DAMIEN RICE – My Favourite Faded Fantasy [RESEÑA]

Vuelve el mejor en lo suyo
Tras ocho años sin sacar un disco, Damien Rice sale de su agujero con una propuesta añeja como el buen vino que ha esperado su momento para salir por la grifería auditiva con la misión de aliviar a los paladares más nostálgicos. 
¿Y qué es lo suyo? Lo suyo es el folk más honesto que nace de la húmeda Irlanda con una voz inconfundible que arropa el alma cuando más lo necesitas. En una época en la que hay tanto postureo de cantautores que provocan un falso temblor en la voz buscando reproducir el mismo sentimiento que oyen en los vinilos de los cafés que frecuentan cigarro en mano, se agradece que los reyes del género hagan su acto de presencia aunque sea ocho años después. Damien Rice ha vuelto con ocho canciones, una por año, que entre bellos arreglos de cuerda y relatos de las heridas cotidianas del sentimiento más arraigado forman una caja que se abre con la redonda ‘My Favourite Faded Fantasy’ y cierra con agudos similares en ‘Long Long Way’.
Teniendo en cuenta que este es el primer CD que graba el irlandés sin su compañera Lisa Hannigan, quien decidió convertirse en pasajera de su propio proyecto en solitario sin mirar atrás, impresiona escuchar a Rice imitando la voz de la irlandesa en el primer y último tema, un acto de travestir la voz que no queda claro si es un gesto de añoranza o simplemente un ‘no te necesito’. Igualmente, el solista sigue adelante con su propuesta más madura en ‘It Takes A Lot To Know A Man’, un matrimonio perfecto entre los arpegios de piano y las cuerdas que ayudan a mantener el equilibrio.
No falla Rice en utilizar su súper poder de convertir su voz y guitarra en una orquesta invisible en ‘The Greatest Bastard’, una canción de hoguera que entra en el pack de otras como ‘Colour Me In’, ‘The Box’ y ‘Trusty And True’ en cuanto a que comparten un patrón que desemboca en el clímax de cuerda que en su momento nos atrajo de este señor. ‘I Don’t Want To Change You’es el buque insignia de este nuevo disco que ya habrás escuchado en la publicidad de My Favourite Faded Fantasy. Un tema que rasga la guitarra mientras Rice se suelta con un suave llamamiento que encaja perfectamente para radio y televisión sin perder la honestidad de un artista que emite su música directamente desde sus venas.
El tercer LP de Damien Rice tiene todo lo que guarda el desván del irlandés. Los pulcros arreglos de cuerda, la madera añeja de su guitarra acústica, su voz inconfundible y sustancial, un gran cuidado de sus letras y hasta una tercera ‘The Blower’s Daughter’ con ‘The Box’. Quizás algunos habituales del cantante nacido en Celbridge echen de menos su rabia en este nuevo conjunto de canciones, pero recordemos que han pasado ocho años de su último trabajo, el hombre necesitaba quitarse la ropa harapienta de miserias pasadas y enfocar los nuevos eventos entrando en una fase más madura como todo artista folk ha tenido que afrontar en su carrera. My Favorite Faded Fantasy no es el mejor trabajo de Damien Rice pero nos trae de vuelta a un artista que impacta y se zafa de cualquier intento de convertirle en una música chill-out condenada a ser utilizada para salas de espera o momentos de estudio previos a épocas de exámenes.
Tracklist
01. My Favourite Faded Fantasy
02. It Takes A Lot To Know A Man
03. The Greatest Bastard
04. I Don’t Want To Change You
05. Colour Me In
06. The Box
07. Trusty And True
08. Long Long Way

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s