Imogen Heap, Sala Heineken de Madrid 27.11.2010

Velada de humor y melodía
Rodeada por un circo de instrumentos innombrables, esta exploradora del pop melódico abrillantó su original show musical con divertidos monólogos sobre su vida y canciones, un constante contacto con el público y algunas sorpresas.
Para abrir la cortina de su espectáculo, Imogen Heap salió a escenario para presentar a sus teloneros. Los primeros fueron dos violinistas y un batería, seguidos de un solista a la guitarra. Todo resultaba quedar en familia cuando se descubría que estos músicos eran los miembros de la banda que ha acompañado a Heap en su gira durante las últimas fechas.
Tras dar la oportunidad a su público de hacer un par de preguntas, la artista salió con un retraso sin quejas a actuar sobre un oscuro escenario y girando una especie de látigo luminoso mientras cantaba por el micrófono inalámbrico junto a su mejilla.
El concierto tardó tres canciones en coger consistencia. Cuando hablamos de una multi instrumentista como Imogen Heap, el pop electrónico adquiere otro valor. Todo lo que sonaba por los altavoces se tocaba en directo, y como mucho se pregrababa en el momento. Así, gracias a los micrófonos instalados en sus muñecas, la británica tocaba diversos instrumentos de metal, percusión y una decena de instrumentos más. 
Wait it Out‘, de su último disco Eclipse, fue la que empezó a hacer el concierto llamativo y a poner los primeros pelos de punta. Desde este punto, la noche fue recogiendo una serie de momentos únicos, temas bien ejecutados y un monólogo de una divertidísima Imogen Heap que contaba una anécdota por cada canción que introducía. Historias como la canción que le dio su primer contrato discográfico, ‘Come Here Boy‘, un tema que escribió a los 16 años sobre la relación platónica con un profesor del colegio.
Con la particularidad de que en esta gira el espectador puede votar por su setlist ideal desde la web de la artista, Heap nos encendió la chimenea con ‘Canvas’, nos hizo reír con ‘Aha!’, nos convirtió en un coro y nos enseñó a hacer un canon con ‘Just for Now en un momento único de la noche. También cayeron sorpresas como el que interpretara ‘Let Go’, canción del grupo en el que se dio a conocer, Frou Frou y uno de los temas de la banda sonora de la genial película Garden State.
El ambiente era cómodo. Ella estaba a gusto y la gente también. Incluso llegó a compartir sus intimidades sexuales antes de tocar el tema ‘Between Sheets’. Pero no todo eran canciones animadas y una Imogen Heap exuberante. Esta mujer también tiene sus puntos débiles y noches oscuras. Prueba de ello es ‘Half Life’, el único tema del que no se atrevió a hablar porque, “si lo cuento me pongo mal”. Con una ligera voz temblorosa sacó este emotivo y delicado tema sentada en su piano de cola transparente.
El camino al fin de la ‘gala’ fue más movido con temas más propios de un sábado noche como ‘Swoon’ y la explosiva ‘Tidal’. Pudimos llegar a ver a Imogen Heap pegándose un solo de guitarra-teclado al estilo de rock-star ochentera que hizo retumbar la sala por primera vez en la noche. “Me gustaría hacer esto todas cada mañana”, declaró la artista sobre su intervención.
Los últimos temas antes de que la sala Heineken volviera a su condición de discoteca fueron de lo mejorcito. ‘The Moment I Said It’ es profunda como la última medusa luminosa del océano, una de las mejores cartas de Heap al piano y un bonito recuerdo tras su actuación. Hide & Seek‘ es una favorita, en la que Heap volvió a colgarse la guitarra teclado para tocar las mismas notas que cantaba y crear un momento futurista, como una balada cantada por una ciborg enamorada.   
Lugar 4: La decisión de Imogen Heap de no se pudiera fumar en la sala se tomó en serio por parte de los miembros de seguridad de la Heineken, aunque no tanto del público claro.
Público 1.5: Las niñas ‘groopies’ de dudosa edad adulta no dejaban de molestar al público e incluso la artista. Sumadas a otros desfasados de la sala que aprovechan el silencio de una balada para ganar protagonismo crearon un ambiente algo inquieto para ser un concierto tan tranquilo.
Teloneros 3.5: Ben Christophers aportó por pop melódico y acústico y el trío Geese por un experimento instrumental de violines y percusión. Nada especial en ambos casos pero un detalle por parte de Imgen Heap el dar el espacio de los teloneros a los músicos de su gira.

Setlist

1. The Walk
2. Goodnight and Go
3. Speeding Cars
4. Wait it Out
5. First Train Home
6. Come Here Boy
7. Little Bird
8. Canvas
9. Aha!
10. Glittering Cloud
11. Let Go
12. Just for Now
13. Between Sheets
14. Half Life
15. Swoon
16. Headlock
17. Tidal
18. The Moment I Said It
19. Hide and Seek

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s