paul Simon del siglo 21, o por las pelotas hinchables que botaban por el público, sino por el veraniego toque de cada una de las canciones que flo

taban desde el escenario. Bailes, sonrisas y guiños de ojo se sucedían por todos lados, el periodo estival llegó al monte de Naeba.

Otro gran ejemplo de concierto entretenido y positivo fue el de John Butler Trio y su hábil rock australia

no. Tras la presentación de su nuevo álbum, April Uprising, y de una exhibición musical y una total capacidad de control en el jam instrumental, el ya colmado público del Green Stage terminó haciendo una ola desde la primera fila hasta los pies del bosque.

Algo parecido vivió Jamie Cullum, con una entrega correspondida entre el público y artista, siendo Cullum el valiente que bajó del escenario para recorrer todo el foso y chocar las manos de sus fans. Fue un niño y el piano su juguete. Besaba el micro, saltaba desde el piano varias veces y completó su set list con versiones de Radiohead y Rihanna. “No hay nada en el mundo como este festival, es genial hast

a cuando llueve, no como en Glastombury”, llegó a afirmar el joven inglés.

Muse no se quedó corto, a pesar de estar completando una de sus giras más ocupadas, Mathiew Bellamy salió repeinado junto a un Dominic Howard vestido de astronauta como salido de un anime japonés y el siempre serio bajista Chris W

olstenholme. El líder de la banda estuvo entregadísimo de principio a fin. No es de extrañar que en ocasiones se endiose a semejante artista cuando en el escenario del Green Stage realiza seis vueltas seguidas mientras toca el complejo riff de Plug in Baby.

Los conciertos nocturnos siguen siendo los más multitudinarios. Como fue el caso de MGMT, que su revitalizante actuación provocó el corte del acceso entre el Green Stage y el escenario donde tocaban, el White Stage, dado que superaron el aforo límite de este último.

Producto nacional nipón



Las bandas japonesas cumplieron su cometido a pesar de que realmente no había ningún peso pesado nipón en el cartel. Quizás Asian Kung Fu Generation fueron los que sustentaron el estandarte de

banda más popular japonesa, y provocaron unos cuantos saltos en su actuación aunque resultó sorprendente a la par que decepcionante que no tocaran su tema más conocido en el mundo, Haruka Kana

ta, tema principal de la popular serie de anime Naruto.

Serían más de destacar aquellos grupos y solistas nacionales que ofrecían un concierto más íntimo. La cantante folk en el pequeño escenario de Gipsy Avalon, la reducida banda de jazz arrinconada en el diminuto escenario oculto entre los árboles del bosque, la minimalista banda indie melódica en el Field of Heaven, o la big band japonesa instalada en el lejano Orange Court. Artistas menos mediáticos y conocidos, pero que aportaban un toque de paz acompasado con el precioso contexto de los montes de Naeba.

Papa se va de viaje


Fuji Rock 2010 ha estado marcado por las nuevas bandas que los líderes de grupos de culto como Radiohead, Rage Against the Machine o The Shins han decidido ‘montar’ por su cuenta. Thom Yorke, Flea y el rest

o de Atoms for Peace dieron un auténtico recital, el perfecto broche final en el tercer día del festival. Tocaron todo el disco en solitario de Yorke, una canción nueva, más algunas canciones de Radiohead como I Might be Wrong, todo ello con cierto toque personal de la banda.

Broken Bells suena bien, pero por desgracia no pasa de momento de ser la versión simple de The Shins. Pero el hawaiano y veterano líder de la banda no defraudó, y dio un concierto de textura íntima en la carpa del Red Marquee donde presentó el álbum debut de su nueva banda.

Apenas dos meses de su increíble actuación junto a Rage Against the Machine en Es

paña, Zack de la Rocha sube de nuevo al escenario de la mano de su nueva banda One Day as a Lion. Es una apuesta arriesgada, en la que la voz del carismático profeta del rap va solamente acomp

añada de un sintetizador y un batería indestructible. Sus nuevas canciones giran en torno a su primer single, Wild International, una adictiva pesadilla en la que uno termina metiéndose hasta el fondo del plano oscuro musical del tema.

Cena para nostálgicos


El Fuji Rock es un festival muy familiar. Hay zonas de juegos, columpios, teatro infantil, actividades…, en las que niños de todas las edades pueden disfrutar con sus padres o monitores del festival. Pero claro, un padre no paga más de 350 euros para pasear a sus críos durante tres días por el monte.

Jazz, blues, folk, clásica, flamenco…etc. Varias orquestas y big band se sucedían en los escenarios más ocultos del festival. A uno se accedía por caminos de madera que se perdían en el bosque, otro subiendo en un teleférico rapidísimo que tardaba 20 minutos en subir la montaña más alta de la zona, u otro andando hasta la otra punta del festival donde se podía disfrutar de música cubana y probar un mojito de sabor poco recomendable.


Por la tarde un poco de Kula Shaker, rock psicodélico con especias hindúes, liderado por una especie de Rod Stewart moderno. Por la noche, en especial en el segundo día, podían recordar viejas glorias con el country de John Fogerty o el glam rock de Roxy Music. Oportunidades únicas para ver en el escenario más grande a bandas que llevan décadas sonando en las radios de todo el mundo.

Tanabata


Una leyenda china, adaptada a las tradiciones japonesas desde la era Heian, cuenta el romance entre Orihime y Hikoboshi en el espacio exterior. La vía lactea es el río que separa a estos dos amantes, por lo que solamente pueden verse una vez al año, concretamente el séptimo día del séptimo mes lunar en el calendario lunisolar.

Los montes del Fuji Rock encontraron el amor en la música, las personas, su pasión por el arte sonoro y su responsabilidad ante el cuidado de la naturaleza. Una historia de amor que solamente se sucede una vez al año, a la que asisten las bandas y solistas que más pasiones levantan, como es el caso de Muse, o las actuaciones más exclusivas para pocos afortunados, como las que ofrece el dream team de Atoms for Peace.

La inmensa frondosidad natural se mezcla con la musical. A pesar de que los horarios están delicadamente tallados para evitar el mayor número de solapamientos posible, resulta en ocasiones frustrante tener que sacrificar alguna que otra actuación. El Fuji Rock es un festival para repetir. Los japoneses que lo visitan una vez lo marcan en su calendario como fecha obligada para los próximos años, y el público y artistas extranjeros terminan repitiendo a pesar de la lejanía.

Un lugar de ensueño, una escapada de verano, una escalada a las cimas de la música. El Fuji Rock te abstrae y no te suelta hasta que decides decir adiós. Pero el que visita este festival siempre formará parte de él.











ATOMS FOR PEACE – SKIP DIVIDED

Más videos

Más fotos