MUSE – The 2nd Law [CRÍTICA]

La ley olvidada
Un álbum disperso que gana en individualidades lo que pierde en el global. Un trabajo condenado al olvido por la falta de unidad entre sus temas y la indecisión a la hora de darle una personalidad propia. 
Tanta polémica con que Muse se había pasado al dubstep y al final ese es el menor de los ‘males’. Este nuevo recurso lo introducen de manera sutil en temas como la balada ‘Madness‘, que no es ninguna revolución, solamente la segunda parte de lo que ya empezaron a experimentar con ‘Undisclosed Desires‘ en su anterior LP, The Resistance.
Tampoco nos podemos quejar de como arranca el disco, una introducción prácticamente al servicio del fan con un tema inmenso titulado ‘Supremacy’ que lo tiene todo: la voz de Mathew Bellamy en todos sus registros, la orquesta, el coro, la guitarra metal, los medidos riffs y la respuesta final que va perfecta para reventar estadios. ¿Dónde está el problema? Con ‘Panic Station‘ no han sonado nunca tan divertidos, aunque jueguen a los disfraces y transporten todo su sonido a los 80.
Tras un inicio tan variopinto, precedida por una introducción al estilo ‘disney’, aparece ‘Survival‘, la canción oficial de los juegos olímpicos, sin ser tampoco la culpable del rechazo hacia The 2nd Law. Porque si un tema tan épico no atrae a los que una vez se enamoraron de la megalomanía de Muse, no sé para que vamos a verles a un concierto. Sí, ‘Survival’ es uno de los temas clave del disco, pero eso no es necesariamente bueno.
Follow Me‘ inyecta otra breve dosis de dubstep en la mejor balada del álbum, que respira el mismo oxígeno que las baladas del anterior trabajo del trío británico. Este tema abre la espina dorsal del álbum, la más ligera hasta la fecha en la discografía de Muse, pasando por la nana lunar ‘Explorers’, la popera ‘Big Freeze’ y terminando con la catástrofe…
Esa catástrofe tiene nombre porpio, Chris Wolstenholme, que se marca dos temas sin sentido en el disco.Primero ‘Save Me‘, que te hará bostezar cual gato en una estufa, y la nu-metalera y emo ‘Liquid State‘, que no habría quedado mal sin voz para utilizarla en los conciertos como enlace entre los bises.
La segunda ley se cierra con un final cinematográfico. ‘The 2nd Law: Unsustainable‘ es flipante, ese tipo de canciones que odias o adoras y que encajaría perfecta para abrir un concierto donde Mathew Bellamy juega con el pedal de la guitarra para crear un sonido agresivo que se come el muermo de los temas anteriores como un agujero negro.
The 2nd Law: Isolated System‘ es una despedida grisácea, propia de los créditos de una película post apocalíptica sobre un planeta infectado por un virus. Bonita, pero un diamante demasiado gordo para un vestido tan simple.
El sexto disco de Muse pasará al olvido en cuanto terminen de promocionarlo por el mundo. Rescatarán algunos temas de él para los setlists del futuro pero no es un disco que siente precedentes. Este trabajo aprueba en lo individual pero no lo hace en el global.  

Tracklist
1. Supremacy
2. Madness
3. Panic station
4. Prelude
5. Survival
6. Follow me
7. Animals
8. Explorers
9. Big freeze
10. Save me
11. Liquid state
12. The 2nd law: Unsustainable
13. The 2nd law: Isolated system

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s