Igby Goes Down (2002)

La huida de un gran niño



Saltando desde las rocas del humor negro al drama profundo en un acantilado de cine adolescente, Igby Goes Down pierde su identidad y se olvida de las etiquetas en una película que no sabe si quería hacer reír o llorar pero lo consigue. Impresiona y entretiene



Kieran Culkin, hermano del niño de Solo En Casa, interpreta a Igby Slocumb, un chaval de infancia complicada con su madre maniática (Susan Sarandon) y dictadora, su hermano el ‘jóven republicano’ (Ryan Phillippe), un padre que ha perdido la cabeza (Bill Pullman) y un padrastro capitalista (Jeff Goldblum).



Igby decide huir de todo. De la familia, de lo establecido, de las obligaciones, de las reglas… y se afinca en Nueva York con el amante de su padrastro. Mezcla de Macaulay Culkin y Elijah Wood, Igby se acuesta con más de una mujer mayor que él, se mete drogas y se mete en líos.



Es una crítica al corro moral de la familia políticamente perfecta que termina estallando. El guión es muy bueno, pero la manera de plasmarlo en la pantalla cinematográfica resulta en ocasiones poco ambiciosa, algo que no es de extrañar cuando hablamos de una película dirigida por el primerizo Burr Steers (su mayor acercamiento al cine fue el guíon de Cómo Perder a Un Chico en 10 Días, y varios papeles cómo extra en pelis de Tarantino). Su experiencia en la escritura supera a la de la dirección, y aunque en Igby Goes Down realiza ambas, el sobresaliente guión gana el pulso constantemente.



Pero con la materia prima literaria con la que cuenta, se puede disfrutar de afilados diálogos, una historia cambiante y sorprendente, situaciones de caras enrojecidas, ultra venosas y desesperadas, rodeadas de escenas de humor negro y sarcástico.



A la magnífica Susan Sarandon se le coge mucha tirria, al igual que el jurásico Jeff Goldblum, pero también contamos con la pena, rendición y desesperación de Bill Pullman. Las novias de Igby, Rachel (Amanda Peet) y Sookie (Claire Danes) hacen sus papeles de artista de excesos y hippie inmadura.



Pero el carácter picaresco del protagonista es lo que más queda tras la película. Una mezcla de niño mono e inofensivo con un toque de rebeldía y sarcasmo. Como su hermano, pero algo menos golfo y con el pelo castaño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s