Regalamos entradas

El pasado jueves, un amigo mío y yo fuimos al cine a ver la última de nuestro particular hermano mayor del cine: Adam Sandler. Es cierto que un jueves no es el día más idóneo quizás para ir al cine, ya que está entre el miércoles, día del espectador, y el viernes, día de estrenos; así que las películas son las mismas, al mismo precio de siempre y las salas están vacías. Pero teníamos nuestra razón: teníamos en nuestro poder entradas gratis, y lo gratis, efectivamente, tiene mucho poder.



El caso es que teníamos demasiadas y solo valían para ese día y el lunes 30 de abril, por lo que decidimos hacer algo con las 7 restantes. Nos plantamos en la puerta del cine cual camellos a esperar a aquellos que se decidían a entrar o los que miran los carteles de fuera diciendo cosas como: “es que no sé, realmente no hay ninguna que me encante”.



Los primeros fueron una pareja de mediana edad, que agarrados y contentos iban a ver su película. –¿Pero en serio? ¿No es una broma ni nada?- decía la risueña mujer. A la salida de las taquillas su sonrisa era aún mayor –Oye que era cierto ¿eh?, ¡muchas gracias!, ¿Os invitamos a un café, una cerveza o algo?-. Pura simpatía.



Lo malo es que regalar algo gratis crea a veces desconfianza, y entonces la situación de ‘camellos del cine’ resulta un poco más violenta. Unos tenían ya su entrada, otros miraban las películas que ponían pero no querían entrar… Hasta que dimos con un grupo de dos chicos y una chica. La chica se mostraba muy interesada (¡le estaban regalando una entrada para la película que quiera a la sesión que quiera!) pero los hombres nos miraban con recelo. Uno de ellos, según dábamos nuestra explicación, iba formulando palabras, aunque algo faltas de confianza, como ‘vale…’, ‘perfecto…’. Aunque el otro aún mantenía una expresión seria, al terminar nuestro testimonio, dar los tickets y despedirnos, esbozó una gran sonrisa y formuló expresiones de agradecimiento.



Ya sólo nos quedaba una entrada y nuestra película estaba a punto de empezar. En el último instante cazamos a otra pareja de mediana edad. El hombre ganó el premio al más desconfiado de la noche, pero claro, lo gratis es gratis, no arriesgas nada, no era como pagar a mitad de precio o algo así. Así que el señor la agarró, soltó un protocolario “pues muchas gracias” y tiró para la zona de las taquillas.



Vimos la película y nos gustó. Nos volvimos a sentir como unos niños que respiran fantasía, nos reímos con nuestro hermano cachondo Adam Sandler y nos llevamos el recuerdo de la anécdota y la sonrisa después de regalar 7 entradas en un cine. Y digo yo, ahora con la crisis y todo esto, para ‘activar la economía’ y alejar al público de la piratería, ¿No deberían los propios cines plantar a alguien a pie de calle un día al mes y regalar algunas entradas? Mi amigo y yo conseguimos estas entradas para el Yelmo Cineplex del Tres Aguas pero de una manera indirecta, no es lo mismo. Nos ofrecemos para este trabajo a cambio de un disfraz de pollo y otro de mapache.



Adam Sandler: “Gratiiiiiiiiiiiiiiis”

8 comentarios en “Regalamos entradas”

  1. pero q bonito es eso de compartir por que si! … lo malo esq pocas personas lo hacen y no es muy normal, por eso la desconfianza de la gente… ; ) y sobre charrijevo te dire q me referia a Salamanca! sabes ya quien soy¿?¿?? ;p saludos!

    Me gusta

  2. Kike??? Bienvenido! que alegría hombre!Con el frío que ha vuelto por los madriles no me quiero ni imaginar lo que tenéis que aguantar por Salamanca ahora! Allí no se yo si me pondría en la calle a repartir entradas, aunque los disfraces de Pollo son muy calidos tengo entendido! Jaja

    Me gusta

  3. Roci, no nos hagas la pelota por unas entradas de cine que cuando tu quieras te invitamos a la peli que quieras (y que nos guste y nos venga bien! jaja). La verdad es que fue una noche muy bonita, además la película pegaba con la ocasión. Muakk!

    Me gusta

  4. ¿Por qué nos hemos vuelto tan suspicaces? Probablemente estamos hartos de aparentes regalos con trampa, la letra pequeña, los compromisos por 18 meses…Me he reído un buen rato, imaginando la escena.Os merecéis ese trabajo, con o sin disfraces.Biquiños

    Me gusta

  5. No se como estará por el norte, pero en la capital, yo que soy de pueblo, la situación a veces me resulta exagerada. La desconfianza normalmente da más miedo que la razón que tiene la gente para desconfiar. Demasiados programas de sucesos supongo.Gracias Dama! Muakk!

    Me gusta

  6. Buenisimo entradas gratis!En cuanto a la peli me parecio la mas floja con el gran Adam Samdler (De mis directores preferidos) pero bastante divertida, con chistes geniales como los del pastel de pasto y los libros “educativos”

    Me gusta

  7. Welcome-Welcome, Claudia! La verdad es que no es de las mejores, pero es familiar, agradable y entretenida. Es difícil hacer una peli de Disney que nos encante a los adultos (aunque yo sigo orgullosamente infectado por toda la fantasía que me mostró esta factoría de pequeño). Muakk!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s