ATOMS FOR PEACE – Amok [CRÍTICA]

Matemáticas con corazón
Thom Yorke vuelve con su nuevo y flamante grupo en la secuela de su debut en solitario. Claroscuros trazados con perfección y exactitud, y una voz que supera todo lo digital y matemático.
Ante la reciente noticia de que Thom Yorke ha admitido que ha pensado en más de una ocasión terminar con Radiohead, Atoms For Peace se presenta como el mañana de una de las bandas más emblemáticas del planeta.
El inglés cada vez se siente más a gusto en esta nueva nueva familia compuesta por el bajista de los Red Hot Chili Peppers, Flea; el percusionista de la misma banda, Mauro Refosco; el productor de Radiohead, Nigel Godrich; y el que fuera batería de R.E.M., Joey Waronker. Thom Yorke empezó su carrera en solitario con el álbum The Eraser, que promocionó sobre escenarios de todo el mundo con la compañía de estos músicos ya bautizando el grupo como Atoms For Peace. Ahora ese nombre firma su primer LP, Amok.
El arranque se viste elegante con ‘Before Your Very Eyes…‘. Una guitarra y bajo bailan al escurridizo ritmo de la percusión mientras que la voz de Thom Yorke, máxima protagonista de este trabajo, sobrevuela con suavidad y dulzura las agitadas aguas de los instrumentos. Un sedante que nos engaña para meternos dentro el bicho de ‘Default‘, la más electrónica del disco y una de las más enigmáticas, una criatura que se te colará por todas partes.
El videoclip de ‘Ingenue‘ define muy bien la tercera de Amok. Un romance que se emite en una danza que pone los pelos de punta, con un Thom Yorke que llora esta canción con limpieza y delicadeza. Con los ojos húmedos, Amok arranca de sus entrañas ‘Dropped‘ con una percusión que no te dejará marchar hasta que entre el bajo que rompe con el sintetizador. ‘Unless‘ es oscura, apocalíptica y enigmática como el blanco y negro de la portada del disco.
Pero Thom Yorke muestra con este disco una cara más lavada que la de su anterior trabajo en solitario y se aleja un poco de la tenebrosidad de sus melodías. En ‘Stuck Together Pieces‘ es donde se asoma más el bajo de Flea para mostrarse como perfecto escudero de Thom Yorke en una canción en la que se engancha la guitarra de uno con el bajo del otro en un final que desafía a la gravedad. 
Judge, Jury And Executioner‘ bien podría ser un single de Radiohead y nadie diría nada. ‘Reverse Running‘ tiene también ese sabor a la banda de Oxford pero se acerca más al carácter de Atoms For Peace de percusión imbatible, una base grave que dirige el tono del discurso y una voz que se mueve por diferentes picos acompañada de unos arpegios de guitarra.
Acaba la historia con la canción que le da título al disco, ‘Amok‘. Un tema de claroscuros que recuerda más a la estética de su antecesor, The Eraser. Y es que el nuevo disco de Thom Yorke y su nueva familia no deja de ser una secuela de su anterior trabajo. Un nuevo proyecto que funciona, que suena terriblemente bien y que produce unas actuaciones en directo que son obligatorias para la vista y el oído. 
Atoms For Peace demuestra que si se disolviera Radiohead, lo único que se echaría de menos en su sonido sería al guitarrista Johnny Greenwood y a su sonido único y envidiado por muchos. Por lo demás, este supergrupo tiene todas las ganas de quedarse y seguir agitando el suelo que pisa.
Recordemos que este miércoles 17, Thom Yorke y Nigel Godrich actuarán en representación de Atoms For Peace en la sala Razzmatazz de Barcelona.

Tracklist
1. Before Your Very Eyes…
2. Default
3. Ingenue
4. Dropped
5. Unless
6. Stuck Together Pieces
7. Judge Jury And Executioner
8. Reverse Running
9. Amok

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s